martes, 22 de marzo de 2016

Mérida entre calina

En décadas pasadas, la Semana Santa en Mérida (Venezuela) se recuerda con lluvia y neblina. 

Pero, al parecer lo del calentamiento global es cierto y también nos afecta. (Esta afirmación debe tener una precisión, luego que Sergio Foghin Pillin, un verdadero especialista en estos temas, nos dijera que no hay suficientes evidencias científicas de la relación con el calentamiento global).  

Quienes sacan cuentas del futuro comportamiento del clima  en esta ciudad observan cómo trascurren los primeros 12 días del mes de enero y unos más y calculan  cuándo lloverá y cuándo tendremos sol radiante.  A esa operación de previsión atmosférica se les llama las pintas y las repintas. Pero, este 2016 les fue imposible determinar sus previsiones.  

Casi nada de lluvia y lo que hay desde hace meses es sol incandecente y temperaturas altas poco comunes.

Desde hace dos días los habitantes de Mérida no sólo tenemos mucho calor, se ha llegado a más de 33 grados,  ahora nos acompaña una calina como nunca se había visto.  Según la RALE la CALINA es un accidente atmosférico que enturbia  el aire y suele producirse por vapores de agua.  Y es que el vapor del aire del Lago de Maracaibo antes subía hasta estas alturas de la Sierra Nevada en particular en los meses de mayor sequía. 

Ahora al vapor del agua que sube del sur del lago se une el humo de las quemas de vegetación que se han enseñoreado en esta zona.  No termino de creer que sean quemas provocadas exprofeso, pero es indudable que la sequía y la basura, botellas de vidrio y latas,  han hecho que el monte se prenda.

De tal manera que, como hace mucho tiempo los merideños, le pedimos a la naturaleza que empiece a rociar con agua a estas tierras para volver a mirar a la ciudad y sus montañas sin la calina que nos esta volviendo ciegos y ha incrementado las afecciones respiratorias de muchos.


La foto que acompaña el texto muestra la torre del Hospital Universitario de Mérida, a media tarde,  cubierto de calina y la montaña totalmente oculta detrás de ella.