jueves, 4 de octubre de 2012

El hartazgo

Humberto Ruiz

Los venezolanos estamos hartos de la inseguridad, de los insultos del Presidente, de hacer colas, llenar planillas, realizar reuniones de mesas técnicas y no resolver los problemas que tenemos. Hartos de tanta verborrea y justificación. Los venezolanos queremos tener un mejor país.  Nos merecemos tener un mejor país.

Hace ya algunos días un amigo que estuvo en los actos electorales del candidato Capriles Radonski en Nueva Esparta, destacaba  una realidad cada vez más visible en estos actos, en todo el país. No se veían camiones, ni buses, ni transportes llevando la gente.  Se observaban cientos, miles, de personas, saliendo de sus casas, caminando con sus banderas y afiches en una caravana multicolor. Y nos decía  el amigo: “esto es Venezuela contra Chávez”. Nosotros lo pondremos  en positivo: esto es Venezuela  a favor de un mejor destino.


El proceso de construcción de la unidad ha sido impecable. La escogencia del candidato fue abrumadoramente contundente.  La campaña ha  sido detallista pues pasó del casa por casa,  a la visita de cientos de pueblos,  para concluir con el huracán de los cierres de campaña  en los estados. Ha  sido una campaña amplia pues ha llegado a millones de venezolanos y  visitados lugares  que hacía  muchos años no recibían a candidato presidencia alguno. Y, finalmente, la campaña ha  sido arrolladora por el cúmulo de voluntades que ha concitado a su favor. 

El candidato Capriles pasó de ser “el muchacho bobo”, “la nada” y “el majunche”, a ser quien comprendió un sentimiento nacional de superación y encarnar un fenómeno de masas, expresado de la manera sencilla en “el flaquito”.

La foto que acompaña esta etiqueta muestra el mitin de cierre de campaña de Capriles  en Mérida. Desafortunadamente no se muestra toda la gente que estaba en las calles  que desembocan en la Avenida Tulio Febres, salvo la calle 27. No se ve nada de la multitud de la cuadra detrás de la tarima, ni de la gente  que ocupaba el viaducto Campo Elías, ni de la que estaba en la Av. Bolívar. De todas maneras se observan a los miles de merideños que ocuparon la Tulio Febres, como nunca lo había hecho en el pasado en un acto político.   

Hartazgo en castellano hace referencia a exceso de comida, lecturas y palabras. El sentimiento que tenemos los venezolanos es de exceso de palabras, de justificaciones y de ineficiencia. El próximo domingo, 7 de octubre, los venezolanos en su inmensa mayoría van a decir: ¡basta ya, queremos cambiar!  Por supuesto, hace falta ir a votar y cuidar los votos.