martes, 10 de junio de 2014

El hijo de la panadera


A pocas personas que vivan el mundo de la academia y de sus enjundiosas actividades de investigación, se les hubiese ocurrido titular una muy seria biografía de Francisco de Miranda, como lo hizo Inés Quintero con su más reciente publicación: El hijo de la panadera.

Ya hemos reseñado anteriormente en este blog, para nuestros lectores, una obra anterior de la autora que tampoco tiene desperdicio: El Fabricante de Peinetas[1].

La publicación indicada de Inés Quintero (Editoral Alfa Marzo 2014) aborda un tema complicado, tal como lo sabe hacer ella y cuyo título es un adelanto de lo agradable que resulta su lectura. La biografía de un personaje trashumante  y difícil podría convertirse en algo muy denso y lleno de pesadas referencias bibliográficas y documentales. Dicho así,  debo confesar que la biografía de Francisco de Miranda, el hijo de la panadera, es uno de los últimos libros  que he leído de un tirón. De una sentada pues…

Al comentarle hace un rato a un amigo -quien me llama de muy lejos- sobre  el libro, me destaca  certeramente que Miranda no fue ningún hijo de la panadera.  Es decir, no fue ningún ninguneado. Y, por supuesto, inmediatamente me habló de los famosísimos amores del Precursor con Catalina, la zarina rusa.  Por cierto, tema que trata Inés Quintero y desmiente. Con la seriedad que tiene su labor histórica ubica en el justo término, la relación entre ambos personajes.  

De más está decir que, en el libro se tratan todos los temas que son comidilla de los venezolanos cuando  hablamos de Miranda. Sólo que en el caso del libro de Inés Quintero, ella argumenta y ofrece evidencias históricas para cada afirmación con datos, análisis y reflexiones muy profundamente, sin que el texto aburra.

De forma categórica quiero expresar que, para mi gusto,  nada le sobra al texto. Pero, si me obligan, debo decir que los dos capítulos que me encantaron de sobre manera son: Viaje por el “Gran Libro del Universo” y el siguiente: Miranda íntimo. En Viaje por el "Gran Libro…  se recoge de manera sucinta  el más extenso viaje realizado por Miranda, entre 1785 y 1789, por Europa y Asia. Un periplo que hizo conociendo de antemano, por sus lecturas, el detalle de lo que iba  a visitar y además recogiendo en su diario cada cosa  que vio y haciendo los comentarios sobre cada personaje que conoció, desde los más encumbrados hasta los más populares.
  

En el caso de Miranda íntimo… Inés Quintero recoge con sencillez y picardía la afición del personaje por el llamado sexo débil. "El verbo que utiliza para referirse al encuentro sexual consumado es chapar". Y sobre el "chapeo" Miranda escribió en su diario edades, nacionalidades, precio cancelados a las damas y hasta el número de coitos. 

!Era, sin duda, un hombre detallista!

Un aporte interesante, tanto historiográficos como sociocultural, es la referencia y el análisis que hace Quintero de un legajo de más de cuarenta cartas que recibió Miranda entre abril y julio de 1812. Los manuscritos reposan en el National Maritime Museum de Gran Bretaña y fueron enviados de puño y letra por mujeres, en gran medida abogando por familiares quienes estaban en la guerra librada en ese fatídico año, en defensa del gobierno patriota. Las cartas nos hicieron recordar la presencia aguerrida de muchas mujeres  en los enfrentamientos de los estudiantes universitarios a partir de febrero de 2014[2]. Es de vieja data el carácter comprometido y dispuesta de la mujer venezolana cuando se trata de los destinos de sus familias y de su país.          

Cuatro son en nuestro criterio las grandes pasiones de Miranda: la independencia de Hispanoamérica,  los viajes y los libros por  el conocimiento que con ello se obtenía, y las mujeres. De las últimas tres pasiones –viajes, libros y mujeres- tuvo y mucho. La independencia de Hispanoamérica la auspició toda  su vida y no logró verla consolidada.  Inés Quintero termina su libro expresándolo así: “No la logró, pero murió a causa de ella.”  Vida compleja y trágica sin duda alguna.  

     
Notas




[2] Unas cuantas fotos circularon en las redes sociales dando cuenta de la participación femenina en los enfrentamiento con la GNB, a partir de febrero de 2014.  Un ejemplo es la que se puede ver en este link:  https://twitter.com/SoyVnezolano/status/439498175574192128/photo/1