viernes, 12 de junio de 2015

Lucha por el presupuesto, los salarios y la autonomía

Solo las dictaduras primitivas y el autoritarismo totalitario pueden ser refractarios a la autonomía universitaria”.

“¿Que esto es una utopía? Puede ser. Después de todo la utopía ha sido el verdadero motor de la historia. Y es definitorio del espíritu humano no conformarse nunca con lo que se tenga, por bueno que sea, sino aspirar siempre a algo mejor”.

Alexis Márquez Rodríguez (2007)



El debate y las acciones que están dando los universitarios por  su institución y por un presupuesto que le permita funcionar para cumplir con sus obligaciones sociales pasa por socializar el concepto de la AUTONOMÏA UNIVERSITARIA.  La lucha no es solo por el presupuesto y por un salario decente y competitivo nacional e  internacionalmente.

Como un aporte a ello van las conclusiones de un trabajo publicado en el Boletín del Archivo Histórico de la ULA.

1.         La autonomía universitaria es un concepto complejo y una práctica aún más difícil de ejecutar, mediante la cual se les otorga a las universidades las condiciones necesarias para cumplir con la alta función de la enseñanza y el aprendizaje superior. La misma estaba presente desde la segunda mitad del siglo XI. Hoy la podemos entender como las condiciones para cumplir con las funciones de producción de conocimiento y de preparación de profesionales altamente capacitados y comprometidos con los desafíos de la humanidad. Y también como un espacio para el pensamiento crítico, ajeno a toda interferencia de poderes externos e internos.
2.         Durante más de cincuenta años (desde 1958), la mejor demostración de la valía de la autonomía universitaria, es que las universidades venezolanas que pueden mostrar índices de calidad reconocido internacionalmente son las que la ejercen plenamente o gozan de alguno de sus atributos, en particular el nombramiento de sus autoridades.
3.         Con la aprobación de la Constitución de 1999 en Venezuela se da rango constitucional a la autonomía universitaria, pero no por ello se la fortalece. La división y confrontación que vive la sociedad venezolana a partir del gobierno del Presidente Chávez, ha hecho que las instituciones, los actores sociales y políticos que no aceptan el proyecto propuesto, se vean cada vez más limitados en sus derechos, en especial aquellos relacionados con la disensión política. Por ello las universidades autónomas, y en general las que por la vía electoral se dan sus autoridades, son cuestionadas, criticadas y limitadas en su presupuesto y en sus exigencias de funcionamiento.
4.         Los procesos de globalización de la economía, de crecimiento y complejización de los medios de comunicación, así como las tendencias más recientes a la integración e internacionalización de las universidades en el mundo, tales como las que se están viviendo con el llamado Proceso de Bolonia, en Europa, han relanzado la discusión sobre la autonomía universitaria. América Latina está retrasada y en desventaja frente a la importancia que la educación universitaria tiene en el mundo desarrollado. Temas como la calidad, la libre circulación de los egresados, la integración regional y la internacionalización de las universidades de América Latina, son los retos que la autonomía universitaria tiene en el siglo XXI.

Quien desee leer in extenso el artículo va  el link.