martes, 9 de septiembre de 2014

Conciencia y felicidad

Para Beatriz L.


Hace ya algunos años, una amiga entrañable, de quien poco he sabido últimamente, me regaló un libro que quizás es el que más ha incidido en mi vida en los tiempos recientes. Lo compró en Barcelona (España), en donde había sido publicado y le pareció interesante para mi. El viaje a  la felicidad (2005) de Eduardo Punset es un interesante ensayo sobre lo que han descubierto los científicos recientemente sobre la felicidad. Lo más interesante,  los cambios demográficos de las últimas décadas, han ampliado el horizonte vital de las personas, estan incidiendo sobre la visión en torno a lo que algunos de esos científicos llaman "experiencias humanas positivas".

Argumenta Punset que,  mientras la humanidad tuvo como esperanza de vida cuatro décadas, a las personas esos años solo le daban posibilidad de crecer y educarse, prepararse para la vida productiva, casarse, tener descendencia y morir. La felicidad debía dejarse para buscarla en la otra vida.  Pero, desde que los descubrimientos científicos han extendido la esperanza de vida mucho más allá de esas cuatro décadas, la felicidad es una realidad que se busca en este mundo y con ello el interés en la investigación sobre la felicidad se ha incrementado. Es decir, se ha pasado del paradigma que la dejaba para después de la muerte, a otro que la sitúa en la vida terrena de las personas. 

Del cúmulo de datos y trabajos citados por Punset nos llamó la atención el libro del psicólogo centro europeo, Mihaly Csikszentmihalyi, quien ha dedicado sus últimas décadas a trabajar sobre los aspectos positivos de la experiencia humana (alegría, creatividad y el proceso que él denomina flujo). En su libro: Flow. The Psychology of Optimal Experience (1990).  reunió sus hallazgos -que van mucho más allá de lo que ya dijo Aristóteles- y los expone para un público no especializado. Tardamos varios años en encontrar el libro de Csikszentmihalyi, por las restricciones que el control de las divisas en Venezuela ha impuesto a la importación de novedades bibliográficas. Al fin lo encontramos, en un viaje a Bogotá, en la libreria Lerner. El cintillo que adorna el libro dice: Best Seller Mundial, y el libro lo fue. 

El concepto de flujo, que está en la esencia de la condición humana de la felicidad, es el aporte más interesante del libro. Sólo se está feliz cuando hacemos cosas que nos interesan, así ello implique sacrificios e incluso incomodidades. Por ello, para quien está interesado en su trabajo y lo encuentra motivador la condición laboral no es un sacrificio y lo mantiene feliz. 

Csikszentmihalyi dice:"... La felicidad no es algo que sucede. No es el resultado de la buena suerte o el azar. No es algo que pueda comprarse con dinero o con poder. No parece depender de los acontecimientos externos, sino más bien de cómo los interpretamos . De hecho, la felicidad es una condición vital que cada persona debe preparar, cultivar y defender individualmente. Las personas que saben controlar su experiencia interna son capaces de determinar la calidad de sus vidas, Eso es lo más cercano que podemos estar de ser felices." (Negritas y cursivas HRC). 

Hace falta entonces uno o varios métodos para lograr y preservar esa situación de flujo que Csikszentmihalyi describie en su libro. Y sobre ello va la parte última de éste texto. 

Recientemente, en el programa de la televisión española, Pagina2, en donde se presentan novedades editoriales españolas o publicadas en ese país, entrevistaron a Rafael Santandreu para promocionar su más reciente libro: Las Gafas de la Felicidad (2014). El autor, conocido psicólogo cognitivo español, ya ha publicado otros éxitos relacionado con el tema de la felicidad, como El arte de no amargarse la vida.  

En el prólogo de Las Gafas..., el autor explica el origen de esta su nueva publicación. Cuenta que un joven aplicó los consejos que contiene su anterior libro y logró curarse de una afección psicológica (trastorno bipolar) que cantidades ingentes de pastillas no habían podido controlar. De tal forma que, esa metódica de la que hablaba anteriormente que nos hacia falta para ser felices, luego de tener conciencia de lo que lo es, lo expone Santandreu en su libro. En resumen,  él ofrece ahora esta nueva publicación "para disfrutar de la vida y de todo nuestro potencial".

En fin, porque lo peor de nuestra existencia es que seamos felices y no lo sepamos. Y mucho más grave, que no seamos capaces de recuperar la felicidad y disfrutarla concientemente.