martes, 1 de noviembre de 2016

Se "venden" baterias

Ayer fui a buscar una batería para mi carro en una distribuidora de esos aparatos en Mérida. 

Primero una cinta amarrilla cerraba la entrada al negocio. Afortunadamente todos los que llegaban, a la venezolana,  nos la saltamos y entramos.

"Sí hay baterías", contestó un personaje mal encarado y quizás muy aburrido de responder la misma pregunta.  

Pero, que culpa tengo de que ése sea su trabajo: ¿cómo hacemos? Eso es lo que buscaba, por tercera o cuarta vez en el día.