jueves, 30 de junio de 2011

Diez propuestas para la autoridad educativa de la ciudad

Foto: H. Ruiz.
Humberto Ruiz
En el evento organizado por la Profesora Maritza Rangel Mora a fin de formular las bases del Plan de Desarrollo Local Urbano Sustentable de Mérida, del pasado 29 de junio, hice una propuesta  sobre la conveniencia de tener una autoridad de coordinación única para  que se encargue de propiciar un sistema escolar de calidad, pensando en el horizonte del 2030. A continuación las tareas que en nuestro criterio debe tener dicha autoridad. 


Los merideños nos deberíamos enfocar para tener una ciudad distinta y una educación mejor para lo cual es necesario enfocarse en  los siguientes aspectos:

  1. Cubrir totalmente la demanda de educación obligatoria.
  2. Tener las mejores escuelas y liceos con los mejores maestros y profesores.
  3. Remuneración suficiente para los profesionales de la docencia que les desestimule a buscar otras ocupaciones y para completar sus ingreso.
  4. Cuidar a los docentes no sólo en su remuneración  sino también en la formación, promoción laboral y calificación. Así mismo, se necesitan directores de la mayor preparación y remuneración.
  5. Mejor dotación de las instituciones y que las mismas estén al servicio de todos, incluyendo a los sectores con limitaciones físicas y psicológicas.
  6. Propiciar que nuestros  alumnos compitan internacionalmente para contrastar sus capacidades escolares. 
  7. Para todo ello, indistintamente, del tipo de institución educativa que existan en la ciudad, sea pública o privada,  tanto municipal, como estadal o nacional, que exista una autoridad educativa local electa libremente y con autoridad que cuide la calidad de lo que se enseña y coordine la acción del sistema escolar de la ciudad.
  8. Proponernos ir mucho más allá de lo que hoy tenemos, para facilitar a las nuevas generaciones no solo trabajo, sino también el desarrollo de sus cualidades ciudadanas y sentido de la vida. Vida armónica con la propia población, con la ciudad y con su entorno  social y natural.
  9. Propiciar que una parte sustancial de los tributos generados en la ciudad por el IVA, quede aquí para la educación de sus ciudadanos, en especial de las generaciones más jóvenes. Así se tendrán presupuestos altos que deben ser manejados por las propias escuelas.
  10. Estimular la educación científica y tecnológica, la enseñanza de idiomas modernos, la educación humanística y social, los valores de la cooperación, la solidaridad, el libre emprendimiento y la libertad.

Se nos dirá que esto sea un sueño. Puede que sí lo sea. Pero, podríamos argumentar que existe en otros países y no hay razón de peso salvo que, exista disposición política en contrario, para no realizarlo. Ya los ingresos fiscales del Estado Nacional son superiores a lo que se percibe por la actividad petrolera. Pues que ello sirva para la educación. Educación de calidad, no educación ideologizada.

Agradecemos comentarios.