sábado, 25 de enero de 2014

De la basura a los residuos

La basura es la mezcla de materiales de desecho que combinan tanto productos orgánicos como inorgánicos. Por lo general se fermenta, produce muy mal olor y también genera contaminación química y biológica.  La basura es hoy uno de los principales problemas de la ciudad de Mérida y del planeta. Como hemos estado preocupados y reflexionando sobre ello, queremos compartir con los lectores la experiencia del Circuito de la Universidad de Los Andes para el Manejo Integral de los Desechos (CIULAMIDE) y el Jardín Botánico de la misma universidad[1].

Algunas personas que han logrado un cierto nivel de consciencia ciudadana, creen que  se debe hacer algo más que criticar por lo sucia  que está la ciudad y lo irregular del servicio del aseo urbano, pese al importante esfuerzo que  hace actualmente la Alcaldía de la ciudad. Mérida ha crecido y la situación de las instituciones y los ciudadanos se ha hecho más compleja y difícil para atender la recolección de la basura. Aquí no vamos a indicar la problemática de la politización de las instituciones que ya hemos tratado en otra oportunidad. Si queremos llamar la atención a la poca consciencia ciudadana de muchos de los habitantes que producen basura  y no tienen empacho en lanzarla  a la calle a la espera de  que alguien la recoja, muchas veces sin aportar un solo bolívar  para ayudar a cancelar ese servicio. 


La experiencia de CIULAMIDE y el Jardín Botánico es una de las muchas cosas que se han implementado y quizás de las más interesantes, que se podría replicar y ampliar con otras instituciones y en otras zonas de la ciudad. Pero no es lo único que se puede hacer.

Desde hace algún tiempo las dependencias de la ULA, antes nombradas, junto con un gran número de voluntarios ha organizado jornadas de recepción de desechos sólidos. Cada treinta días, por lo general los segundos sábados de cada mes, en las instalaciones del Jardín Botánico de la ULA en la Hechicera, se organizan estas jornadas. 

Las personas acuden llevando botellas, vasos, frascos y bolsas plásticas, latas y recipientes de hojalata y otros metales,  papel blanco y de color,  periódicos, revistas y otro tipo de publicaciones, papel de computadora y todos aquellas cartas, recibos y papelitos  blancos  que vamos acumulando a lo largo del mes.  El proceso es mucho más complejo pero esto es lo que hacemos nosotros en casa. En los últimos meses del año pasado, los organizadores llegaron a calcular que en cada jornada recogían algo más de tres toneladas de desechos reciclables. Este año 2014 han aumentado y ya no se dan a vasto con lo que les llega. Calculan que debe ser el doble de lo que recibían el año pasado.  


Preocupados por la acumulación de basura le dijimos  a unos vecinos para hacer lo mismo. Se tomaron su tiempo y nos preguntaron si le compraban a uno estos desechos. Pues no. Ya se hace bastante con poder ayudar a disminuir la contaminación que generamos con la basura. Estamos felices si alguien puede rehusar o reciclar estos materiales y mucho más si alguien o cualquier institución consigue algún financiamiento con estas jornadas. Pero bueno, cada quien mira  las cosas desde su óptica. 

Señor Alcalde de Mérida, creo que esta experiencia es muy interesante. Usted que, ha dicho no le teme  a trabajar con la Universidad y  es lo suficientemente inteligente para entender que no se le puede pedir compromiso partidista a la gente para trabajar con ella, piense qué enseñanzas se pueden sacar de aquí.


Por lo pronto creemos hay que estimular la consciencia ciudadana y antes de producir toneladas de basura, se busque  que una parte importante de ella se convierta en desechos reciclables. Si alguien obtiene beneficio y genera riqueza, muy bien.  Si sólo ayudamos a tener una ciudad mas limpia, un país y un planeta menos contaminado excelente. 

Tiene Usted la palabra o mejor la decisión.


Nota
_________________________________________________________________________________