martes, 23 de abril de 2013

Un ilustre deudor

Portada de una obra de Juan Caramuel de Lobkowicz (*)  
Humberto Ruiz



El día internacional del libro se celebra en hispanoamerica cada 23 de abril, desde 1996,  a propuesta de la UNESCO.  Aprovecho la oportunidad para escribir sobre un acontecimiento ocurrido en Mérida durante la segunda década del siglo XVIII y que muestra la relación tan particular de esta ciudad con los libros, los escritores  y los bibliófilos.  Tanto que  podemos darle  a Mérida el título de ciudad de libros.

En diciembre de 1720, llegó a Mérida Francisco Hoces de Camas, con una cuantiosa biblioteca particular para los cánones de la época.[i]  La información que tenemos  no nos permite saber si venía de Santa Fe de Bogotá en camino hacia Caracas o su ruta era a la inversa.  Lo que sí conocemos es que había residido y estudiado por varios años en Santa Fe de Bogotá, recibiéndose de abogado en esa ciudad en  diciembre de 1714. No era éste el primer grado universitario que lograba, pues  en su Sevilla natal, se había titulado en Cánones unos años antes. 

Francisco Hoces de Camas no era un desconocido cuando estuvo en Mérida. Tenía una vinculación importante con el obispo de Caracas, Juan José Escalona y Calatayud, quien lo designó como el primer catedrático de Sagrados Cánones  en el Colegio de Santa Rosa de dicha ciudad y a la vez asesor general de la diócesis, para todas las causas civiles y criminales. Por su primera labor, la de docencia, recibía una remuneración de 150 pesos anuales.

miércoles, 10 de abril de 2013

Nunca antes...

Henrique Capriles antes de ingresar al viaducto Campo Elías
Tal como lo indicamos en el título de ésta etiqueta, nunca antes había ocurrido algo así en la ciudad.  Quizás sólo en el caso de la visita de Juan Pablo II, se había visto una manifestación de apoyo de los merideños a una persona, tal como ocurió hoy durante la visita de Henrique Capriles. Lo más resaltante fue la gran cantidad de jovenes aunque, hubo personas de todas las edades. Lo otro que hay que destacar fue la creatividad que se vio con los avisos y las pancartas que portaban los participantes en la manifestación, y de lo cual puede usted ver, mas adelante una muestra. Finalmente, debemos destacar  que fueron desde los más pequeños hasta las mascotas de la casa. Eso sólo revela  que toda Mérida se movilizó. No es extraño que  al final sectores del gobierno quisieron empañar la fiesta con violencia. Pero Venezuela no tiene miedo. Solo hay que esperar el 14-A  para demostar que Venezuela desea un cambio.   

Vista desde la esquina del Yuan Lin


jueves, 4 de abril de 2013

Sin miedo por el futuro



Humberto Ruiz

No creo que haya un solo venezolano, de los que vivimos aquí o del casi millón que vive fuera del país que no esté, en estos diez días que nos separan del 14 de abril, pensando en otra  cosas que en la elección presidencial. Es muy difícil hablar, pensar, discutir de otra cosa que no sea la campaña electoral.

He oído a personas que me parecen medianamente inteligentes, incluso con estudios universitarios, quienes justifican que es preferible  que Capriles no gane pues la situación del país es muy difícil. “Es mejor que el gobierno se termine de hundir en su ineficiencia. Ya tendremos tiempo para ganar cuando hayan mejores perspectivas”. Algunos de ellos han debido decirnos: "que sigan ganando mientras tengamos contratos con el gobierno…"