miércoles, 15 de marzo de 2017

De poetas y poesía

Nuestro interés por la escritura no fue tan temprano, como la de algunos familiares cercanos, que ya lo hacen al final de la segunda década de su vida.  Claro que, escribimos  como parte de las exigencias universitarias y lo disfrutamos más de lo normal, pero no antes, que yo recuerde. He contado en éste blog cuál fue el origen del gusto por esta actividad y también quién me hizo consciente de la artesanía que supone escribir[1].  

Ahora, más recientemente, hasta me han invitado para hablar, a estudiantes de comunicación social, sobre nuestra experiencia como escritor o mejor “corrector”,[2] tal como se llamaba a sí mismo Manuel Caballero. Y es que para que algo salga más o menos bien escrito, hay que corregir hartas veces. Pero, no nos vayamos por las ramas.

Quizás a muchos de nuestros lectores les ha pasado que le regalan un libro y lo deja para leerlo luego y pasa el tiempo, sin abrirlo,  ni tan siquiera ojearlo.  Eso fue lo que me pasó con la obra colectiva: Poética de los poetas (2014): Bogotá, Universidad Externado de Colombia, Cuadernos Culturales Núm. 5, 145 pp.

domingo, 12 de marzo de 2017

Educación, ciencia y tecnología en Venezuela: deshacer y hacer (*)

Por: Jesús Alfonso Osuna Ceballos

Ex-Vicerrector Académico de la Universidad de Los Andes.

La educación universitaria, la ciencia y la tecnología, si hubiesen sido prioridades ciertas para el gobierno venezolano, estaríamos agradecidos y orgullosos  de contar con la protección de tan importantes instrumentos necesarios para el crecimiento cualitativo de la nación. Nos ubicaríamos en tiempos actuales como una sociedad de las más desarrolladas de América Latina. Porque seríamos prósperos en arte, en literatura y en ciencias humanas en general; además, reconocidos y ocuparíamos destacados lugares en educación, en salud, en equidad y en igualdad social.

viernes, 10 de marzo de 2017

Un icono merideño: Mérida Country Club

Explicación: Hace unos dias Alvaro Sandia Briceño, dio un discurso en la celebración del 50 aniversario de la mudanza del Mérida Country Club, desde la Av Urdaneta hacia su sede actual en la Av. Andrés Bello. Las palabras pronunciadas son mas extensas, pero lo correspondiente a la historia de la institución creo que es bueno compartirla con nuestros lectores. De tal forma que aquí van las palabras de Alvaro Sandia Briceño (HRC).   

LA HISTORIA DEL CLUB
En el libro “Signos de Mérida”(1), Emilio Menotti Spósito dice que en 1913 en nuestra ciudad “estiraban su pereza ocho calles longitudinales y veintitrés transversales”. Quince años después, cuando se funda el Club en 1938, la ciudad mantenía las mismas calles de su damero inicial. Empezaba en la Cruz Verde de Milla (frente al Hotel Prado Río-Venetur y la Plaza Chaplin) y terminaba en el Parque Glorias Patrias, donde había una redoma con un monumento alegórico a la mujer indígena, que el pueblo bautizó sencillamente con el nombre de “La India”. 

miércoles, 8 de marzo de 2017

Lo coloquial como un vector académico

Por Orlando Albornoz
Universidad Central de Venezuela


Las comunicaciones entre los académicos se rigen por un patrón harto conocido. Esto es, se maneja un lenguaje especializado, se acatan unos requisitos procedimentales, y se satisfacen ciertas expectativas formales. Al observar a través de las redes sociales en uso en el país se aprecia el predominio  de lo coloquial, por encima de la indispensable seriedad académica. Por supuesto, esta es una actividad que ha ido detectada en otros países, de modo que no hay ninguna novedad para el caso venezolano. 

Este tipo de actitud hacia el conocimiento  se observa en forma nítida en, precisamente, las comunicaciones de las academias venezolanas: Ciencias políticas y sociales, Historia, Medicina, Físicas, matemáticas y naturales, Ciencias económicas e Ingeniería y el hábitat. 

domingo, 5 de marzo de 2017

Vívido sur: regresa, regresa…

La mente de quien escribe no puede dejar de imaginar y de observar en su entorno para poner luego en palabras,  lo que pasa por su cabeza.  Muchas veces las palabras al leerse no siempre logran expresar todo lo que el escritor quiere decir.   Esta reflexión me la hago luego de leer el más reciente libro de Julieta Salas de Carbonell (2015): Vívido sur. Historia, crónica y leyenda. Caracas, Fundación Julio C. Salas, Editorial Arte, 182 pp.

Debo confesar que al leer el título del libro no me percaté de la tilde de “vívido” y por supuesto no entendí el sentido del mismo. Porque no es lo mismo “vivido” que “vívido”. Pero, luego mirando con detenimiento encontré el verdadero sentido del título. ¡Y pensar que una tilde puede darle un sentido u otro a una palabra es una de las maravillas de nuestro idioma! Circunstancia que no debemos desaprovechar quienes escribimos  en castellano.

miércoles, 22 de febrero de 2017

Tres revoluciones y el fin del poder

El más reciente libro de Moisés Naím es sumamente interesante y quizás me esté haciendo entender mejor los tiempos que vivimos: El fin del poder (2014). Random House Mondadori, S.A. Caracas, Editorial Melvin C.A. 433 pp. La versión que he consultado es parte de la colección de Libros de El Nacional

El argumento que propone es simple: El poder “ya no es cómo era”.  Y ¿qué es el poder, según Naím? Pues de manera práctica: “…es la capacidad de dirigir o impedir las acciones actuales o futuras de otros grupos de individuos…  es aquello con lo que logramos que otros tengan conductas que, de otro modo, no habrían adoptado” (p. 38). ¿Y por qué el poder ya no es como era? Pues por que ahora es más fácil obtenerlo y también perderlo. 

El esfuerzo social, político y económico que representó la primera y segunda guerra mundial y la posterior guerra fría hizo que el poder abarcara el planeta completo. Aunque el poder como algo asociado a lo grande, viene de más atrás en la historia mundial. Pero, con la caída del muro de Berlín y el nacimiento de la internet se han generado un conjunto de cambios  que él denomina las tres revoluciones, que están en el origen de los cambios en el poder. 

jueves, 16 de febrero de 2017

!Y el pan de piquito también!



El pan es junto con el aceite y el vino, uno de los tres primeros alimentos elaborados por la especie humana. Alrededor del año 8.000 a. C. ya nuestros ancestros hacían pan: ¡Casi nada, ayer pues! 

Imagen: ver nota.
Actualmente, los economistas consideran que el precio y el consumo del pan en las sociedades es uno de los datos fundamentales para saber cómo está su economía.  

Las estadísticas de la producción y el consumo del pan son fundamentales para calcular el costo de la vida en las sociedades y conocer la fortaleza del aparato productivo. Lo que deseo expresar es que, según cómo se encuentre la producción y el consumo del pan en una sociedad así está la economía: fuerte o débil [1].

jueves, 26 de enero de 2017

La ciencia y las esquinas del globo terráqueo


Por Orlando Albornoz
Universidad Central de Venezuela

Explicación: Primera versión, en castellano, de algunas de las ideas preliminares pensadas para un trabajo acerca del futuro de la universidad y del conocimiento, escrito para una reunión a efectuarse en la  Aarhus University en Dinamarca, la segunda ciudad del país: ‘The purpose of the future university – philosophy of higher education conference’ los días 6-8 Noviembre de  2017. Esta Universidad fue fundada in 1928, tiene unos 40.000 estudiantes en cuatro facultades y es la segunda universidad de ese país, y se halla dentro de las cien más reputadas del mundo. Abierto a discusión agradezco las observaciones del caso a mi dirección electrónica: oalbornoz2@gmail.com

“Un Gobernador, un Jefe político, o un Juez de primera instancia que con la Constitución en la mano se parasen sobre una silla, y recomendasen civilmente el orden, disiparían la tormenta. Los caraqueños son dóciles, sus costumbres dulces. No es día de bayonetas sino día de pensamientos, día de palabras, día de arengas populares”
                                                         
Tomás Lander: El Agricultor, 24 de febrero de 1845

¿Es esférico el globo terráqueo? Según el lego sí, pero según los científicos no. En tanto percepción uno no es mejor que el otro, simplemente es cuestión de óptica: unos lo ven cerca, otros de lejos y otros disponen de una y otra distancia. Los primeros dicen lo que estiman, como el famoso santo del ver para creer.