domingo, 17 de febrero de 2013

"Esta Gente" de Francisco Suniaga

Humberto Ruiz 


Las primeras frases de un libro son las mas importante, incluso el primer párrafo, si lo llevamos al extremo.  Allí se engancha uno o sencillamente se deja de leer y lo destina al olvido. 

Tengo que decir que Francisco Suniaga captó nuestra atención e interés cuando comencé  a leer su primera novela: La Otra Isla.  

No se me olvida la frase con la que cierra su segundo y largo párrafo que dice así: “Margarita es la isla de la utopía, el único lugar del planeta  donde todos mandan y nadie obedece.”  Tan sólo diez y ocho palabras para definir al margariteño es una proeza que pocos alcanzan. 

Bueno, esa frase me ha acompañado y cuando hablamos del novelista con los amigos  y compañeros de lecturas,  siempre la recuerdo.  

Por esa vía recomendé  tanto La Otra Isla  como El Pasajero de Truman, a un joven de ancestros margariteños, pero avecindado en Berlín, cuando me pidió que le pusiera  al día de lo que se estaba escribiendo en Venezuela.
Pasaron los años  y el joven amigo vino a Venezuela el pasado diciembre y habiendo conocido a Suniaga en Alemania, se reunió con él en Pampatar y tuvo la gentileza de comprarme  su novela: Esta Gente.  Pero, lo mas importante, pedirle una dedicatoria para este admirador.  No es por esto que decido hacer la reseña  que usted está leyendo. Es por otra cosas más compleja  que deseo compartir con mis amables lectores. Veamos.

Supongo que en unos veinte años, cuando muchos de quienes me leen y quien esto escribe ya no existamos, los críticos de la literatura  que seguirán existiendo, así como los historiadores de Venezuela, revisarán con admiración Esta Gente.  Y no dudo que expresaran es la novela  que mejor refleja la Venezuela de estos tiempos (1999-2013).

Debo confesar que, habiendo entrado a la sexta década de mi vida la enfermedad del protagonista me llegó muy de cerca. , Tanto que tuve que suspender por unos días la lectura luego de los primeros capítulos, pues empecé a sentir que mi próstata me dolía. Superado el impase no aguantaba la risa con el formalismo jurídico del argumento de Gumersindo Salazar, para justificar la tesis de la independencia de Margarita.  Pero, creo que por lo que se recordará la novela en el futuro, sobre la Venezuela de hoy, es la ruptura entre el protagonista  y su amante.

Por supuesto, la primera frase de Esta Gente, engancha. Tu no sabes qué es lo que pasa  y sólo muy poco a poco, vas dilucidando sobre la crítica situación del personaje principal de la novela.  No quiero adelantar más, pues de lo que se trata es de que la gente se interese y lea Esta Gente.

Gracias,  desde las alturas de la ciudad de la Sierra Nevada,  a mi joven amigo de ancestros margariteños por obsequiarme la novela  y, por supuesto a Francisco Suniaga , por la dedicatoria del libro.