viernes, 28 de abril de 2017

!Rostros de un país llamado Venezuela!

Foto: F. Rivera (1985)
Jesús Alfonso Osuna Ceballos (*)

19 de abril de 2017, hoy, los días antes y los que vendrán, gente que lucha por su dignidad continúa enfrentando con su coraje todo tipo de represión, y seguirán en las calles; porque nuestros derechos ciudadanos han sido confiscados por un Régimen sin escrúpulos, que lejos de reconocer sus errores, con saña los transfiere hacia la ciudadanía.

Somos muchos los que podríamos hacer algo, en momentos en que el país nos reclama a todos; en consecuencia hago efectiva mi solidaridad rememorando dolorosas imágenes de la Venezuela de estos últimos tiempos; como homenaje a los niños, más aún, aquellos quienes sufren todo tipo de carencias, a la épica de la mujer venezolana, a la valentía de nuestros jóvenes, y a quienes creen y practican los valores de la democracia.

martes, 25 de abril de 2017

Flores amarillas en la montaña

Foto1

Desde hace dos semanas las montañas de Mérida han mostrado los hermosos arboles  que dan una brillante flor amarilla. He perseguido ese árbol (fotos 1 y 4) de todos los lugares desde donde se ve, para compartirlo en mi cuenta Facebook.

Un grupo de amigos me han insistido que no es Araguaney de Montaña como lo conozco sino que tiene otro nombre.  Consulté con un amigo (AR) ingeniero forestal y  botánico y me explicó que son varias las especies.

Así: los arboles de flor amarilla, que podemos observar en esta época del año,  son de varias especies. Existen al menos,  el Guayacán, el Araguaney de Montaña y el Curarire. Sus diferencias  son varias. El Guayacán tiene hojas verdes y lisas. El Araguaney tiene las hojas peludas, es decir: pubecentes.  Y el Curarire se da en la zona del Sur del Lago de Maracaibo y su madera es muy fuerte.  Pero todas esas especies tienen en común que dan una flor color amarilla brillante, que contrasta con el verde del entorno.      

miércoles, 19 de abril de 2017

Entre tortugas y libros

Foto: HRC.
Debo confesar, en la mayor intimidad que se pueda lograr en las redes sociales, que no soy un lector voraz, ni mucho menos compulsivo. 

Lo que también puedo decir es que lo que encuentro más motivante en estos tiempos es la fotografía y la escritura.  De hecho Uds. se preguntarán cuál es la razón de la foto que acompaña a este texto y lo explico. 

Para mi sorpresa, la foto que muestra en la parte inferior a la población de Apartadero, con el fondo de la Sierra Nevada de Mérida, en el páramo de Mucuchíes  la compartí hace un tiempo en nuestra cuenta de Facebook. Para nuestra sorpresa fue compartida  2.224 veces. Recientemente he descubierto que las fotografías que tomo le gustan a muchas personas y con regularidad  las coloco en esa red social.  

domingo, 16 de abril de 2017

El Poder de las TIC y la Educación

El pasado 08.03.2017 fue recibido como Miembro Correspondiente Estadal en la Academia de Mérida Jonás Montilva Calderón, profesor de la Facultad de Ingeniería de la ULA. 

El discurso de incorporación se tituló: El poder de las tecnologías de información y comunicación y su impacto en la Educación, fue respondido por Fortunato González Cruz, Individuo de Número de la Institución.

El Prof. Montilva ha tenido la gentileza de facilitarme la versión escrita para hacerle una reseña. Vamos a ello, entonces. 

sábado, 8 de abril de 2017

La antipolítica y la oposición democrática (*)


Imagen (**)
Por: José Mendoza Angulo.

    1.- Para que sepamos de lo que estamos hablando.
La antipolítica no es una manera o forma de hacer política, es pura y simplemente la negación de la política. Ahora, aún en los momentos de hegemonía de la antipolítica la política no desaparece, tan solo se reduce a su mínima y menos significativa expresión. 
Si entendemos por política el nivel superior del proceso histórico  de domesticación del ejercicio del poder, la antipolítica es, en contrapartida y en la práctica, así sea durante períodos relativamente breves, la liquidación de las formas y procedimientos establecidos por la evolución social para que el ejercicio del poder deje de ser la consagración de un acto de fuerza o la unción religiosa de una jerarquía.