domingo, 14 de junio de 2015

¿Podremos leer?

Modelo de Carnet
La pregunta es fácil de responder. Leeremos si aprendemos a hacerlo, bien sea  en la escuela, por la que cada vez pasan más niños y jóvenes en el mundo, o en la familia,  o si deseamos ser usuarios de los medios tecnológicos como la TV y la radio o las redes sociales. Eso es evidente.  Claro, sin duda, aprenderemos a leer. Pero la pregunta tiene que ver más,  si los venezolanos podremos leer libros, debido al precio de los mismos en el mercado local, y a las dificultades para importarlos del mercado internacional (*).

Hace poco un amigo,  compró un libro en México. Le costo $ 37. Al cambio del mercado libre (en se momento unos lejanos Bs. 170 por dólar) su precio se elevó a la bicoca de Bs. 6.290.  Más o menos lo que ganaba  mensualmente, para ese momento, un profesor instructor de una universidad.  Y si alguien debe tener libros, los clásicos y las novedades, son quienes dan clase.

De tal forma  que, la pregunta, para los venezolanos, tiene absoluta vigencia: ¿podremos leer?  ¿Al menos los nuevos títulos, sean publicados  en el país o en el exterior?  Pues la respuesta es fácil, con el contexto social existente, antes explicado. No, no lo tendremos  sencillo. Cada vez será más difícil leer. Que un libro cueste Bs. 2.500, 00 -si es publicado aquí-  ó 7 u 8 mil,  si se trae del exterior, son precios prohibitivos  para cualquier persona  que viva de un sueldo en bolívares. No digamos un maestro, profesor de bachillerato o universitario quienes tienen sueldos miserables.

Pero, como dicen los analistas sociales: “las crisis ofrecen posibilidades”. Expliquémoslo. 

Como muchos saben, Mérida es una ciudad  llena de libros y bibliotecas particulares. En algunas se han acumulado cientos, miles de libros, a lo largo de la vida laboral de sus propietarios.  Fueron adquiridas, para servir de soporte para la labor docente de sus dueños. Muchas veces, atesoran clásicos de su área profesional y también obras que siendo imporrtante se han desactualizado, con el paso del tiempo.  Por eso, por la importancia de éstas obras desactualizadas,  cuando mueren sus propietarios, las bibliotecas públicas no las quieren recibir como donación. Se convierten en un verdadero problema para los herederos. Sólo sirven es para reciclarlas y hacer nuevo papel.   

Pero, casi siempre también se encuentran –en esas bibliotecas muertas- obras, mucho más recreativa,  y es posible  que tenga libros que serán siempre una buena lectura, para los “ratones de biblioteca” (**).

Por todo lo anterior, la gente de la librería “la Rama Dorada” y nosotros (HRC), nos hemos encompinchado para abrir un libro-club y ofrecer un catálogo: Para leer el libro que quisieras comprar.

El próximo jueves 18 de junio, al final de la tarde, se inaugurará, el LIBRO-CLUB de la Rama Dorada, en el local de la librería  en la calle 27, entre la Tulio Febres y la Av. Bolívar.   Allí ahondaremos en toda la anterior explicación.


Hemos enviado la  invitación al socio número 0001 del libro club, el autor de Rayuela, para que esté con nosotros y entregarle  su carnet que mostramos al inicio del texto (***). Sin embargo, alertamos que el hombre está muy ocupado, con todo lo referente  a la  XVIII Feria Internacional del Libro Universitario de la ULA (Mérida), que abre sus puertas en unos días. Pero, a nuestros lectores sí los esperamos para que nos acompañen y hasta para que se animen y se asocien al Libro-Club. Al menos pasaremos un rato divertido hablando de los libros: ¡los vivos y los muertos! 

Notas
__________________________________________________________________

(*) Revisando hoy (13.02.2016) éste texto decidí hacerle algunas correcciones de forma e informar que ya se está llegando a los 100 miembros del Libro-Club de la Rama Dorada. Agregué esta nota por considerar que el experimento está funcionando. Esperamos por Uds. Hoy (05.12.2017) estoy adicionando datos a esta nota, pues de su lectura creo que debo informar que ya pasamos de los 340 miembros del libro club y eso asegura que dimos en el clavo, con la idea. Lo demás no lo he modificado pero saquen cuentas de lo que cuesta un libro en Venezuela  si ya el valor de cada dólar pasó de los Bs 100.000,00.

(**) Preparando el texto encontré que Carl Spitzweg, un pintor aleman, tituló una obra que hizo en 1850, como "Ratón de Biblioteca", la mism se conserva  en el Museo Georg Schäfer, en Schweinfurt, Alemania.

(***) Julio Cortazar (1914-1984) es el autor, entre otras obras, de la famosoa novela Rayuela. La afirmación en el texto es solo un artificio literario, para llamar la atención. Su presencia  en la presentación del Libro-club sólo sería posible  con una sesión de espiritismo y no se va a realizar.