jueves, 28 de abril de 2011

Arte y poder en la universidad: Plusart

Humberto Ruiz
Foto: H. Ruiz

Las universidades son instituciones complejas  que existen desde finales del siglo XI, cuando se establecieron en Europa las de Bolonia y París.  Desde ese lejano tiempos han venido ampliándose en número y transformándose  en sus estructuras, aunque no en su finalidad: ofrecer educación de nivel superior, en el conocimiento que existe en su momento. Pese a las transformaciones que han sufrido y seguirán  viviendo, las universidades cumplen actualmente cuatro funciones: producir conocimiento,  formar profesionales, transferir su labor hacia  su entorno social más allá de las dos funciones  iniciales y ser espacios para  el debate fundamentado de los grandes problemas y preocupaciones de la humanidad, es decir auspiciar el pensamiento crítico.


Cada vez es más difícil que una institución sea capaz de ofrecer la “universalidad” del conocimiento de su época.  Pero, las universidades de mayor tradición tratan de abarcar la mayor cantidad posible de áreas disciplinarias y de problemas de su momento. En algunos casos, las nuevas  áreas disciplinarias deben confrontar su nacimiento  en el seno de aquellas que  deben desaparecer o modificarse sustancialmente  para mantenerse en el debate de su momento. Proceso que no siempre es entendido  y todo lo contrario es muchas veces es obstaculizado por años.

En el caso de  la Universidad de Los Andes (Venezuela) la última facultad que se fundó fue la de Artes, en 2005.  No eran ajenos  los estudios de  música, artes visuales, ballet, teatro en la institución.  Pero, habían nacido un poco al margen de la estructura académica tradicional. Y, por supuesto, mucho tiempo estuvieron adscritos a diversas dependencias administrativas centrales y en su etapa previa de existencia independiente, a la Facultad de Arquitectura.

Para hacer el relato corto, los estudios de artes en la ULA eran la pariente pobre de la oferta académica de la institución. Pero, el empeño de sus profesores y estudiantes lograron que finalmente se les diera  el rango de Facultad  y que sus estudios  se aceptaran como licenciaturas.  Nos tocó dirigir el Consejo Universitario que aprobó la creación de la Facultad de Arte y créanme que no fue fácil. 


Pese a los cinco años de fundada la Facultad de Arte aún desarrolla actividades en locales inadecuados. La sede principal, inicialmente fue construida para un ancianato. Y la sede de la Escuela de Música la comparte con otras instituciones del Estado, en el antiguo Colegio San José de los Jesuita de Mérida.  Durante años los estudios de artes se les exigió, sin hacer el aporte necesario, los parámetros de las facultades de mayor tradición.  Recuerdo en particular el caso de una profesora que habiendo dado  sus clases durante años y a sus estudiantes reconocérseles su título universitario, no se le aceptaba su condición académica para incorporarse al escalafón universitario.

En su momento los estudios de odontología, farmacia, forestal, geografía, humanidades, educación, ciencia política. ciencias criminalísticas y finalmente arte debieron sortear con mas o menos dificultad las incomprensiones de la estructura de poder establecida.  Pero la vida fluye y al final se terminaron imponiendo y dándole  sentido a esta vetusta  institución llamada universidad. Ya se oyen nuevos proyectos de Facultades: Idiomas Modernos, Enfermería, Medios Audiovisuales  y muchas otras que vendrán, demostrando la razón de ser universidad con los tiempos que se viven. Aunque quizás,  valdría la pena  explorar otras formas de organización más flexibles  y eficientes diferentes de las cátedras, escuelas y facultades.

Todo éste largo camino tiene la finalidad de invitar a conocer un blog establecido por  la Facultad de Arte que lleva el nombre de “Plusart”.  Y que, como dicen en su presentación: “… recoge parte del quehacer artístico de nuestra Facultad; un espacio para… ver con placer los rostros, las obras, los recorridos de  nuestros profesores artistas…  como buena semilla, cuidada y cultivada, aspiramos a   ver su desarrollo: tronco, ramaje , flores y  frutos,  esparcidos por el mundo a través de la red”. Ver en:  http://blogs.ula.ve/plusart/.

Lo anterior es una pequeña parte de lo que puede mostrar la Facultad de Arte de la ULA.  Los profesores universitarios deben conocer excelentemente lo que enseñan. Además, deben mostrar su obra y la originalidad de la misma. Todo ello se paga y debe hacerse adecuadamente. Sin ello no hay universidad.