lunes, 25 de enero de 2016

Uniformes: ayer, hoy y mañana


Guardia militar en Londres
Algunos entendidos afirman que el siglo XXI  será un milenio en el cual los uniformes serán cada vez mas importantes[1]

Aparente contradicción en una sociedad cada vez más individualizada y también más globalizada. Los uniformes son una buena expresión de esta realidad del peso de lo colectivo, de la socialización del trabajo, de la identificación de mucha gente con su actividad laboral y sus instituciones empleadoras.


El tema de los uniformes hunden las raíces de existencia en el siglo VI antes de Cristo con las indumentarias militares como el Kaunake en Sumeria y el Kaftán de los persas, sociedad –esta última- madre de muchas innovaciones que nos llegan hasta hoy. Los uniformes fueron inicialmente piezas de la vestimenta de militares y religiosos que buscaban establecr diferencias entre sus miembros con el resto de los pobladores. Y a la vez, mostrar jerarquía e importancia entre ellos.

Persas, egipcios y romanos hicieron de los uniformes una expresión de diferenciación para algunos de sus grupos sociales. El común de los mortales, vestía de manera muy similar, y se perdía sus vestimentas en la simplicidad de la mayoría de las personas. 

Con la revolución industrial aparecen los uniformes de trabajo, el primero de ellos el Overol. (del inglés over all). Un tiempo después una pieza que luego se popularizó hasta convertirse en vestimenta de muy amplio rango de uso: el “Blue Jean”. Su creador fue Jacob Davis, un sastre inmigrante americano, quien se asoció con Levi Strauss, un fabricante de telas, quien le agregó los característicos remaches que reforzaron el pantalón. 

Sin embargo, el primer uniforme de trabajo, registrado en la oficina de patentes de los EEUU, fue el de la Conejitas de Playboy. Así, junto con su innovación estética, el uniforme está unido al sentido de la marca del negocio y al tipo de servicios que ofrece la empresa.

Los uniformes además de incidir sobre la individualidad y auspiciar el sentido de lo colectivo se sustenta  en que somos animales visuales. Buena parte de la decisión sobre gustos, intereses y compras las hacemos por nuestra percepción visual de las cosas  que se nos presentan. Y los uniformes son parte de ese entorno visual[2].  

En la actualidad, los uniformes, a la vez de servir para facilitar el trabajo de los empleados en las empresas, el tipo de labor que desarrollan y fundamentalmente darle el carácter de la marca de las empresas a sus empleados , también buscan establecer diferencias fácilmente reconocibles con la competencia. Son estas dos ultimas las que mayor peso tienen, sobre todo desde el punto de vista de los propietarios. Pero, no siempre van en sintonía con las necesidades que los empleados desearían para sus uniformes: belleza, comodidad y funcionalidad laboral. Por supuesto, uniformes que auspicien identificación con la marca, costos razonables  de producción y reposición, se unen al sentido de aceptación por parte de  los empleados. Actualmente existe un blog que explora la opinión de los empleados sobre sus uniformes:https://youruniformbymarruiz.wordpress.com/2016/01/08/que-es-esto/ Así, incluyendo todos o buena parte de estos aspectos serán preferidos y tendrán resultados positivos para propietarios y empleados [3]. Pero, no siempre se logran conciliar tantos y tan disímiles intereses. 

En el futuro inmediato, hay otro aspecto que se debe agregar a este análisis sobre los uniformes.  La existencia del planeta y de la sociedad humana deben estar orientado hacia la sustentabilidad y la preservación de condiciones para mantener nuestra generación y las futuras. Así, el mundo de los uniformes tendrán otros retos.  ¿Cómo hacerlos más resistentes, más duraderos, menos agresivos contra la naturaleza, en cuanto a su elaboración y limpieza, cómo reciclarlos, de qué forma auspiciar su uso fuera del trabajo?  En fin, es una nueva e importante categoría de preguntas y problemas sobre el diseño y la elaboración de los uniformes, en particular los de trabajo.   

Notas


[1] Un interesante reportaje del 12 de febrero de 2011 de Jon Fernández en La Vanguardia de España, hace referencia a un conjunto de catedráticos  que discuten el tema de los uniformes.
[2] Sobre la imagen y la percepción visual
[3] El blog  de Mar Ruiz explora la opinión de los empleados sobre sus uniformes, pero también está abierto a escuchar a propietarios y clientes. !Atrévase a dar su opinión!. Hay unos uniformes hermosos y otros terribles, ¿qué piensa Ud de ello?. Ver en: https://youruniformbymarruiz.wordpress.com/2016/01/08/que-es-esto/
Consultado el 25.02.2016.