sábado, 24 de septiembre de 2016

La escritura y los comunicadores sociales

Imagen (*)
Dedicado a SARR a quien
espero ver estudiando pronto

Una de las profesiones más peligrosas en los últimos tiempos es sin duda la de periodista. Pero, no por las dificultades que enfrentan quienes la asumen valiente y responsablemente, dejan las generaciones jóvenes de interesarse en su labor y en estudiar para formarse para comunicadores sociales.

La primera cohorte de estudiantes de comunicación social de la ULA en Mérida, comenzó clases hace pocas semanas. 

jueves, 15 de septiembre de 2016

El Drama: Miradas, Gestos y Palabras

Foto (*)
Por: Jesús Alfonso Osuna Ceballos

Octubre 3 de 2013, entonces nos conmovieron imágenes de un naufragio frente a las costas de Lampedusa (Italia). 

Miradas y gestos de los sobrevivientes: el dolor, la angustia y la ausencia en sus rostros; la cara de quienes acudieron en su auxilio reflejaba confusión igual a la de aquellos. 

Acciones solidarias de pobladores de la isla, que haciendo caso omiso de órdenes perversas no dudaron en ofrecer albergue a quienes lo habían perdido casi todo. 

domingo, 11 de septiembre de 2016

La sangre de los libros

Un título poético para un libro curioso e interesante. El autor, Santiago Posteguillo, se lo dedica a dos damas y a todos quienes aman los libros. Es decir, a mucha gente. Pero,  ¿serán tantos y lo leerá mucha gente? 

Ojala sea así, pues la vida de los libro solo es posible si se leen  y tienen influencia  en la lectura y la escritura de otros muchos.

Treinta son los relatos del libro de Posteguillo. Comienza con la defensa que hace Marco Tulio Cicerón en el año 62 a. C. en el foro romano de su maestro Archia, para evitar que lo expulsaran de Roma. Pero,  el discurso se perdió durante mucho tiempo. Solo fue en el 1333  que Francesco Petrarca, lo encontró y lo rescató, en un monasterio de Lieja, al revisar un montón de manuscritos  que servían como combustible para mantener prendida la cocina y  calentar el recinto. 

Desde esa historia de Cicerón hasta el caso de Isaac Asimov, el famoso difusor de la ciencia  y su muerte por VIH, que Postaguillo asume como un caso de justicia poética, son muchos los relatos interesantes, curiosos y hermosamente escritos, recogidos en La sangre de los libros.  

Son historias sobre libros, escritores  y las mil peripecias que viven los autores, muchas de ellas con sufrimientos, “misterios y enigmas y, con frecuencia, sangre: la sangre de los escritores esparcida de forma silenciosa por entre las líneas de sus libro”.     

El libro de Posteguillo lo recordaré por dos razones muy personales. La primera fue un préstamo que me hizo un amigo entrañable, a quien le había obsequiado, nuestro trabajo: Ciudad de Libros, historia de Mérida (2015). Él me recomendó el libro de Posteguillo, diciéndome: "sé que te va a gustar." Sabiendo el tema de mi libro comprendo la razón de su afirmación. De tal forma que  se agradece, pues debió leer mi trabajo. Lo segundo fue que leído el trabajo de Posteguillo olvidé devolvérselo y lamentable ya no es posible hacerlo.  Hace unos días encontré La sangre de los libros, ente mis muchos libros leídos, por leer y por releer.  Y lo tenía en  mente para escribir una reseña, que ahora escribo.

Comenté el libro de Posteguillo a otro apreciado amigo universitario. En su caso me expresó su preocupación por no poder ver publicados algunos de sus libros más recientes, ya escritos y listos para imprimirlos, pero sin institución dispuesta a publicarlos. 

Éste otro amigo me recordaba  que muchas de las grandes obras intelectuales  han visto la luz muchos años después que sus autores se han retirado del mundo de los vivos. Por ejemplo, Carlos Marx (1818-1883) vio el tomo I de El Capital, publicado en alemán (1867) –posiblemente fueron muy pocos quienes lo leyeron en ese momento-. Sólo muchos años después se publicaron, póstumamente, los dos tomos restantes de El Capital (1885 y 1894). Y en español fueron muchísimos años después que se editó el llamado capítulo VI inédito.  Todos esos libros debieron esperar muchos años antes que los intelectuales reconocieran el aporte que había hecho su autor  y que otros destacaran la importancia  de la obra científica de Marx en el campo del pensamiento económico.  

Otro caso interesante de la publicación de autores –ahora famosos y reconocidos-  en su campo disciplinario fue el de  Emilio Durkheim (1858-1917). Casi dos década después de su muerte se publicó L'évolution pedagógique en France (1938). Mientras que las Reglas del Método Sociológico (1895) sí se publicó en vida del sociólogo francés. Pero, es sin duda el primero,  el que mostró el mayor valor del trabajo intelectual de Durkheim, en el campo de la sociología de la educación. En español se publicó muchísimo décadas después como: Historia de la educación y las doctrinas pedagógicas (Madrid, La Piqueta, 1982).

Bueno, la reflexión con éste último amigo devino en que muchos trabajos intelectuales  quedan inéditos y otros sólo son reconocidos muchos años después de haber muerto sus autores.  Otros, tienen una suerte peor. Sencillamente se pierden, entre los despojos de sus autores.  Pero, no por todo lo anterior, quienes hemos escogido la vida académica e intelectual, como nuestra forma de vida y de subsistencia -ahora muy precaria, por cierto- vamos a dejar de escribir, de leer y de comprar libros. Aunque quienes nos sobrevivan no sepan qué hacer con los manuscritos y las bibliotecas que hemos acumulado.