sábado, 30 de abril de 2016

¿Venezuela a oscuras?

Luminarias del Estadio Soto Rosas (Mérida)  prendidas en la noche
El título de este “post” puede entenderse de muchas maneras.  ¿Atraviesa la sociedad venezolana un período de oscuridad social y en consecuencia hay poca inteligencia  entre sus habitantes? Por algún extraño fenómeno "natural": ¿hemos perdidos los valores  societarios, caímos en la barbarie y nos estamos agrediendo todos contra todos?  O, simple y sencillamente, ¿no se logra producir suficiente energía eléctrica y la vida moderna que tenemos sufre al ponerse en “off”,  todos los aparatos  que hasta hace poco usábamos sin mayores dificultades?

Pues es ésta última, la oscuridad que padecemos: la que se origina por la falta de energía eléctrica. Pero, no es la menos compleja y no dudamos que pueda estar en conexión con la oscuridad de la inteligencia  y con la de los valores sociales.  


Ahora, como simple habitante, o mejor ciudadano –y la diferencia no es sencilla, pero no vamos a ahondar en ello-. Digo, como simple ciudadano, con obligaciones  con el colectivo y con derechos, me preguntó: ¿Cuál es la razón o las razones para estar padeciendo ésta tragedia colectiva?  Analicemos algunas de las muchas afirmaciones escuchadas recientemente sobre la crisis eléctrica venezolana.

Dicen en las apabullantes cuñas de radio y televisión del gobierno.  La culpa de la crisis eléctrica es el fenómeno del niño. La represa de el Guri, que produce el 70% de la energía eléctrica, está llegando a su cota mínima de funcionamiento optimo por falta de agua y hay que impedir que ello ocurra. En consecuencia, se produce menos electricidad y buena parte del país debe sufrir cortes del servicio de ocho horas cada día, para evitar el colapso.  Pero aquí hay algunas cosas que no cuadran.

1. La inversión en el sistema eléctrico venezolano en los últimos años es, según distintos voceros,  de una magnitud impresionante. Todo lo cual se ha podido hacer por la renta petrolera. Unos dicen que la inversión fue de $ 65.000 MILLONES y otros que fue de sólo $ 45.000 MILLONES.  Solo a modo de ejemplo, en nuestro cercano entorno, fueron instaladas “muchas” plantas termo eléctricas, como en el Paseo Giandomenico Pulitti, abajo del CC Plaza Las Américas. Hay otras tantas en la entrada a la ciudad de Ejido y así en muchas localidades del país.  Pero, las mismas no sirven. Un cálculo elemental con la segunda de estas cifras si la repartieramos a  la población venezolana –pongamos que ya llegamos a los 33 millones- daría $ 148,5 MILLONES para cada uno de los habitantes de éste país.  Pero siendo más conservadores. Con solo una tercera parte de eso $ 148,5 MILLONES –es decir unos $ 50 millones-,  podríamos darnos una vida de magnates en cualquier país del mundo, TODOS Y CADA UNO DE LOS VENEZOLANOS.  Creo que los ciudadanos de éste país debemos pedir cuentas de esta inversión.

Luminarias del Estadio Soto Rosas en Mérida prendidas desde temprano

2. Se afirma insistentemente: el fenómeno del Niño ha causado una gran sequía. Sí, eso es cierto, pero resulta  que el Niño es recurrente y se conoce de él desde hace siglo. Ya desde el siglo XVIII hay registros y además afecta en mayor medida a los países latinoamericanos vecinos que tienen costa  en el océano Pacífico Ecuatorial. Por ejemplo, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela pero también el nordeste de Brasil. Pero, oh sorpresa, ninguno de ellos sufre cortes de energía eléctrica (uno de los comentaristas, más adeñante dice que ha ocurrido en Colombia, pero no en la magnitud de Venezuela).  Ahora, ¿cómo es eso que con la inversión realizada  y con un fenómeno del Niño que afecta  más fuertemente a otros países, Venezuela sea la que no tiene energía eléctrica y deba racionalizar la que produce?

3. Para disminuir el consumo eléctrico, además de los recortes de 8 horas,  se decidió que la administración pública sólo labore lunes y martes de 8 am.  a 1 pm.  Algunos entendidos afirman que el consumo de las oficinas públicas es menor al de las viviendas de esos empleados públicos. Pero además, se exime a la Gran Caracas de los recortes de electricidad. Pero, no se tiene piedad con los habitantes de la zonas más calurosas del país, como por ejemplo Maracaibo, segunda ciudad en número de habitantes del país.  Además, cuando el gobierno nacional necesita hacer actos políticos para promocionar sus obras, suspenden los racionamientos (como el caso de la ciudad de Mérida el pasado 29 de abril al reinaugurar el teleférico al Pico Espejo).  Estamos seguros además, que muchas instalaciones y servicios eléctricos siguen prendidos noche y día  como las luminarias del alumbrado público de muchas localidades. Pero además,  hay cantidades de instalaciones militares  que tampoco sufren el racionamiento. ¿Cuáles son los criterios técnicos para tomar esas liberalidades con el racionamiento eléctrico? Como ciudadanos debemos exigir claridad ante estas diferencias.      
   

En fin de cuentas: Venezuela está a oscuras.  Pero, esa falta de luz  no sólo es eléctrica. Hay muchas cosas que se deben explicarse a los ciudadano. ¿No lo cree, mi estimado lector?

Estamos seguro que en un futuro próximo se acordará que parte de la renta petrolera se le otorge directamente a los ciudadanos,antes que dejar que los políticos de los gobiernos decidan qué hacer con ella. Los CIUDADANOS verán qué hacer con ella y seguro que harán mejor provecho para cada quien y para la sociedad.