domingo, 26 de julio de 2015

Vestida con sus mejores galas

Cada año a partir de julio, cuando la Universidad de Los Andes anuncia que inicia sus vacaciones y antes de que la muchachada se marche, la Sierra Nevada de Mérida, nos muestra sus mejores galas. Es como un espectáculo que la madre naturaleza decide darnos de las maravillosas y altas montañas que nos circundan para acordarnos lo hermosas que son.  El pasado 24 de julio de 2015, esta fue la visión que tuvimos todos  quienes cerca de las 8 am. miramos a la cordillera.  





Unas horas mas tarde, desde la carretera trasandina en el ramal que va hacia el Estado Trujillo, esta era la vista que se tenía con la población de Apartaderos a su pies.



Pasadas las 5 pm. la capillita  que está en el antiguamente llamado Pico de El Águila, se veía de esta forma luminosa, la Sierra Nevada, desde la carretera hacia  Piñango.



Ya más adelante las montañas nevadas se veían de esta manera desde la carretera a Piñango.  Y una decena de turistas se afanaban en recoger nieve para esculpir en la capota de sus carros muñequitos blanquecinos que a los pocos kilómetros abajo, en ruta a la ciudad de Mérida, el sol y la brisa iban  a derretir.  Para quienes no estuvieron aquí o sencillamente no pudieron darse este espectáculo visual, van las fotografías, que nos recuerdan que debemos cuidar estas montañas pues además de hermosas nos permiten un clima templado todo los días y todo el año y nos ofrecen alimentos.