domingo, 5 de marzo de 2017

Vívido sur: regresa, regresa…

La mente de quien escribe no puede dejar de imaginar y de observar en su entorno para poner luego en palabras,  lo que pasa por su cabeza.  Muchas veces las palabras al leerse no siempre logran expresar todo lo que el escritor quiere decir.   Esta reflexión me la hago luego de leer el más reciente libro de Julieta Salas de Carbonell (2015): Vívido sur. Historia, crónica y leyenda. Caracas, Fundación Julio C. Salas, Editorial Arte, 182 pp.

Debo confesar que al leer el título del libro no me percaté de la tilde de “vívido” y por supuesto no entendí el sentido del mismo. Porque no es lo mismo “vivido” que “vívido”. Pero, luego mirando con detenimiento encontré el verdadero sentido del título. ¡Y pensar que una tilde puede darle un sentido u otro a una palabra es una de las maravillas de nuestro idioma! Circunstancia que no debemos desaprovechar quienes escribimos  en castellano.

Julieta Salas de Carbonell comenzó a publicar luego de haber pasado las primeras seis décadas de su vida, nos cuenta Milagros Socorro, al recordar –en el prologo de Vívido sur- cuando inició a darle clases de escritura creativa hace ya más de diez años.  Y han debido de ser buenas esas clases y la alumna aplicada, pues ya van cinco libros publicados, con éste más reciente que hoy reseño.

Debo indicar que la estructura del libro es un tanto extraña, para quienes venimos del mundo de la academia.  Tiene tres grandes bloques y en cada uno de ellos hay varios textos que tienen unidad en si mismos: 1. El descubrimiento de las fuentes del Orinoco; 2. Deambulando por la selva; y 3. Cautivados por el sur. En cada uno de los bloques además, hay tanto historias, como crónicas y también leyendas.

Las fuentes del rio padre venezolano estuvieron ocultas para la humanidad por más de cuatrocientos año. Ya Cristóbal Colon en 1498, lo confundió con uno de los cuatro ríos del paraíso terrenal, nos dice la autora en este primer bloque. Desde esa fecha no hay evidencia histórica que alguien haya podido saber que los pequeños manantiales que el mayor del ejercito venezolano, Frank Risquez Irribarren, identificó el 27 de noviembre de 1951 fueran las fuentes del Orinoco. El militar comandaba la llamada expedición Franco-Venezolana, que terminó encontrando el origen del rio Orinoco. No estuvo en esa expedición la autora, Julieta Salas de Carbonell, entre otras cosas por ser una niña que estudiaba aún primaria. Pero, tuvo una fuente de la mayor valía para sus escritos.  En la expedición Franco-Venezolana se nombró como médico para cuidar la salud de sus integrantes al joven médico Luis Carbonell, quien terminó siendo el esposo de nuestra autora.  Son ocho los textos que forman de este primer bloque.

El Salto Angel en 1986 (HRC)
El segundo bloque: Deambulando por la selva es el más extenso y tiene sesenta y cinco escritos. Unos mas cortos otros mas largos, pero todos muy interesantes. Solo me voy a referir a uno de ellos: Por el Carrao hacia el infinito (pp. 54-56).  Narra aquí la excursión que hizo la autora con su marido y dos de sus  hijos hasta la base del Salto Ángel. Termina su interesantísimo relato así: “Este salto, mal llamado Ángel, el más alto del mundo, nos embrujó de tal forma que aún siento el llamado de sus aguas que susurran: regresa, regresa…”  Es posible que ésta excursión haya sido  el origen del libro, muchos años antes de ver la luz publica.


El tercer bloque, no es tan largo como el anterior y lleva el siguiente título: Cautivados por el sur. Contiene tan solo trece escritos en donde presenta cómo un conjunto de personajes, comenzando por Aimé Bonplant, el compañero de Humboldt, se sintieron fascinados por el sur venezolano. La lista es larga e interesante y se recoge en textos que incluyen entre otros, los casos de Marc de Civrieux y José María Crucent.

Parajes en Canaima en 1986 (HRC)

Hay varias formas de leer un libro. La más intensa de un solo tirón, desde el inicio hasta el final. Otra manera es pausadamente, pero también de principio a fin.  El libro de Julieta Salas de Carbonell se puede leer de las dos anteriores formas, pero también lentamente y saltando de uno a otro bloque e incluso sin seguir el orden de los escritos de cada  parte.  Lo que si es cierto es que cualquiera de sus paginas es fascinante y además están muy bien escritas. Recomiendo leer el libro pues seguro que luego de ello, amaremos mucho más a Venezuela. Al sur de éste país.