sábado, 30 de septiembre de 2017

Venezuela y Colombia: ¿Y la integración económica?

El pasado 20 de septiembre de 2017 fue recibido Alejandro Gutiérrez, como Miembro Correspondiente Estadal en la Academia de Mérida

Economista de profesión y con una maestría en los EEUU y un doctorado en Estudios del Desarrollo del Cendes (UCV) ha hecho carrera académica  en la ULA con dos temas fundamentales: economía agroalimentaria e integración económica y desarrollo.  

Sobre éste último tema versó su discurso de incorporación.  


A lo largo de una hora Gutiérrez expuso el tema de su incorporación, cuyo título fue: VENEZUELA Y COLOMBIA: DIVERGENCIAS EN LAS ESTRATEGIAS DE DESARROLLO, CONTROVERSIAS E INTEGRACIÓN ECONÓMICA (*). No sólo dio muestra de conocimiento profundo y original sobre el tema, sino hizo alarde de su capacidad de docente universitario. 

Precisados un conjunto de conceptos sobre integración económica, entró de lleno en la hipótesis de su trabajo, sobre la integración económica entre Venezuela y Colombia. Siguiendo a Foxley (2010) concretó así:

“(…) las diferencias ideológicas, de política económica, en las estrategias de desarrollo, visión geopolítica y de inserción internacional de los gobiernos de Venezuela y Colombia explican el retroceso que se ha producido en el proceso de integración económica binacional a partir de 1999” (p. 5).

Ciertamente, hasta 1999 la frontera entre Venezuela y Colombia fue una de las más dinámicas. Al iniciar el nuevo siglo y con la instalación del gobierno del Presidente Chávez la situación comenzó a cambiar hasta la postración actual. 

Con una profusión de datos, muchos de ellos de origen colombiano, mostró el crecimiento de la integración  económica entre ambos países en los últimos tiempos del siglo pasado:

“Entre 1973 y 1982 hubo un auge de la integración andina y binacional. Las importaciones que hacia Venezuela desde Colombia (MCOL) aumentaron desde 21 millones de USD en 1973 a 366 millones USD en 1982. En el caso de Venezuela, entre 1973 y 1982, las exportaciones hacia Colombia (XCOL) crecieron desde 6 millones de USD a 250 millones de USD. El comercio bilateral (XCOL+MCOL) creció desde 27 millones USD en 1973 hasta 616 millones USD en 1982. Hubo una importante diversificación en el comercio, sobre todo en el caso de Colombia, pues Venezuela concentraba sus exportaciones básicamente en petróleo y derivados. El auge comercial de esos años fue posible por el crecimiento económico que hubo en ambos países, gracias a la bonanza de precios del café y del petróleo. También debe señalarse que debido a la fuerte apreciación del bolívar frente al peso colombiano, la balanza comercial fue favorable para Colombia durante todo el período (Gutiérrez, 2016).” (p. 6)

Durante la década de los 80 del siglo XX, la llamada década perdida, se afectó la integración y el comercio binacional. Pero, al final de la última década del siglo XX, en particular con la sintonía de la política económica entre los gobiernos de ambos países, creció de nuevo el bienestar en la frontera. Así lo expresó Alejandro Gutiérrez,  más en detalle:

“El auge experimentado por la integración binacional en este lapso se explica por varios factores. En primer lugar, la disminución de las trabas al comercio recíproco, debido a la creación de la zona de libre comercio desde 1992. En segundo lugar, el crecimiento económico de ambos países entre 1992 y 1998, sobre todo de Colombia. En tercer lugar, deben señalarse las pocas diferencias en la ideología de los gobiernos, en las estrategias de desarrollo, en las políticas económicas, en la visión geopolítica y por sobre todo la voluntad política para avanzar en el proceso de integración, resolviendo las controversias a través de la Comisión Binacional de Asuntos Fronterizos.” (pp. 9-10).

Con la llegada del nuevo milenio todo cambió,  en razón del nuevo gobierno del Presidente Chávez que: “ (…) impuso desde el gobierno una ideología, una estrategia de desarrollo, una política económica, una visión geopolítica y de inserción internacional que marcaba notables diferencias con el gobierno de Colombia” (p.10).  
En esta última parte la exposición de Gutiérrez tomó una particularidad y se hizo más política pues eso fue lo que ocurrió y las consecuencias económicas las vemos cada día. Frontera cerrada, impedimento para el transito automotor y de mercancías. Es decir,  reducción de la integración económica. Todo comenzó tan temprano como en febrero de 1999 cuando: “(…) el Presidente Chávez declaró la neutralidad del gobierno de Venezuela en el conflicto del Estado colombiano con la guerrilla” (P.12).
Los datos económicos de la actual situación son terribles: “para 2017 el valor del comercio binacional será de 520 millones de USD, esto es apenas el 7 % del nivel alcanzado en 2008 y el 20 % del que se obtuvo en 1998.” (p. 15).   Igualmente, se estima que entre 2008 y 2017 las exportaciones de Venezuela hacia Colombia (XCOL) se reducirán en 82 %, las importaciones de Venezuela desde Colombia (MCOL) en 95 %, mientras que el saldo de la balanza comercial seguirá siendo favorable para Colombia, pues Venezuela prácticamente no tiene oferta exportable” (p. 15).
Al final de su brillante exposición, Alejandro Gutiérrez, citando una reflexión de José  Manuel Briceño Guerrero (2014), sobre la necesidad de conocer  la cultura, el día a día y las  particularidades de las sociedades caribeña -y latinoamericana diríamos nosotros-,  para entenderlas como  seres concretos y no como seres abstractos,   concluyó Alejandro Gutiérrez,  que él sí había, bailado, bebido y comunicado con desenfado, con los vecinos colombianos,  en su esfuerzo por explicarse la integración económica entre Venezuela y Colombia. No lo dudamos y su discurso fue sin duda una demostración fehaciente de ello. Luego vino el discurso de bienvenida de  J.M Quintero Strauss que en otra oportunidad reseñaremos.
Auguramos una participación permanente, inteligente  e innovadora  con el nuevo miembro de la Academia de Mérida. Bienvenido. 


Bibliografía citada en la reseña, del trabajo de incorporación

Briceño Guerrero, José Manuel (2014) Integración de la región Caribe. En Rodríguez Lorenzo, Migule Ängel y Vásquez C, José Gregorio (Compiladores). El alma común de las Américas. Fundacem, Mérida, pp. 57-64.

Foxley, Alejandro. (2010). Regional trade blocs. The way to the future? Carnegie Endowment for International Peace, Washington D.C.

Gutiérrez S., Alejandro. (2016). Venezuela y Colombia: divergencias en las estrategias de desarrollo, controversias e integración económica. En Gutiérrez S. (Coordinador). La integración económica entre Venezuela y Colombia: evolución reciente, balance y perspectivas. Universidad de Los Andes, Consejo de Desarrollo Científico, Humanístico, Tecnológico y de las Artes, Mérida, Venezuela, pp. 13-63.


Nota:

(*) Agradezco a Alejandro Gutiérrez haberme facilitado el manuscrito de su discursos para hacer esta reseña.