lunes, 1 de julio de 2013

LA FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO UNIVERSITARIO


José Antonio Rivas Leone

Indiscutiblemente el país recorre caminos aciagos y en medio de los mismos las Universidades, la ciencia y la tecnología, la cultura, las artes y humidades son un faro de luz y esperanza en medio de tantas incertidumbres y problemas. Lo traemos a colación precisamente porque el país nacional y la ciudad de Mérida en medio de muchos avatares que naturalmente tienen que ver con problemas estructurales y algunos de orden coyuntural, desde expropiaciones, deterioro de los niveles de productividad de alimentos, bienes y servicios, controles cambiarios y de precios, desempleo, inseguridad, corrupción y afectación de muchas cosas incluyendo a las Universidades, muy a pesar de ello celebramos una nueva edición de la FILU. Es corajudo y meritorio el trabajo que una vez más llevó a cabo la Universidad de Los Andes y especialmente el Consejo de Publicaciones como dependencia que ha organizado hasta la fecha, dos salones latinoamericanos del libro y desde 1998 la Feria Internacional del Libro Universitario que este año arribo a su décima sexta edición.


Ciertamente no hay duda que en nuestro país cada año se impulsan proyectos de diversa naturaleza, muchos de los cuales naufragan o no continúan o incluso no se concretan en el tiempo sino que fenecen. Sin embargo, podemos decir que la  Feria Internacional del Libro Universitario (FILU) ha sido un proyecto cultural exitoso, que no ha sido detenido en ninguno de los diez y seis años que tiene de vida institucional  por ninguna aspecto o causa y las ha habido. Por supuesto que ella reclama, se redimensionada y relanzada, a partir de contar con los grandes sellos editoriales internacionales y por supuesto mayores narradores y escritores latinoamericanos.

Esta XVI edición de la FILU 2013 realmente fue una hazaña hacerla en medio de brotes de gripe N1IH1, no tener operativo los vuelos comerciales en el Aeropuerto Alberto Carnevali de Mérida, no contar con el mayor atractivo de Mérida como el teleférico. Agréguele los efectos nocivos para un evento internacional como la FILU de CADIVI que limita contar con mayores libreros y editoriales internacionales, cerrando además con las Universidades en paro y huelgas de hambre exigiendo presupuestos y respeto a las normas de homologación del sector universitario. Tuvo que hacerse una  tarea de mucho ingenio y reingeniería de la propia Feria Internacional del Libro Universitario de Mérida para lograrla, y ratificar por su puesto su condición de evento cultural, de espacio de encuentro, reflexión y critica, donde tienen cabida entes y editoriales públicas y privadas, intelectuales, escritores, artistas, cultores, músicos, artesanos, editores y ciudadanos.

Foto: Rivas Leone
Foto Rivas Leone
La FILU 2013 se inició el viernes 14 de junio y concluyo el pasado domingo 23 de junio de 2013. Hablamos de un evento que duro diez intensos días con unas cuarenta actividades académicas y culturales, foros, talleres, conferencias, conversatorios de nueva narrativa, ensayo, reciclaje y desechos sólidos, administración y políticas públicas, políticas editoriales, eco diseño, libros antiguos, la presencia de grupos musicales de la región, recitales poéticos, conciertos musicales, artesanía, bautizos, café, libros y más libros a los largo y ancho de 84 stand de libreros, fondos editoriales universitarios, editoriales comerciales, publicas, comunitarias y demás.

Fotos Rivas Leone
Al concluir esta XVI edición de la FILU 2013 podemos decir que el Consejo de Publicaciones y la propia Universidad de Los Andes le ha cumplido a Mérida, a los universitarios y al país nacional, ratificando la condición de la FILU como evento cultural que este año se logró repito en medio de limitaciones financieras, paros y huelgas, y sin embargo logramos hacer un espectáculo cultural que permitió un homenaje a Simón Alberto Consalvi, aunado a las variadas actividades académicas y culturales, en el Centro Internacional de Convenciones Mucumbarila de la ciudad de Mérida. 

Fotos Rivas Leone
Esta XVI fue posible por el concurso de toda la Universidad de Los Andes, la confianza de los libreros, editoriales, artesanos,  que sirvió para ratificar la condición de Mérida y de la FILU como evento cultural que permite promover la cultura, la palabra escrita y la música. Todo esto ha sido posible por el apoyo que nos han dado muchas instituciones públicas y privadas, muchas personas que creen en la ULA y en la FILU y de manera fundamental por el patrocinio decidido durante estas diez y seis ediciones, por parte de Banesco y  la Fundación Polar, posteriormente agradecemos el apoyo de Banco Central de Venezuela, Banco Mercantil, Pdvsa La Estancia y otros

Esta XVI edición tuvo como rasgos centrarles una FILU dedicada a una materia vital para los ciudadanos a escala planetaria como lo constituye y representa el manejo de es desechos sólidos y el reciclaje. Otro aspecto fue la presencia nunca antes vista del Sistema Nacional de Orquestas Simón Bolívar y esto se debió básicamente al trabajo y apoyo de Banesco para lograr tener en Mérida en medio de la FILU la presencia y concierto de la Orquesta de Rock Sinfónico Simón Bolívar dirigida por Daniel Hurtado, y la Orquesta Latino Caribeña Simón Bolívar dirigida magistralmente por el maestro Alberto Vergara, ambas orquestas conmovieron al público que copo los espacios del Patio de Banderas del Centro Internacional de Convecciones Mucumbarila de Mérida. El tercer aspecto tiene que ver con ratificar que sin bien la FILU es un evento cultural no es menos cierto que permite una actividad comercial para impactar positivamente a Mérida con cifras interesante en medio de la crisis, sólo por concepto de Prima de Apoyo Didáctico 590 mil bolívares, las ventas privadas es la primera vez que no sólo superan a la prima de apoyo didáctico sino que se duplico a cerca de 800 mil bolívares y Serbiula compró para las bibliotecas de la ULA  algo más de 500 mil bolívares. Registramos más de 110 mil visitas y cerca de 4 mil niños atendidos en el espacio infantil. Ciertamente el trabajo del Consejo de Publicaciones es clave y es la garantía para que cada FILU se materialice.

Finalmente vale la pena compartir algunas cifras que tienen que ver con nuestras ediciones y publicaciones universitarias, en el caso de la ULA no sólo somos la primera universidad del país en tener 50 revistas científicas arbitradas e indexadas, sino que en términos de edición de libros textos también ocupamos el primer lugar con más de 130 libros anuales, recordemos que en la ULA publican los Talleres Gráficos Universitarios, el Vicerrectorado Académico, Codepre, Cep, Cdchta, Vicerrectorado Administrativo, Apula y Consejo de Publicaciones entre otros.