miércoles, 3 de octubre de 2012

Una merideña voluntaria en los paralímpicos



Humberto Ruiz
Estadium Olímpico de Londres (foto Adriana Ruiz)




Margarita es venezolana (merideña) y vive desde hace cuatro años en el Reino Unido. Primero estudió en la Universidad de las Artes de Londres de donde egresó con una licenciatura en Diseño de Ropa Deportiva. Actualmente trabaja para una empresa inglesa que produce implementos para ciclistas y, por supuesto, ropa para quienes usan ese medio de transporte.

Cuando llegó a estudiar decidió aplicar para ser voluntaria en los juegos olímpicos de Londres en 2012. Durante varios años estuvo en contacto con los organizadores quienes mantuvieron vivo en ella su interés. Finalmente fue seleccionada para trabajar como voluntaria en los Juegos Paralímpicos de Londres en agosto de este año. Le preguntamos sobre su experiencia.


-¿Cómo fue la selección?

“A finales enero de este año tuve una entrevista formal en un centro de reclutamiento....  Había que demostrar que una era perfecta para desempeñar el papel de voluntaria... Tuve una entrevista con una mujer que me hizo varias preguntas, muy variadas, pero básicamente se enfocaban en cómo una podía manejar situaciones inesperadas o liderar gente..... No volví a saber nada de ellos hasta mas o menos mayo o junio... que me llamaron para decirme finalmente que había sido seleccionada para trabajar en el grupo de “Language Services”, haciendo traducciones...  Tuve que mover cielo y tierra para poder ir a todos los cursos de entrenamiento que fueron en Londres y además para pedir vacaciones para poder ir y hacer el voluntariado.” Nos recuerda Margarita  que ella trabaja y vive en York a dos horas y media  en tren de Londres.   

¿Qué te ofreció la empresa  en donde trabajas para poder cumplir este compromiso? 

“Pues la empresa fue bastante positiva con la idea.  Tuve que tomar cinco días de mis vacaciones anuales para poder ir a Londres. Por supuesto, escribieron en el diario de noticias de la empresa acerca de la gente que había ido a los Juegos Olímpicos  y sus experiencias. Mi historia fue mas relevante pues mi experiencia fue diferente.”  Margarita nos resalta que mientras los demás fueron espectadores  en diferentes competencias ella estuvo como voluntaria  en los Juegos Paralímpicos.

¿Qué fue lo mas interesante que te ocurrió durante el trabajo de voluntaria?

(…) Al estar en el grupo de “Language Services”  una de mis responsabilidades era hacer traducciones de los atletas después que ganaban. Yo era la intermediaria entre los periodistas que hacia las entrevistas y los atleta. Ese momento era increíble. Ver al atleta tan emocionado te hacia sentir la misma emoción.  Y explicar en otro idioma lo que el atleta expresaba en ese momento era muy lindo. Impresionante fue el hecho de ver a gente que sin importar sus limitaciones pueden hacer cosas maravillosas con su cuerpo y ser mucho mas capaces que gente que no tiene ninguna limitación.”

“La otra cosa es ver cómo el deporte puede unir a personas de todas las culturas, razas e idiomas en un solo sentimiento.  La experiencia de estar en Londres en el estadio olímpico fue también muy enriquecedora.  La gente estaba como en éxtasis todo el tiempo. Además, el clima estuvo perfecto esos días. Fueron las única semana de verano este año.” Nos dice  Margarita con una gran sonrisa

¿Qué enseñanza te dejó tu trabajo de voluntaria, qué te impresiono más? 

"Bueno, creo que hay que ser muy agradecida con lo que uno tiene. En primer lugar, dejar de quejarse y hacer mas.  La atmosfera de los juegos me dejó con ganas de participar en los proximos olimpicos en Brasil. Otra enseñanza es darme cuenta de lo importante que es saber diferentes idiomas para poder conectar con gente. Ahora quiero ponerle mas tiempo y energía para aprender francés y portugués."  

Otra enseñanza fue que:  "aún con inconvenientes cualquier cosa puede realizarse si uno trabaja duro y con energía.  Un buen ejemplo son los atletas paraolímpicos.”

Margarita termina diciéndonos: “Otra impresión muy grande es la magnitud del evento.  Es increíble ver desde dentro el sistema  y la organización, que para mi fue casi perfecto.”

 Un informe sobre los Juegos Olímpicos de Londres de 2012, que seguramente se hace extensivo a los Juegos Paralímpicos, resalta el trabajo de los voluntarios. Dicen allí que lograron organizar un ejército de setenta mil voluntarios quienes fueron sometidos a una escogencia  muy seria, permitiendo contar con personas que: “Orientaron a la gente, la animaron, y trabajaron muy duro, sin parar de sonreír y sin cobrar.”[1]

Nosotros diríamos  que aún más,  empleando muchos de ellos parte de sus vacaciones, como el caso de Margarita quien aspira  poder repetir en los juegos olímpicos de Brasil 2016.