sábado, 2 de abril de 2016

100 mil visitas

En septiembre del 2010, en una conversación con Yolibeth López, quien dirigía  en ese momento  una de las dependencias de Saber-ULA, me sugirió publicar un blog. 

En mi más absoluta ignorancia, pregunté de qué se trataba, la propuesta.  Con paciencia me mostró algunos de los blog publicados por profesores de la ULA.  En cosa de una hora me dio las instrucciones generales y nos despedimos.

Escribir ha sido uno de mis intereses persistentes, desde que aprendí a hacerlo, más o menos bien, ya siendo profesor de la ULA. He contado en estos espacios cómo fue.  (ver en:
http://comoenboticadehumberto.blogspot.com/2012/01/cesar-chavez-taborga-homenaje-un.html). Los otros dos intereses que tengo desde hace tiempo son la fotografía y los viajes. 

Consideré que en el blog se podrían unir las tres vocaciones: la escritura, la fotografía y los viajes.  Y además, era absolutamente gratuita su publicación y puede leerlo quien esté interesado en lo que uno escribe,  con una conexión a internet.  En ese momento el fuerte eran los PC. Ahora se han expandido las posibilidades tecnológicas con los teléfonos inteligentes y las tabletas.

Mi experiencia como escribidor,  como dice Vargas Llosa, o como decía Manuel Caballero, como corrector, está asociada a mis labores como estudiante universitario.  Fundamentalmente, en la elaboración de los trabajos académicos.  Luego la actividad de escribir se amplió por las exigencias de la investigación como profesor universitario. Pero, en esa condición pensaba, junto con muchos otros, que dedicar tiempo a escribir textos para los periódicos era una perdida de tiempo. Lo fundamental eran los artículos  en revistas arbitradas, en capítulos de libros o en libros directamente.

Comencé a escribir en periódicos de la ciudad  de Mérida (Frontera y Diario de Los Andes) cuando consideré que una buena parte de los profesores de la ULA, ojeaban regularmente esos periódicos,  y podría hacerles llegar mis propuestas cuando aspiré ser vicerrector académico de la institución.  Luego de ocupar ese cargo, seguí publicando para dar cuenta de nuestra labor.  Durante ese tiempo  siempre me publicaban con regularidad. Luego de volver a ser simple profesor se hizo cada vez mas complicado y desistí de ello.  De tal manera que, el blog me permitiría escribir de lo que deseara y publicarlo cuando quisiera y sin moverme de mi casa. ¡Mejor oportunidad, imposible!.

Ayer, Como en Botica de Humberto,  alcanzó las 100 mil visitas acumuladas.  He publicado 247 textos o “post”, como se llaman en el ambiente. La mayoría de ellos de nuestra autoría, aunque tengo que agradecer estar acompañado por otras muchas personas quienes han publicado sus trabajos aquí.  Los textos están  clasificados en ocho categorías:  Debate Universitario (55 textos);  Vida Política (52); Ciudad (44); Reseña de Libros (35):  Personajes (31);  Ciencia y Sociedad (24); Por el Mundo (16), Misceláneos (06) y; Ficción (03).

El primer texto que apareció  en el blog fue una reseña sobre un libro del poeta  Adelis León Guevara publicado el 21 de septiembre de 2010, y con él se comenzó ésta aventura (Ver en: http://comoenboticadehumberto.blogspot.com/2010/09/la-biblioteca-de-sairtun.html).

El texto más visitado, actualmente, es la reseña sobre una de las películas de Juan de Dios Ruiz, mi hijo, Fe de Chamán  (Ver en:

Escribo con una regularidad quincenal mínima, aunque no me dejo atormentar por la obligación.  Una de las cosas que más disfruto es revisar las estadísticas y saber que ojos de muchas partes del mundo nos leen.  Además, que cuando me ven en diversos ambiente me pregunten por la Botica… Y además, que puedo corregir los textos cuantas veces quiera. Es una delicia.

Cien mil visitas acumuladas en las redes sociales son una minucia, si las comparamos con los seguidores de personajes famosos o con portales de temas  triple X.  Pero, ello no me amilana.  Recuerdo a Marcel Roche, quien me contó, que cuando cerraron su programa de televisión sobre la ciencia,  en la antigua VTV, le argumentaron que su público era de tan solo 5 mil personas. Y él se asombró que fuera tan elevado. Pero le cerraron su espacio de TV (*). 


De nuestra parte, nos sentimos orgulloso de haber llegado a las 100 mil visitas acumuladas y seguir creciendo.  Actualmente con alrededor de 200 visitas cada día.  Gracias a quienes nos leen y ahora nos difunden también. Muchas, muchas, gracias.  



Nota
___________________________________________

El programa de televisión se llamó "La Ciencia Entre Nosotros"  y duró de 1968 a 1970. Ver: Roche, Marcel (1987): Mi compromiso con la ciencia. Caracas, Monte Avila Editores, p. 160.