sábado, 15 de junio de 2013

ENEA(S), GUERRERO TROYANO


En homenaje a los estudiantes  y profesores universitarios que actualmente están en huelga de hambre por la situación del presupuesto universitario, va un recuerdo que nos llena de orgullo. Parece que el tiempo pasa, pero los hechos se repiten.

Hace ya unos años, el pasado 27 de mayo de 2007 nos tocó, en condición de rector encargado de la ULA, instalar en horas de la noche en el Aula Magna de nuestra universidad el XXII Encuentro Nacional de Estudiantes de Arquitectura (ENEA)[1].

Cuatrocientos estudiantes de todas las universidades del país, así como de Colombia y México, ocupaban nuestra Aula Magna. Se disponían a debatir sobre su actualidad como estudiantes de la arquitectura y del futuro, como profesionales encargados de construir la ciudad habitable que todos los venezolanos aspiramos y todos los humanos exigimos.


Los temas que tocarían la reunión tendrían que ver con el crecimiento urbano, las condiciones que deben cumplir los nuevos asentamientos urbanos, la movilidad social y su complejidad. Además, trajeron para animar y contribuir con la reflexión invitados tan especiales como el ex alcalde de Bogotá, Antanas Mockus. Por las televisoras locales vimos a una serie de invitados que destacaron la excelente organización y la complejidad e importancia de las deliberaciones realizadas.

Al clausurar la instalación consideré que era necesario referirme a la circunstancia que en pocas horas ocurriría con la conclusión de la concesión del espacio radioeléctrico a la más importante televisora privada del país.

Indiqué que esa situación era una clara restricción a la libertad de expresión y que el Consejo Universitario de la ULA se había manifestado críticamente sobre esta medida. Posición institucional que sabía que no compartían sectores afectos al gobierno.

La respuesta de los estudiantes que colmaban el Aula Magna fue masiva, alegre y ruidosa, expresada en un cerrado aplauso. Faltaban cuatro horas para cerrar a RCTV. Este hecho me hizo ver que la medida contra la televisora traería consecuencias y que serían los estudiantes los acto- res de la misma.

Han pasado quince días de la salida de RCTV del aire (recordar que se escribio en el 2007). Así como la generación de 1928 comenzó con una festividad de carnaval y abrió una nueva era en la vida política en la Venezuela del siglo XX, estoy seguro de que la respuesta estudiantil a raíz del 28 de mayo de 2007 abrirá una nueva época en Venezuela. Los participantes han sido jóvenes que eran unos niños cuando el presidente Chávez arribó a Miraflores. Son el producto social de estos últimos años de gestión gubernamental. Estudiantes universitarios y liceístas de instituciones públicas y privadas de todo el país. Con ellos ha salido un deseo por la libertad de escoger la televisión que se desee ver, por muy criticable que su programación pueda ser, la negativa a dividir a los venezolanos entre afectos y contrarios al gobierno, la necesidad de debatir las posiciones contrarias y aceptar las divergencias. En fin, plantean la necesidad de que la búsqueda de progreso para todos no puede estar reñida con la libertad.

El poder gubernamental ha respondido con la descalificación de los estudiantes y la criminalización de la protesta, pero particularmente ha respondido con los intentos discursivos de desvirtuar lo que los estudiantes y, en general, la mayoría del país está reclamando. En nuestro criterio se trata de valorar el fenómeno estudiantil, establecer canales de diálogo sin cerrar toda posibilidad de respeto por la opinión ajena. Ya la consabida retórica del magnicidio, del golpismo, de la oligarquía y el malvado imperialismo no convence ni a los mismos partidarios del gobierno.

Los estudiantes del ENEA me mostraron, la noche del 27 de mayo, que surgía un nuevo Eneas en el escenario político venezolano. Eneas fue el antiguo guerrero troyano que se negó a morir en su ciudad cuando fue destruida. Pareciera que con los estudiantes renace el sentido democrático de la sociedad venezolana. En cuánto tiempo y de qué manera ocurrirá ello, no es posible avizorarlo hoy. Pero a la ventaja de la edad hay que agregar la de su preparación y originalidad en sus métodos de protesta. Eneas renace para una nueva y más democrática época en Venezuela.



[1] Publicado en el diario Frontera, Mérida, 11 de junio de 2007.