martes, 15 de abril de 2014

¿Buen balance?

Tomado de: El Nacional
El régimen venezolano ha celebrado su primer año de gestión con un balance que a cualquier gobierrno democrático se le caería la cara de verguenza y hasta estaría dispuesto a dimitir, si no el Presidente, al menos algunos de sus Ministros.

Mucha gente se queja de las barricadas y de las molestias que las protestas causan y no dejan de tener razón.



Sin embargo, para algunos de los molestos se les olvida el origen de las protestas: entre otras razones la inseguridad. Pero además, el desabastecimiento de comida y de medicinas. El pésimo servicio de electricidad, teléfono y gas. Las interminables listas para comprar, vender u organizar cualquier tipo de actividad lícita, como viajar o simplemente comprar divisas.

¿Se puede ser tolerante con los 25 mil muertos impunes por la violencia delincuencial del año 2013? ¿Sobre todo si se tiene 20 años y hay temor a salir de sus casas a cualquier hora del día o de la noche?

Lo que si a quedado claro en estos dos últimos dos meses de la vida del país es que el régime tiene un rostro totalitario y se expresa como las peores dictaduras  conocidas.  Pero además que, si tuviera una acción represiva contra la delincuencia,  como la que ha ejercido contra quienes protestan, otra fuera la realidad de la delincuencia.

El régimen de Maduro y sus adláteres debe dar respuesta clara e inmediata  a lo que exije una parte importante del país: libertad para los presos  y perseguidos "legalmente" durante estos días de represión y desarmar a los grupos parapoliciales.  Luego vendrá  el nombramiento de los funcionarios del TSJ, CNE y Procurtador de la Nación y la necesaria búsqueda de equilibrio político, que en toda democracia burguesa existe.  Democracia  que es la única que se expresa en la Constitución del 99 que tanto dicen defender. Pero, la única manera de detener la protesta  y el caos es dar respuesta  a la exigencia de libertad de los presos políticos y en particular, dejar de criminalizar la protesta de los estudiantes.

Hoy martes de nuevo se reúne la comisión para el diálogo.  Es poco el tiempo que le queda  a Maduro para dar demostrarción de su disposición a buscar soluciones  al conflicto. !Amanecerá y veremos!

Por ahora, el balance de su primer año de gestión es para decirlo suavemente:  penoso