martes, 30 de junio de 2015

Recuerdos de las Artes Gráficas en Mérida

Conocí a Ramón Omar Calderón (ROC) cuando él era un joven empresario treintañero de las artes gráficas y yo un adolescente que estudiaba  en el Liceo “Libertador” de Mérida.

La vida política liceísta era intensa y la lucha por el control de los órganos de dirección estudiantil pasaba, cada año, por la elección de los delegados de curso y del centro de estudiantes.

Para realizar la labor proselitista era necesaria la producción de afiches, volantes y trípticos, muchos de los cuales eran impresos  en RAOCA, la empresa del Sr. Calderón. De allí vienen nuestra relación.

miércoles, 24 de junio de 2015

La fiesta del libro (*)

José Francisco Mas y Rubí en versión de Galeno Sardi (**)
Toda obra humana tiene su historia. Ciudad de libros… también tiene la suya.

Cuatro etapas se han vivido con Ciudad de Libros: historias de Mérida.

La primera la hemos titulado: Palabras, sólo palabras.

En el año 2010 Flor Bazó era la Directora de Cultura de la Alcaldía de Libertador. Una de las dependencias adscritas a esta oficina es la Biblioteca Bolivariana.  

Para celebrar el día internacional del libro –el viernes 23 de abril- me invitó, Flor Bazó, a que diera una charla  sobre Mérida y los libros. 

Ofrecimos nuestras palabras a un grupo de jóvenes de escuelas y liceos de la ciudad, quienes nos honraron con su presencia. También estaba el Secretario Ejecutivo de la Academia de Mérida –Ramón Sosa Pérez- quien trasmitió lo escuchado.  

jueves, 18 de junio de 2015

Historias de Mérida (*)

En once capítulos tratamos el tema de los libros en Mérida desde su fundación en 1558 hasta el 2013.  

Más que una obra de carácter histórica  que muestre el proceso de la llegada, uso y utilidad de los libros y la lectura en Mérida son historias que se pueden leer independientemente. Algunas son más extensas y otras más cortas, pero siempre escritas desde una perspectiva sociocultural.  

Son un conjunto de relatos, todos absolutamente verídicos, sobre los libros que se trajeron aquí, los lectores, las bibliotecas de instituciones públicas y privadas, la labor de impresión de los primeros libros, hasta llegar a las 64 revistas electrónicas activas, de la ULA. Esto último es la modalidad más reciente  de la extensa, compleja y novedosa relación de algunos de los habitantes de Mérida, con el invento de Gutenberg: los libros.

domingo, 14 de junio de 2015

¿Podremos leer?

Modelo de Carnet
La pregunta es fácil de responder. Leeremos si aprendemos a hacerlo, bien sea  en la escuela, por la que cada vez pasan más niños y jóvenes en el mundo, o en la familia,  o si deseamos ser usuarios de los medios tecnológicos como la TV y la radio o las redes sociales. Eso es evidente.  Claro, sin duda, aprenderemos a leer. Pero la pregunta tiene que ver más,  si los venezolanos podremos leer libros, debido al precio de los mismos en el mercado local, y a las dificultades para importarlos del mercado internacional (*).

viernes, 12 de junio de 2015

Lucha por el presupuesto, los salarios y la autonomía

Solo las dictaduras primitivas y el autoritarismo totalitario pueden ser refractarios a la autonomía universitaria”.

“¿Que esto es una utopía? Puede ser. Después de todo la utopía ha sido el verdadero motor de la historia. Y es definitorio del espíritu humano no conformarse nunca con lo que se tenga, por bueno que sea, sino aspirar siempre a algo mejor”.

Alexis Márquez Rodríguez (2007)


jueves, 4 de junio de 2015

Tecnociencia, Deporte y Sociedad: ¿victorias de laboratorio?


Ignacio Avalos Gutiérrez (*)

El deporte es, sin lugar a dudas, un fenómeno social distintivo de los tiempos que corren. Su importancia como fenómeno social es difícil de exagerar y tiene, seguramente, muy pocos equivalentes en otros ámbitos de la existencia humana. Se ha dicho, así pues, que la actual es una sociedad “deportivizada”.

lunes, 1 de junio de 2015

Camarada… ¡Deme mi cupo!

Tulio Ramírez (*) 


La verdad es que en política pareciera que todo se vale, sobre todo si los que la llevan adelante son expertos en manipulación, propaganda, demagogia y mentiras para acceder o conservar el poder. No estamos hablando solo del presente, ojo. Los partidos que se rotaron en el poder durante la llamada IV República, también eran expertos en demagogia y promesas falsas para acceder o no soltar la silla de Miraflores. 

Recordamos las famosas planchas de zinc y los sacos de cemento que se repartían en los Barrios populares para ganarse el favor de las mayorías, sin dejar de mencionar la recurrente promesa de meter en cintura a especuladores y corruptos. Pero nada jalaba más el voto que llenar los ministerios de compañeros de partido.