domingo, 2 de septiembre de 2012

¿Cuatro verdades de vida?


Humberto Ruiz

Dedicado a Néstor, Juancho, Fabricio y Adriana

Entender  y explicar el sentido de la vida ha sido obsesión de hombres y mujeres comunes y corrientes y también de filósofos. ¿Cuántas hora y páginas se han dedicado a ello? Innumerables, sin duda. Después de seis décadas de existencia algo habremos logrado entender de la vida para decirlo –o intentar expresarlo- a quienes nos quieran escuchar o leer.


El sentido de la vida puede ser tan amplio, variado, complejo o simple como las personas.  ¿Qué nos preocupa de nuestra existencia o de la de nuestros seres queridos y cercanos? ¿Cómo atendemos esas inquietudes y cómo incide ello en nuestros esfuerzos de vida? Así, de seguido va aquello que nosotros creemos resume el sentido de la vida, desde nuestra perspectiva, y quizás pueda ser compartida por algunas otras personas. 

Lo primero que hay que atender en la vida de cada quien es determinar: ¿qué nos gusta hacer? Queremos ser constructores, cocineros, profesores, diseñadores, empresarios, médicos, hotelero, cineasta, enfermeros,  artistas,  por decir sólo algunas de las miles de ocupaciones posibles.  Hay quienes pasan su vida sin saber qué es lo que quieren hacer: ¿qué es lo que les gustaría realizar en la vida? No es extraño que muchos no logren descubrirlo, pues no es sencillo saberlo. Muchas personas pasan su existencia detrás de averiguar qué hacer y luego salen despavoridos ante la rutina en que se convierte lo que  creen les gusta hacer.  Otros la logran encontrar y les llena plenamente de satisfacción la existencia, les permite pasar horas detrás de su realización y para ellos no hay dificultades por la rutina y la cotidianidad. En fin,  qué nos gusta hacer en la vida, es lo primero, o lo principal, que debemos descubrir, averiguar o determinar. No es sencillo. Si lo fuera, todos seriamos felices.

Lo segundo que se debe realizar es dedicar un gran esfuerzo para hacerlo de la mejor manera posible,  aquello que se cree nos llena en la vida. Aquello que nos gusta hacer. Como todo ello es relativo. Así por ejemplo, , no es lo mismo ser chef en París que en Montevideo. Productor de vino en Venezuela que en España.  Ser poeta en Nueva York o en Centralia (Pensilvania). Pero, en todo caso, hay que hacer bien aquello que hemos decidido que es el interés de nuestras vida, en el contexto que nos corresponde vivir. Hacerlo de la mejor manera posible, en el contexto histórico social, en donde vivimos, es la segunda decisión que debemos tomar en la vida.  No es un decisión sencilla. Y ello tiene que ver con el horizonte de nuestras aspiraciones. En fin, hacer lo que deseamos, de la mejor manera posible y tratar de  ubicarnos entre los mejores, tiene un requrimiento inicial  ue tengamos codiciones para hacerlo  y que dediquemos mucho a profesionalizarnos en dicha actividad.

Lo tercero es lograr que alguien pague por lo que hacemos. La vida es una realidad social.  No somos autónomos, somos seres sociales. Debemos lograr que alguien esté  dispuesto interesarse por lo que hacemos. Que aquello que sea el producto de nuestra actividad social le interese  al resto de la sociedad,  o a una parte de ella, y esté dispuesto a pagar por ello. Esto es el centro de la realidad social. Algunos lo ven como el poder de la capacidad humana para estimular necesidades: reales o ficticias. Esto es el centro de la existencia humana, históricamente. Le importa a los demás, lo que tú haces, o solo a ti. Si es lo último, tendrás que pagar socialmente por ello con la dificultad presente que ello acarrea y quizás con la miseria tuya actual. ¿Cuántos artistas han vivido una vida de limitaciones económicas y más adelante su obra se ha valorado monetariamente en forma espectacular? Pues muchos. Lamentablemente, para ellos la sociedad de su tiempo no los entendió.  Y solo fueron valorados cuando ya no estaban entre los vivos. 

En cuarto lugar, cada quien debe entender que sus aspiraciones  deben sincronizarse con los intereses de la sociedad. Y ello se traduce por lo que otros  estén dispuestos a pagar, aceptar y reconocer, por lo que tú haces. Si lo que tú quieres hacer es poesía, atender a los desamparados, dedicarte a la investigación sobre el cáncer o atender a los niños con síndrome de down, pues muy bien. Pero, debes vivir de acuerdo a lo que la sociedad de tu tiempo y entorno, esté  dispuesto a reconocer por tú trabajo y tú quehacer.

¿Qué quieres hacer en tu vida; lo puedes hacer de la mejor forma posible en tu contexto, tienes condiciones  para ello y has dedicado tiempo a prepararte; la sociedad te va a recompensar por ello tanto como tu requieres para vivir a tú satisfacción? Si logras resolver todo ello en la medida de tus aspiraciones,  serás feliz y también sabio. Inténtalo!!!

¿A lo mejor estas son cuatro verdades de la existencia humana? No lo sé… pero al menos  creo que por allí van las cosas. ¿Que piensa usted?