jueves, 21 de enero de 2021

Fashion Redesign

Adriana Margarita
 Ruiz Velásquez
(Fundadora de Fashion Redesign)

Cuando pienso en mi infancia, me acuerdo de estar siempre cosiendo, bordando, pintando, haciendo algo creativo con las manos. 


Siempre tenía una ocasión para hacer un cojín de fieltro con motivos navideños o para imitar alguna muñeca de trapo, sacar los patrones y hacerla a mi manera. 


Mis familiares y amigos recibieron múltiples regalos de mi parte en esos tiempos.


Años más tarde, estudié Diseño de Moda e Ilustración en el Instituto de Diseño de Valencia, Venezuela. Una vez finalizada la carrera, fui aceptada en el London College of Fashion para estudiar Diseño de Ropa Deportiva. Durante esta experiencia internacional, mis diseños fueron seleccionados por compañías de renombre en numerosas colaboraciones entre los alumnos de la universidad y dichas empresas. Un par de proyectos a destacar fueron los uniformes para los juegos olímpicos del 2012 de Adidas y las propuestas de rediseño para el LZR Racer de Speedo. 

 

Mi creatividad y persistencia durante los años de pregrado fueron premiadas con el grado de máximo reconocimiento de la universidad y mi proyecto final de ropa técnica de ciclismo para la ciudad  “Vertical Cycling Wear”, ganó el premio especial otorgado por la compañía de ropa de ciclismo “Gore” durante los Premios Europeos de Moda 2012. 

 

¡Woao! Tanta creatividad en mis manos! Sin embargo, cuando realmente entré en la industria de la moda y la producción de ropa de ciclismo, mi capacidad creativa sufrió una gran desilusión. Hasta los momentos, mi enfoque había sido crear piezas funcionales y de calidad para ser utilizadas por mucho tiempo. Los conceptos reales de la industria de la moda eran competir y hacer dinero mediante la fabricación de productos de bajo costo y de mala calidad. Estos productos eran diseñados para durar pocos meses y empujar al cliente a comprar de nuevo, tal vez una nueva versión del producto (que no necesariamente era de mejor calidad pero generalmente más costosa). Las técnicas de marketing te vendían el producto como lo que necesitabas para ser más poderoso, rápido o aerodinámico. Pero, realmente todo era mentira, ¡puro bla, bla, bla! 

 

Mis valores se encontraron en un conflicto con estos conceptos que descubrí trabajando como diseñadora de ropa deportiva. Ciertamente, la industria de la moda está afectando de una manera irreversible al mundo y en consecuencia a todos sus habitantes, entre los cuales también estamos los humanos. 

 

Como mi creatividad no estaba sirviendo para un propósito positivo, decidí alejarme del mundo del diseño. Pasé entonces varios años trabajando como asistente de uniformes laborales. Esta experiencia me permitió trabajar con usuarios “reales” de ropa, ayudándoles a entender sus necesidades en relación a tallas y prendas de vestir. Además, pude entender la relación que los usuarios tienen con su ropa, con ciertos estilos y también con sus cuerpos. 

 

Descubrí que la mayoría de los clientes se sentían muy insatisfechos con sus cuerpos. Los conceptos de belleza en nuestra sociedad nos afectan de infinitas maneras. 

 

Al mismo tiempo que trabajaba con los uniformes laborales, también hice voluntariado en una ONG que atendía a un grupo de jóvenes refugiados. Estos chicos demostraban tanta determinación y pasión, querían cambiar el mundo, hacerlo justo y pacifico. Sin embargo, la educación que estaban recibiendo en las escuelas no les estaba dando las herramientas necesarias para realmente generar el cambio positivo del que tanto hablaban. 

 

Todas estas observaciones y preguntas me motivaron a ampliar mis conocimientos y en el  2017 quedé seleccionada para cursar un Máster en Ciencias en el área de sustentabilidad, emprendimiento y diseño en la Universidad de Brunel (UK). 

 

Durante ese tiempo me enfoqué en estudiar la industria de la moda más a fondo, sus políticas de responsabilidad corporativa y social. También estudié hábitos del consumidor, ética, cadenas de producción, sustentabilidad y acuerdos internacionales, derechos y necesidades básicas humanas,  entre otras. Así, me di cuenta que la educación es la pieza clave para motivar el cambio de la industria de la moda, de los usuarios de uniformes,  de los jóvenes y de la sociedad en general, porque al final de cuentas: ¡todos nos vestimos!. 

 

El desarrollo de mi tesis de grado sentó las bases para crear Fashion Redesign

 

Fashion Redesign es una plataforma educativa que usa el poder de la moda para cambiar la percepción de nosotros mismos en relación a estilos, tendencias, concepciones y valores. Fashion Redesign plantea cursos dinámicos para conectar  con la vida misma, tu cuerpo, tus gustos y tu estilo. Crea y conviértete en tu propia tendencia”, es nuestro lema!

 

Fashion Redesign figuró entre los proyectos semifinalistas en el premio de Industria Creativa en la competencia de la alcaldía de Londres en 2019. Actualmente, está siendo desarrollado gracias a la colaboración de múltiples profesionales. Estamos a punto de iniciar nuestras labores. Espero que nuestra exposición y la problemática que he planteado aquí les interese.  

 

¡Síguenos en las redes sociales y conviértete en tu propia tendencia!  

 

Instagram: @fashion.redesign  

Facebook: www.facebook.com/Fashion-Redesign-105035824824672

Texto: @fashion.redesign 

Foto: @juandeux2020

Curadora de contenido: @ghiaruiz

Consultoría de emprendimiento: @emprendeat

 

5 comentarios:

  1. Te felicito por tu determinación y tu ética, cosas que juntas no son fáciles de conseguir en el mundo actual.

    Como decimos en nuestra tierra: ¡Echa p'lante!

    ResponderEliminar
  2. Qué entereza de carácter. digno de emular, las lecciones pragmáticas de Moral y Ética, que nos da Adriana Margarita Ruiz Velásquez. De altísima confección aprendida desde los talleres de sus padres y el loable ejemplo viviente: Humberto, su querido abuelo. A mis hijos, de cuando en cuando, les "recalco" : " La corona del anciano son sus nietos. El orgullo de los hijos, son sus padres."
    mi apreciado Humberto: como padre y abuelo, ciertamente se siente uno muy orgulloso al recoger estos "frutos" que se han sembrado. Y concluyo con las frases que siempre me repetía un extinto amigo y maestro y que hoy cobran vigencia: "El hombre es libre de hacer de su vida un ruido estridente o una bella sinfonía" Afectuoso abrazo desde Cúcuta (Col), Hugo Espinosa Dávila

    ResponderEliminar
  3. Felicidades por esa determinación. Y no cabe la menor duda que serás exitosa, la coherencia es la mejor tarjeta de presentación.

    ResponderEliminar
  4. Feliitaciones a Adriana! Tu trabajo nos hace sentir orgullosos de nuestro gentilicio, recupera nuestra autoestima como venezolanos y demuestra que a pesar de las malas noticias, hay personas como tu, dignas de admiración. Felicitaciones a Humberto (orgulloso abuelo). Te deseo el mayor de los éxitos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Felicitaciones! Qué buen proyecto, muy interesante tu recorrido en el mundo del diseño de modas y los estudios que has hecho. Te deseo mucho éxito

    ResponderEliminar