viernes, 8 de abril de 2011

La universidad y los equipos de fútbol de primera división


Humberto Ruiz

La crisis de la economía mundial a partir de  2009 hizo efectos en la economía española mostrando sus limitaciones, que eran mucho más graves que las  de Grecia, Escocia y Portugal.  El gobierno español expresó que con algunos arreglos cosméticos e inversión en I&D (investigación y desarrollo tecnológico) se lograría paliar la crisis.  Uno de los más reputados economista a nivel internacional, que ha hecho aportes fundamentales en la investigación sobre desarrollo económico, de origen catalán, Xavier Sala i Martín, expresó sus dudas al respecto.

“Productividad no es I+D. El 81% de las grandes ideas empresariales como Microsoft, Starbucks o Nesspreso surgen de los trabajadores y otro 21% de las grandes ideas empresariales. Es muy importante, pero la economía no va a salir de la crisis con esto. La productividad no se genera gastando el 3% del PIB en I+D y creando unos foros mágicos donde los investigadores dan ideas a los empresarios para impulsarlas de una forma verde y sostenible. El mundo no va así.”[1]


Hay que generar capacidad productiva para competir internacionalmente.  Por esa razón, Sala i Martín aboga por estimular a los empresarios  y generar capacidad  innovadora. Y parar ello, en su criterio, hay que hacer cambios radicales en la educación y en las universidades.  Por ejemplo, al indicar los cambios que se deben hacer en las universidades, las compara con un equipo de fútbol profesional de talla mundial y expresa: 

“Hay que cambiar el paradigma e inculcar la cultura de que los empresarios son héroes. Se debe fomentar la innovación y la creatividad, el espíritu crítico. En materia educativa, hay que cambiar el sistema de gestión de las universidades. Imagine que todos los jugadores del Real Madrid cobrasen lo mismo, que sólo se les subiera el sueldo con trienios, que entre todos eligiesen al entrenador... En ese caso, el equipo estaría en tercera división, exactamente donde está la universidad española ”. [2]

Una lectura contextualizada en Venezuela, del criterio de Sala i Martín, pone el foco en el tema de la administración universitaria y en particular en la políticas salariales igualitarias, la llamada homologación, todo el mundo gana igual, no importa  su desempeño ni su rendimiento.  Los aumentos son negociados con los  gremios nacionalmente con los gobiernos de turno y ni tan siquiera se puede decir que se cumplen con la periodicidad que, en antaño, se acordó.

Los otros tema son más delicados, pues su discusión es lo que hoy los norteamericanos indicarían políticamente incorrecto: el tema electoral –y nosotros agregaríamos- el pago de matrícula.  Dice Sala i Martín, sobre el primero de los temas señalados:  “entre todos los jugadores eligen al entrenador”.

Así, las universidades españolas y las latinoamericanas serán de tercera categoría, por que no hay estímulo al desempeño, cada categoría en el escalafón universitario percibe un salario similar, los aumentos son pautados para todo el mundo idénticos y en la “república académica”, las autoridades las eligen profesores, estudiantes y ahora se espera incluir al personal administrativo técnico y obrero de forma paritaria: una persona un voto.[3]  No es extraño que estemos en los lugares que ocupamos en los ranking internacionales. Es decir, la Universidad Autónoma de México parece en el lugar 222 de las ¨200 top universities¨ del ranking de las 200 de mayor importancia elaborado por el Times de Londres.  En el caso venezolano la primera que aparece es la Universidad Católica "Andrés Bello" en el lugar de las 601 más una. Un lugar lamentable.  Es decir, equipos de tercera división.

Notas

[1] Gracia,  D. (2009): "Los libros de texto ven al empresario como un obseso sexual explotador". Entrevista a Xavier Sala i Martín, publicado el 01-12-09.  Ver en: http://www.expansion.com/2009/11/30/economia-politica/1259620494.html?a=1efa1d562335c0069663e93d971365ea&t=1301678527 (Consultado 01.04.2011).
[2] Sala I Martín, Xavier (2010): "La crisis española empeorará este año". En Marcos Ezquerra: Entrevista PROFESOR DE ECONOMÍA DE LA UNIVERSIDAD DE COLUMBIA. Madrid - 19/01/2010. Ver en el link:
[3] “En las universidades, todos los sectores de la comunidad universitaria ejercerán en igualdad de condiciones el derecho político a la participación para elegir a las autoridades, voceros y voceras ante los órganos colegiados. La comunidad universitaria la integran: los y las estudiantes inscritos en la institución, de cualquier nivel y programa de formación; las trabajadoras y los trabajadores académicos (léase los profesores y las  profesoras, HRC) independientemente de su condición y categoría: trabajadoras y los trabajadores administrativos y obreros que conformen la nómina universitaria respectiva. La igualdad de condiciones en la participación electoral de la comunidad universitaria implicará, la cuantificación de un voto  por cada votante para la determinación de los resultados electorales (negrillas HRC)”. Art. 86 de la Ley de Educación Universitaria.