martes, 29 de marzo de 2011

Una visión de país exitosa

 Humberto Ruiz

Caracciolo Parra Pérez


Con el título de Diario de Navegación publicó la Academia Nacional de la Historia, en 1999, en la colección Fuentes para la Historia Republicana de Venezuela, una parte de los manuscritos  de Caracciolo Parra Pérez. Los manuscritos que se incluyen en el libro comienzan a escribirse dos días después de la muerte de Juan Vicente Gómez. Se recogen reflexiones sobre las diversas actividades que cumplió como alto funcionario gubernamental del servicio exterior y también en el país.


En el Diario de Navegación aparece un documento que fue inspiración del Programa de Febrero de 1936 de  Eleazar López Contreras y que, en nuestro criterio, debe mirarse para la formulación del proyecto de país, para el 2013, luego de la elección presidencial en Venezuela.  Pero,  ¿quien fue  su autor? ¿Y qué importancia tuvo en la formulación del Programa de Febrero? Veamos.


Caracciolo Parra Pérez fue nieto del llamado Rector Heroico de la Universidad de los Andes (Venezuela): Caracciolo Parra Olmedo.  Después de su graduación como abogado en Mérida, en 1910, marchó primero a Caracas y luego a Europa en donde ocupó diversos cargos  en el servicio exterior de Venezuela.  Cuando murió Juan Vicente Gómez, en su Maracay querida, Parra Pérez era Ministro Plenipotenciario de Venezuela  en Roma.

Supe de la existencia del Diario de Navegación,  pero no me fue posible acceder a él, cuando trabajé sobre el Programa de Febrero y su impacto en la institucionalización de la actividad científica y técnica a partir de 1936.  Nuestro trabajo (“La ciencia y la tecnología  en el Programa de Febrero”) se publicó siete año antes que el diario de Parra Pérez, en un volumen colectivo compilado por Yajaira Freites y Yolanda Texera  (1992): Tiempos de cambio. La ciencia en Venezuela 1936-1948, Caracas, Fondo Editorial Acta Científica Venezolana. Ahora que se cumplieron 75 años del Programa de Febrero, he querido volver sobre nuestros pasos y más que ello, sobre las andanzas de quienes tuvieron un papel preponderante  en la elaboración de dicho documento. Ver en éste blog: “El Programa de Febrero”(http://comoenboticadehumberto.blogspot.com/2011/03/el-programa-de-febrero.html)  y  A 'sotto voce' (http://comoenboticadehumberto.blogspot.com/2011/03/sotto-voce.html)   

Hemos expresado que lo mas significativo del Programa de Febrero fue  que se propuso en un momento  crítico para  la consolidación del gobierno de Eleazar López Contreras. Con su presentación se  logró expresar hacia dónde  se quería ir con el país y demás, se cumplió totalmente. Llama la atención la claridad cómo se presentó y la concisión del mismo, lo cual  hace ver que  se venía preparando con mucho tiempo antes de la muerte de Juan Vicente Gómez y del nombramiento de López Contreras como Presidente de la República, designado para concluir el mandato del Presidente Gómez, quien murió el 17 de diciembre de 1935.

Nunca hubo ninguna relación directa entre Parra Pérez y Juan Vicente Gómez.  El mismo Parra Pérez expresa  que no lo conoció personalmente, ni siquiera llegó a hablar con él.  Sí dice que tuvo buena relación con quienes ocuparon el despacho de Relaciones Exteriores, durante el largo gobierno de Juan Vicente Gómez.

El 30 de diciembre de 1935 Caracciolo Parra Pérez le envía a Diógenes Escalante quien se aprestaba a partir a Venezuela, un escrito confidencial en donde le expresa: “Va un memorándum  improvisado, rápido, resumen de nuestra reflexiones sobre los diferentes ramos de la política y de la administración” (DdN: 1999, 40).

Hemos revisado los aspectos estructurales y las propuestas que contienen ambos documentos.  La conclusión es que el memorándum  es mucho más esquemático que el Programa de Febrero. Entre uno y otro median veintiún días de diferencia y un viaje  entre Europa y Caracas, que Diógenes Escalante dedica  a estudiar, complementar  y definir el documento. Todo lo que contiene el memorándum  está en el Programa de Febrero. Las diferencias: en el segundo  hay un ordenamiento ligeramente distinto, cambios en los títulos y un mayor desarrollo.

¿Cuál es el interés de volver a analizar la génesis del Programa de Febrero, a los 75 años de pronunciado éste?

En primer lugar la precisión para explicar el país y la constatación que sus directrices fueron seguidas, nosotros decimos que hasta 1989,  con el inició del proceso de descentralización política en Venezuela y la elección de los gobernadores de Estado y Alcaldes.  En segundo término, se quiere destacar que la única manera de obtener los logros  que se alcanzaron fue por la claridad de quienes dirigieron el país en ese momento y el consenso sobre lo que había que realizarse.  Es decir,  lo que hoy se conoce  como la formulación de una visión de país.

La elección presidencial  que debe ocurrir en el segundo semestre de 2012, abrirá una nueva etapa en la vida de la sociedad venezolana.   Estamos seguros que a partir de ese momento se requiere una visión de país, suficientemente formalizada y que represente el pensamiento de la mayoría de sus habitantes.  Y, en ello se está trabajando.   Al menos  en tres oportunidades, y con diferentes equipos de trabajo, hemos participado en ejercicios de esta naturaleza.  Con el contraste  que,  actualmente en Venezuela, se tiene gente más capacitada que en 1935 y existen abundantes herramientas metodológicas para ejercicios intelectuales de esta naturaleza.

Espero que los ejercicios se terminen y que sean conocidos y asumidos por quienes tendrán la responsabilidad de conducir el país luego del 2012.  Fervientemente lo deseamos.