jueves, 26 de enero de 2017

La ciencia y las esquinas del globo terráqueo


Por Orlando Albornoz
Universidad Central de Venezuela

Explicación: Primera versión, en castellano, de algunas de las ideas preliminares pensadas para un trabajo acerca del futuro de la universidad y del conocimiento, escrito para una reunión a efectuarse en la  Aarhus University en Dinamarca, la segunda ciudad del país: ‘The purpose of the future university – philosophy of higher education conference’ los días 6-8 Noviembre de  2017. Esta Universidad fue fundada in 1928, tiene unos 40.000 estudiantes en cuatro facultades y es la segunda universidad de ese país, y se halla dentro de las cien más reputadas del mundo. Abierto a discusión agradezco las observaciones del caso a mi dirección electrónica: oalbornoz2@gmail.com

“Un Gobernador, un Jefe político, o un Juez de primera instancia que con la Constitución en la mano se parasen sobre una silla, y recomendasen civilmente el orden, disiparían la tormenta. Los caraqueños son dóciles, sus costumbres dulces. No es día de bayonetas sino día de pensamientos, día de palabras, día de arengas populares”
                                                         
Tomás Lander: El Agricultor, 24 de febrero de 1845

¿Es esférico el globo terráqueo? Según el lego sí, pero según los científicos no. En tanto percepción uno no es mejor que el otro, simplemente es cuestión de óptica: unos lo ven cerca, otros de lejos y otros disponen de una y otra distancia. Los primeros dicen lo que estiman, como el famoso santo del ver para creer.

Legos y científicos saben, por simple observación, que el globo no es una esfera sino un conjunto de simas y cimas, pero los científicos van más allá y pueden ver como el globo terráqueo no es una esfera plana en toda su curvatura y son capaces de explicar el porqué, y así aparecen ente el ojo experto los cambios del clima, como era éste en un sitio dado hace tantos años y como será dentro de otros tantos y así  es construye la obra de los científicos: el responder los porqué acerca del planeta, porqué sus  sinuosidades, los canales, esquinas que dividen espacios, calor y frio extremo, tanto que si se hace un globo terráqueo sólo con lo sólido aparece la piedra azul que es el universo en todo su complejo esplendor geográfico.

En otras palabras, el lego ve el es, el científico el porqué. Es una lógica simple. Por ello, en materia de las universidades que operan en el país,  me interesa el examinar no sólo como son, sino además el porqué son como operan en la actualidad, como operaron en, por ejemplo, bajo la dictadura militar de la década de 1948-1958, qué diferencias hay con la universidad que opera bajo el doble rasero de un gobierno bajo un predicamento militar en una etapa constitucional y bajo la presión ideológica tanto del recurso gubernamental del chavismo, como de las tendencias neoliberales o religiosas, que aun coexisten con la fórmula reformista napoleónica del estado docente (1808), que el gobierno bolivariano ha desechado promover, de forma tal que el sistema escolar venezolano, con todas sus injusticias sociales y deficiencias pedagógicas se halla intacto, con las mismas relaciones de poder, como cuando Chávez accedió al poder, en febrero de 1999.

Todo esto me viene a cuento porque hallo un educador venezolano, seguidor del chavismo radical, que piensa de manera interesante, que debería de llamar la atención de quienes hacemos, o creemos hacer, ciencia, esto es conocimiento obtenido mediante procedimientos dentro de la lógica, la epistemología, la teoría, la metodología que genera productos verificables, comprobables, estándar. Enfrentamos dos tipos de conocimiento, el científico –que es una manufactura- y aquel que se desprende de los principios de los  fenómenos naturales, que halla explicaciones entonces, tanto científicas como provenientes del mundo mágico-religioso. La tesis de este educador es “Que la universidad no sólo debe producir teorías sino también producir bienes y servicios para el pueblo”. No hay nada extraordinario en esta afirmación, pues es eso lo que hace la universidad, pero puede inferirse que para este educador la universidad es una factoría, que debe entrar en el mercado de consumo de bienes y servicios, con tanto énfasis como en la producción de teorías. Esto es, infiero, que abandone su sitial como torre de marfil y que sea ‘útil’, participando en la vida cotidiana como una institución que solvente las necesidades ‘del pueblo’, siguiendo el modelo  que ha sustentado la apertura  de instituciones como la Universidad de los Trabajadores, la Universidad Aborigen y la Universidad Campesina.

Pienso a veces, sin ofensa, que no se trata del retorno de las ideologías, contra lo que proponía Daniel Bell en su libro (1960) El fin de las ideologías: sobre el agotamiento de las ideas políticas en los años cincuenta, sino el propio retorno de los brujos, traídos de regreso de la mano de Hugo Chávez para examinar y verificar los restos del Libertador y pintarle un nuevo rostro y de hecho, según lo interpreto, todo un mundo mágico que ofreció y trató de imponer, que sirviera de plataforma de factibilidad para crear un nuevo mundo, independiente y soberano, dos curiosidades en el mundo globalizado e internacionalizado. Ese mundo mágico-religioso creó su propia iconografía y su propio catecismo, este último ya prácticamente olvidado, pues aquel famoso texto sagrado, el Libro Azul, no pasó de una discreta mundanidad. En cuanto al retorno de los brujos véase la fuente, un libro entonces de gran éxito, 1960: Le Matin des Magiciens/El retorno de los brujos, escrito por Louis Pauwels en colaboración con Jacques Bergier y subtitulado Una introducción al realismo fantástico.[1]

El mejor ejemplo para visualizar la diferencia entre saber y conocimiento es el comentar la diferencia entre las medicinas elaboradas según procedimientos objetivos estándar y aquellas que lo son a partir de la interpretación en función de la reconstrucción de la experiencia, que emplean los médicos de los grupos primitivos, de efecto local. Los medicamentos, por su parte, proceden de experimentaciones que estandarizan a la experiencia y hacen de las medicinas fármacos de uso universal. Los ejemplos abundan, tanto que puedo argüir como mirar de cerca nos lleva a creer que podemos controlar el precio del petróleo, y dirigido todos nuestros esfuerzo reflexivo y nuestra geopolítica en lograr mejores precios, sin haber aprendido que a mayor precio más dependencia y más vulnerabilidad la economía y de la sociedad, cuando deberíamos buscar, quizás, como disminuir el ingreso petrolero y alzarnos sobre otras fuentes de ingresos, además de cómo mientras discutimos precios muy pronto la mayoría de los autos descantarán la energía fósil. Uno de nuestros líderes dijo, incluso, lleno de admirable ingenuidad,  de una elevada dosis de ignorancia o de simple mala fe, que Venezuela buscaba ‘fijar un precio y mantenerlo durante una década’ (sic). El ideal de que los precios puedan mantenerse es atractivo, pero ello no es simple, pues depende de si el precio se basa en los costos de producción o si se propone según las necesidades.[2]

En todo caso la teoría de los precios y los propios conceptos de la teoría monetaria son de los campos más complejos de la economía, campos estos que no aceptan interpretaciones banales o superficiales, tanto como entrenar a una persona en los niveles de doctorado, cuyos programas pueden elaborarse para apoyar el crecimiento del conocimiento o las necesidades  de los usuarios. Tengo que el área de los doctorados es una de los más débiles de nuestro sistema nacional  de universidades, porque no producen conocimientos sino credenciales, y estas de escaso valor excepto para la absurda ‘seguridad social’ de las instituciones que otorgan premios y beneficios a quienes egresan de una universidad con un título de doctor, cuyo valor como tal en el mundo de las ideas y los conocimientos es menor al costo del papel en donde están impresos. El actual gobierno ha decretado una insidiosa inflación académica, egresando más profesionales y doctores pero de menor grado de entrenamiento.

Para los científicos el mundo anda siempre la edad de los descubrimientos y los deslumbramientos, porque cada hallazgo refuerza la noción de cómo o que conocemos es solo parte de un continuo que no se revela sino con los avances teóricos, epistemológicos y metodológicos. Vivimos entonces, siempre, en la edad de la curiosidad extendida, en las palabras de Maculan, y comprendemos cada vez a cabalidad el papel de la ciencia y de la ignorancia, esta última la que estimula a convertir el conocimiento del saber por saber a conocimiento del saber sabido, tal como plantean Ion Golfín y Chris Cutara (2016) Aje of discovery: navigating the riks and rewards of our new renaissance. Esta es una cuestión esencial, quien opera la cotidianidad a partir del pensamiento mágico-religioso, con todo lo atractivo que pueda ser en su propia manipulación, es profundamente conservador, como lo es todo pensamiento que se monta en la ola totalitaria –si así puede decirse, que es lo que caracteriza el pensamiento extremo, sea de ‘izquierda’ o de ‘derecha’, como ocurre si se discute seriamente el pensamiento tanto de Maduro, supuestamente de pensamiento de ‘izquierda’, y del líder de la oposición, Borges, supuestamente de ‘derecha’, pero ambos enclavados en su cómodo extremo, negando toda posibilidad de la tercera vía de Anthony Giddens (1998) The Third Way: The Renewal of Social Democracy, que es el espacio de la negociación como instrumento y que explicaría el porqué en la actual situación de Venezuela no es posible este procedimiento, porque cada quien se aísla en su extremo, sin entrar a la aceptación del tercer camino, un antiguo camino, en verdad, analizado por   M. Scott Peck (1978) The Road Less Traveled: A New Psychology of Love, Traditional Values, and Spiritual Growth. Peck, sin mencionarlo específicamente, se halla en la línea de David Graham Cooper, quien en su libro ya clásico, (1971) The Death Of The Family liquidaba la vigencia del mito de la familia como un remanso de paz y amor y revelarla más bien como lo contrario, lo que ocurre cuando un gobernante habla de esos sentimientos, amor y paz, en el mismo momento en el  cual envía a la cárcel algún opositor político, lo cual, con cada uno de ellos, el gobernante deja de ser persona para convertirse en un solitario y banal Otto Adolf Eichmann cualquiera.

Por cierto, pienso que el chavismo es un movimiento político extremo basado no en una teoría del amor, sino en una idea falsa como es la del romanticismo mito poético, tan destructivo como el que entendemos por el amor romántico, Hollywood made y en este sentido cabría emplear la metáfora del monje tibetano del psiquiatra surafricano para aplicársela a Maduro y los líderes del chavismo, desesperados en su afán por ignorar el necesario paso existencial de verse el ombligo, con detenimiento, o pueden ver un libro anterior sobre el mismo tema, este último que abunda en la ornitología política, por Ronald David Laing (1967)  The Politics of Experience and the Bird of Paradise. Hablando de ornitología es posible creer que cuando se habla del amor o del odio como generadores de sentimientos se habla desde la perspectiva ontológica de proponer que un sentimiento genera un estado de conciencia o de lealtad que es lo que se busca en estos casos, desplegada para apoyo de la conservación del poder por supuesto, en todo caso insisto es una mito poética que no un simple equilibrado modo de decir ‘quiéreme, no me odies’ o en el caso extremo del decir lo mismo en una pregunta ¿Por qué me odias si yo solo te he dado? Esto es, transfiriendo el sentimiento al bien material en sí mismo.


El respetabilísimo hecho de que el saber y el conocimiento tienen su larga historia cada una de las opciones cognitivas, lo natural y lo manufacturado,– cada una de ellas tan atractiva la una como la otra, de hecho es el saber quien precede el conocimiento, permite ordenar la lógica del descubrimiento, del saber al conocimiento, pues ambos están imbricados y sobre apreciar uno de ellos significa el menoscabo del otro –sobre la historia del conocimiento vale citar una referencia reciente, por Peter Burke (2015) What is the history of knowledge? Un libro que examina una cuestión vital de entender, que la historia del conocimiento es equivalente a la historia de la ciencia y más bien entra en el terreno de cómo hay dos sistemas de saber en una sociedad, aquel del pensamiento y el de la escolaridad, que nos remite a la diferencia entre el canon y el currículo. Que nos señala, también, la diferencia entre educación y escuela, una trágica confusión, porque nos dedicamos a la educación cuando en vedad lo estamos haciendo es de la escuela y en ese caso deberíamos tener un ministerio de la escolaridad, que no de la educación, y por ello ocurre en Venezuela como en muchos países que hablan y no se sabe si en verso o en prosa –como el personaje de Moliere quien ignoraba que había estado toda su vida hablando en prosa, así mucho hablamos de la escuela y estamos hablando es de educación, o viceversa. Por ello no hay que preocuparse de a qué persona se designa en Venezuela como ministro de educación, ya que no sabrá de qué habla, porque dice que es de educación si bien es de la escolaridad. Por cierto, algunos han mostrado rechazo a la designación del colega sociólogo Elías Jaua Milano como Ministro de Educación –una designación perfectamente válida, porque los políticos no requieren títulos o credenciales para ejercer su oficio, sino una dosis respetable  de intuición y audacia, como fue el caso de Hugo Chávez, quien era, por lo demás, un estudioso de la ciencia política y un excelso prácticamente de dicha actividad, porque tenía los requisitos señalados, como los tiene su designado, Nicolás Maduro, que no carece de las dosis necesarias de intuición y audacia, además de que posee en grado superlativo no tener sentido del ridículo, lo cual digo con aprecio más que por lo contrario. Percibo, por otra parte, que Maduro, por cierto, ha sido menospreciado por la oposición, y más bien es admirable que ha logrado opacar la figura legendaria de su antecesor e instalarse en un enclave del poder que pareciera, a inicios del año 2017, le durará hasta las elecciones de 2018 y si la oposición no halla la ruta adecuada pues  debe considerarse posible que ganará las elecciones en ese aun remoto punto del futuro político venezolano. 

Sin embargo, debo abandonar, de momento, en este texto, la relativa sobriedad del juicio neutro y balance objetivo del análisis para dejar dicho cómo, más allá de las lucha por el poder, es inevitable comentar que la sociedad que vive Venezuela en 2017 es una sociedad mucho mas fracturada y dividida que aquella entregada a las ansiosas manos de Chávez, quien obtuvo el poder de los fundamentos constitucionales  republicanos que él convirtió en un hipotético mandato para sus caprichos políticos e ideológicos.  Tanto así que  convirtió el sistema socio-político que le permitió ganar las elecciones, en una revolución  que existía sólo en su imaginación y que de manera sorprendente  se ha reproducido bajo el gobierno de Nicolás Maduro, su sucesor designado, que ganó las elecciones que le condujeron a la presidencia por una diferencia mínima de menos del uno por ciento, peor que este convirtió en un triunfo absoluto que nunca ha tenido lugar y más bien pareciera que recibe rechazo de la mayoría de la población. Maduro, con gusto, se ha entregado a fuerzas políticas e ideológicas conservadoras que tienen como objetivo único el mantenerse en el poder, no el desarrollo de la sociedad.  Se han cerrado los caminos de la modernización, de la cohesión, de la armonía y la paz. Es una paradoja que un movimiento político e ideológico que asumió el poder justificando su vocación hacia el mejoramiento de la población haya terminado con una sociedad escindida, que vista desde fuera del país es una población que requiere ayuda humanitaria, habiendo fracasado en su oferta de hacer de Venezuela ‘una potencia mundial’. La crisis de esta sociedad es real, y el deterioro en los servicios y en el propio ethos de la sociedad causa alarma, especialmente cuando la fuerza armada venezolana se prepara, públicamente, para una guerra, acciones que muchos juzgan que sea solo una treta para intimidar a la población venezolana.[3] Se observa en Venezuela una segunda paradoja, ya que mientras Colombia se yergue sobre el espectro de la guerra civil de más de cincuenta años, desde 1948, el vecino país Venezuela entra en un terreno en donde las instituciones y la propia sociedad navegan en aguas procelosas. Sobre este tema cito a un antiguo Canciller de un gobierno social demócrata, el Dr. Armando Durán, quien ha expresado en su columna en el diario de oposición, El Nacional, que:

Al terminar el año 2016, sin embargo, el saldo de la MUD y la Asamblea Nacional es decepcionante. Los venezolanos se sienten más solos y desprotegidos que nunca, acorralados en el callejón de la peor de las desolaciones. La sistemática debilidad muscular de Torrealba, de Ramos Allup, de la MUD y de la Asamblea Nacional fue la causa de que a lo largo del año pasado se haya despilfarrado aquel inmenso capital político conquistado en las urnas del 6 de diciembre. Hasta que al llegar el país a este indignado mes de diciembre, con la Asamblea Nacional convertida en patético jarrón chino por los continuos desmanes del régimen sin otra respuesta opositora que el más inútil tremendismo verbal, y con la rendición incondicional de la MUD, transformada quién sabe por qué en cómplice eficiente del régimen en una mesa llamada de diálogo pero cuya verdadera y única finalidad, como en tantas otras ocasiones anteriores, ha sido oxigenar a un chavismo que 80% de los venezolanos rechaza sin contemplaciones (…) A este rotundo fracaso de la MUD y de la Asamblea Nacional debemos sumar el fracaso irrefutable de un régimen que solo consiguió profundizar aún más la magnitud de la crisis. La escasez de alimentos y medicinas, la inflación galopante, la devaluación sin límites y la violencia sin cuartel de un hampa que actúa con impunidad pasaron a ser los signos de identidad de una Venezuela que a fuerza de decaer ha terminado convertida en nada.[4]


Dicho lo anterior es evidente que el gobierno actual enfrenta fuerzas políticas y fenómenos sociales que no puede controlar, como el de la inflación, que es perverso para el crecimiento y el desarrollo, sobre todo porque hay quienes sostienen, como el propio Milton Friedman, cuya conferencia al recibir el premio Nobel en economía es bien conocida como un texto básico en el tema: 1977,"Inflation and Unemployment: Nobel lecture", que con una inflación elevada la posibilidad de mantener el equilibrio fiscal es improbable. Por ello hay que pensar en la obra del francés Leon Walras (1834-1910), quien recuerda a Vilfredo Pareto, un dolor de cabeza para los sociólogos por lo enrevesado de su obra. De Walras hay por lo menos dos obras que ciertamente deben ser libros de manejo diario de un economista como el designado ministro Lobo Morales, quien es miembro del partido comunista de Venezuela, lo cual señala que debe manejar bien el pensamiento de Walras, elemental para analizar al autor de El Capital.  Me refiero a Éléments d’économie politique pure, ou théorie de la richesse sociale (1874) y Études d’économie sociale. Théorie de la répartition de la richesse sociale (1896), esto último una de las bases de las políticas públicas que ha llevado a cabo el gobierno del binomio Chávez-Maduro.[5]

En cuanto a las posturas extremas es fácil hallar prueba del extremismo del gobierno y de los líderes de la oposición. El antiguo líder estudiantil de la ULA, hoy vice presidente ejecutivo de la república, Tareck El Aissami, por ejemplo, ha dicho que: “Nuestro compromiso es la construcción de una patria libre donde impere la justicia social y la prosperidad para todos. Socialismo o nada”, una dicotomía radical, dicha y escuchada desde que el líder italiano Benito Mussolini transformó el socialismo en fascismo, después de la Segunda Guerra Mundial y que luego imitaría el líder alemán, Adolfo Hitler, que logró hacer lo propio. Por añadidura, el nuevo ministro del Ministerio del Poder Popular para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, Hugbel Roa decidió intervenir en el debate y a través de sus redes sociales dio a conocer un mensaje, en la cual acusa al Cardenal  Baltasar Porras y lo califica como un personaje oscuro: “El pueblo venezolano conoce quién es el oscuro personaje que muy lamentablemente, ha sido designado en días recientes como Cardenal”. Este jueves el vicepresidente de la República, Tareck El Aissami arremetió contra el diputado Julio Borges, quien se juramentó en la presidencia de la Asamblea Nacional (AN): “Viene a cuestionar la moral de nuestro Gobierno y la moral inquebrantable de Nicolás Maduro. Le queda grande a usted en la boca mencionarlo”, señaló dirigiéndose a Julio Borges. Agregaba que “Hoy escuchábamos el discurso de odio del supuesto juramentado, porque hay que recordar que para nosotros eso no existe, mientras estén en desacato no reconocemos a esa Asamblea Nacional y a su directiva. Esa Asamblea es ilegítima”, expresó El Aissami.

Las responsabilidades del nuevo ministro Hugbel Roa son extraordinarias. Nada más que leer las competencias de tal Despacho enfría al instante el ánimo de cualquier fervoroso creyente en la bondad de la doctrina del chavismo para superar las dificultades que habrá de enfrentar, desde ya, sospecho: “Es de la competencia del Ministerio del Poder Popular para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, la educación en el nivel universitario y los subsistemas contenidos en ésta; las políticas en materia de Ciencia, Tecnología, Innovación y sus aplicaciones; el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, las telecomunicaciones, las tecnologías de información y su desarrollo; los servicios postales; y la red de telecomunicaciones del Estado”. Añado que según circula en la red que el ministro designado para el cargo de Ministro para la Economía y Finanzas (fusión de todos los ministerios de economía productiva e industrias y comercio: Ramón Lobo Moreno. Es Economista egresado de la Universidad de Los Andes (ULA). Se desempeñó como administrador asistente y analista de Presupuesto en la Facultad de Farmacia de la Universidad de los Andes (ULA). Asimismo, fue profesor instructor en el Instituto Universitario “Antonio José de Sucre” donde impartió las cátedras de Contabilidad, Economía y Matemática Financiera. Fue Alcalde del Municipio Andrés Bello del estado Mérida, desde el año 2000 al 2008. Actualmente ejerce como Diputado de la Asamblea Nacional por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Es inexplicable que se ponga en manos inexpertas la economía y las finanzas de una sociedad  compleja, estas decisiones son de alta política y habrá que pensar  de buena fe que el designado ministro tiene las competencias para desear su cargo con eficiencia. Sirva de testigo que el presidente Chávez no había tenido experiencia administrativa cuando accedió a la presidencia de la república y el presidente Maduro tiene antecedentes sumamente modestos, en cuanto a su formación, excepto la de haberse formado como un cuadro ideológico, en Cuba. Tan débiles credenciales contrastan con las del nuevo ministro Nelson Martínez, el nuevo ministro de Petróleo. Se graduó con una licenciatura en química (1973) y una maestría en físicoquímica (1974) de la Universidad francesa de Poitiers.  Obtuvo un doctorado en Química Pura de la Universidad de Reading, en el Reino Unido en 1978 y una maestría en administración de tecnología en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en 1993. En cuanto al economista Lobo ojala que esté alerta para, al menos,  no cometer lo que Deirdre McCloskey llama (2002) The Secret Sins of Economics. McCloskey dice (P. 17) que los pecados venales se olvidan y son de bajo costo, pero los graves, cuyo conocimiento es accesibles solo a eruditos y esotéricos, pueden causar mucho daño y por ello se pide a los economistas  a lo que el premio Nobel Gary Becker llama ‘prudencia’. Pero, hablando en lenguaje económico elemental, ese es un bien escaso en una sociedad en donde la botija se llena cada día. Le recomiendo a los interesados un párrafo del libro de McCloskey que dejo en el original: “People call themselves economists who have never read a page of Adam Smith or Karl Marx or John Maynard Keynes…..Their high-school version of positivism means the economists depend on a high-school version of the philosophy of science”. (P. 31).[6] Un caso análogo se puede percibir en el caso de los rectores de universidades venezolanas, pues más de uno nunca han leído una página de Jürgen Habermas, de Allan Bloom, de Talcott Parsons o de Boaventura de Sousa Santos o en el plano nacional de Andrés Bello o de Ernesto Mayz Vallenilla y que, en efecto ‘Their high-school version of positivism means the economists depend on a high-school version of the philosophy of science’.

Me cabe comentar que según El Aissami a Borges hoy “se le cruzaron los cables al tipo, comenzó muy mal. Y además, comenzó ofendiendo el honor militar de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Esa gente no sabe con quién se está metiendo. Ellos apuestan a la violencia, nosotros apostamos a la paz”. Inmoral, cínico, golpista, corrupto, retahíla de insulto que me recuerda las imprecaciones de José Mota, el comediante español, en uno de sus sketch.  Se dijo de Borges en esa ocasión: “Se para frente a las cámaras a decir que hay dictadura, un ‘tipejo, una persona sin moral, sin ética política, una persona que debería estar casi que escondida. Debe haber pedido perdón por el golpe de Estado de 2002, por los hechos de corrupción que él mismo protagonizó y que está comprobado”, espetó el recién nombrado vicepresidente. Por todo lo anterior, hay esquinas en el planeta pero es mejor ignorarlas. Mucho más divertido es estimular los extremismos a que nos acostumbran los políticos, muchos de los cuales son personas de elevados logros profesionales intelectuales y académicos, tanto que logran esconderlo para aparecer más bien como personas ‘del pueblo, curadas de violencia y odio y llenas de amor y promotores de la felicidad. No mirar las esquinas no descalifica a nadie ni otorga atributos a quien las vea. Un libro reciente me ha fascinado, como me ha interesado Chávez y Maduro, hombres dotados de excepcionales cualidades de liderazgo tribal propio de los igualmente excepcionales caudillos que han sido líderes árabes como el descrito en el libro por Yoav Alon (2016) The Shaykh of Shaykhs. Mithqal al-Fayiz and Tribal Leadership in Modern Jordan.[7]

Fue este en efecto un admirable líder árabe: Shaykh Mithqal al-Fayiz, un Lawrence propio árabe, luchó contra el caudillismo y el fanatismo y de hecho fue instrumental en vincular que los arables y judíos pudiesen vivir en relativa armonía. Es una estupidez asociar a los árabes con la noción de violencia, como a los sacerdotes católicos con la pederastia y los aventureros de las Cruzadas con la destrucción de las riquezas artísticas de los entonces llamados infieles, como ocurrió en una de las páginas menos ilustres de la humanidad, como fue la Inquisición o el Holocausto. Es un tema de fascinante interés, incuso, recordar a los lectores de este ensayo que mucho antes que surgiera en Europa la institución que llamamos universidad los hoy iraníes abrieron escuelas de medicina y antes de derecho, excepción hecha que fue la cultura greco-romana la que iba a calificar el hombre como actor de un escenario mundial, pero por ello es inaceptable desconocer el aporte árabe a la humanidad y a Venezuela, porque muchos de los extremeños y andaluces que poblaron este espacio geográfico que ahora llamamos Venezuela venían de una cultura que fue macerada durante cerca de diez siglos al mundo árabe.[8]

La vida de Mithqal al-Fayiz es una notable historia individual, como es la de Hugo Chávez, ciertamente. Pienso ya a una cierta distancia del fallecimiento del líder venezolano, que si queremos ver desde un balcón privado lo que es la sociedad venezolana hay que estudiar y analizar a Chávez, pues de la nada logró conquistar el poder e instalarse como un caudillo y crear un feudo que sólo interrumpió la muerte, poco heroica, de cáncer, como Fidel de viejo. Pero Chávez, como ahora su sucesor Maduro, en vez de vincular y trazar alianzas, dividió y disoció a los propios fundamentos de la sociedad venezolana, abierta a los liderazgos mesiánicos, como el de Carlos Andrés Pérez y explica el porqué un empresario conservador como Henrique Salas Röemer fue derrotado por Chávez y el porqué los líderes de la burguesía conservadora, como Marcel Granier y Lorenzo Mendoza, para mencionar dos venezolanos con evidentes competencias presidenciales,  no son parte de la argamasa criolla, como lo fue Chávez y lo intentó Maduro, esta vez sin éxito, a pesar de su esfuerzo. En vez de modernizar a la sociedad perdió tiempo y la iniciativa y el líder Chávez terminó operando en la superficie de los fenómenos y fortaleció los caudillismos –mejor dicho, su caudillismo. Dejó intacta la estructura social que heredó –curiosamente, sin popularidad alguna Maduro está procediendo a radicalizar a la revolución, tanto así que mantiene el liderazgo a inicios del año 2017. Por ello es probable que estemos viendo la disolución de la sociedad venezolana y dialécticamente hablando la propia revolución chavista, pues veo las esquinas, una de ellas el carnet de la patria,[9] por ejemplo, un programa de racionamiento que dividirá a la sociedad veneciana, la bolivariana y la otra, que recibirá sin alborozo los epítetos que le lanzan a Borges: “Inmoral, cínico, golpista, corrupto un ‘tipejo, una persona sin moral, sin ética política, una persona que debería estar casi que escondida”. ¿Tendrá razón, acaso, el professor Bedross Der Matossian (2014) cuando analiza los Shattered Dreams of Revolution. From Liberty to Violence in the Late Ottoman Empire?[10]

Ningún pronóstico vale por sí mismo, en cuanto al papel de los extremos, en la política y en las posturas ideológicas, en la sociedad venezolana, en el momento en que nos hallamos. Si vemos el corto espacio nos escandalizamos de lo que dice cada contendiente de este match, peor a la distancia es más ruido que otra cosa; es lo que acontece en toda sociedad, y si no obsérvese que en USA los artistas disputaron si cantar o no en la asunción del Sr. Donald Trump, cuyo gabinete ha llamado la atención, porque está lleno de líderes de la plutocracia norteamericana pero también entrenados al más alto nivel posible, cada uno de sus función, pues esta plutocracia es también una tecnocracia.[11 Cabe señalar que en la sociedad moderna no cabe el secreto, como lo planteaba Simmel, ni tampoco la mentira, como la manejaba Steven Soderbergh, en su película de 1889: Sex, Lies, and Videotape. Estimo, en forma tentativa, que Venezuela atraviesa por un periodo de de-modenrizacion manifestado en el personalismo de los entes que disputan el poder, por igual gobierno y oposición, y que se apoya en una interpretación personalista de la democracia, de hecho alejada de la meritocracia y por ello juzgo de interés examinar la forma de organización de los pueblos del Medio Oriente, sobre todo Siria y el papel de sus caudillos, que se comportan al borde de una autocracia que no, definitivamente, de una democracia y menos de una sociedad en donde el poder real acate el poder civil. Lo obvio y evidente es que Venezuela ha abandonado el camino del desarrollo capitalista, convirtiéndose en un paria internacional, porque tampoco ha adoptado en forma definitiva un sistema alterno, como sería un socialismo radical inspirado al menos en el caso cubano, que es el modelo adoptado por el líder Nicolás Maduro, pues fue entrenado en ese país y en esa cultura, como aquella del rechazo del capitalismo. Ello supone abandonar, ya en la materia de las universidades, el modelo prevalente en el mundo, incluida China y Rusia: el capitalismo académico y su contraparte, el academic populism. La alternativa es la interpretación de CLACSO, la epistemología del Sur, lo cual supone una dicotomía y por ende una epistemología del Norte, y eventualmente una del Este y una del Oeste, esto es una epistemología y más aun una ontología de la resucitada guerra fría, prueba de lo cual la llamada e invisible ‘guerra económica’ del chavismo.[12]

Según algunos observadores el ingreso per capita era en el planeta en 1800 igual al del Afganistán de hoy y en el caso venezolano la estimación nos llevaría probablemente a la era pre-petrolera, 1880; hoy en día el planeta es diez veces más rico y más igualitario que entonces. Mi tesis es que el actual gobierno revolucionario está procediendo a la inmovilización total de la sociedad, símbolo de ello un carnet para poder adquirir productos de la dieta diaria, una forma de racionamiento cruel como efectiva, si bien hay dudas de que un sistema tan complejo pueda ser aplicado exitosamente en una sociedad cara-a-cara. Una sociedad que aceptar no-crecer como un ‘paradigma’ porque no aprendió a crecer sino a vivir según agentes externos que cedan los favores a través de donaciones, un esquema propio de  un petro-state. Como surgió esta noción del crecimiento, porqué en los países sajones y no en India o en China, es una de las cuestiones que más atrae a los analistas. Un historiador de excelencia ha publicado un volumen sobre el tema, a través de un análisis meticuloso: Joel Mokyr (2016) A Culture of Growth: The Origins of the Modern Economy.

Se puede hacer un ejercicio: ¿Por qué no logramos los venezolanos desarrollar universidades ‘independientes y soberanas’, si estos conceptos se aplicaran, sino universidades dependientes y servidumbre del conocimiento transferido, con técnicas curriculares elementales y  sin canon propio, siendo lo primero una técnica y lo segundo una acumulación de conocimientos que ha de transferirse a lo primero, estableciéndose así el circuito virtuoso que, entonces sí, coloca a la universidad como un agente del cambio. Colombia, sin estar cerca de ser un knowledge-context, la puerta de la sociedad del conocimiento, en esta área, está creciendo en forma interesante. Obsérvese que la Universidad de los Andes, en Bogotá, privada, es la mejor institución en términos de rendimiento y reputación, en la región de AL&C. La Universidad de Antioquia, en Medellín, es una de las reputadas a nivel mundial en el área de la adopción de tecnologías para el aprendizaje. La universidad venezolana, en su conjunto, es cada día menos útil a la sociedad, pues ha sufrido un descenso notable en su calidad, pues aproximadamente desde 1980 comenzó una pendiente de deterioro que se ha incrementado con el gobierno del chavismo, que tiene un sistema nacional de universidades ya al borde del colapso institucional. Es probable mencionar que dicho sistema se halla en el medio del embate del chavismo que aspira imponer el modelo de universidad de creencia en vez de reforzar el de razón, aquellos de las posturas conservadoras que inspirados en propuestas empresariales y/o religiosas proponen la segmentación ideológica, como política, y además se cierne por encima de sus cabezas el actor nada silencioso que son la fuerzas armadas, convertidas en eje del gobierno y de la gobernabilidad de la sociedad venezolana, explicitado si duda en una frase de un Comunicado que estas hicieron legar a la nación en enero de 2017: “Somos la columna vertebral de la soberanía popular, constituyéndonos en el más celoso guardián de las conquistas sociales y derechos de sus conciudadanos, con lo cual se ha ganado su admiración (…) A 200 años del natalicio de Ezequiel Zamora, el General del Pueblo Soberano, el precursor del igualitarismo social y la unión cívico – militar, los soldados y soldadas de la patria, dignos herederos de su legado, ratificamos el insoslayable compromiso de defender a toda costa los logros de la Revolución Bolivariana en beneficio de nuestra amada nación, para preservarla por siempre libre, soberana e independiente”[13].

La posibilidad del crecimiento económico es normalmente definido como un momento en el cual se produce un incremento del per capita sustentado en un periodo relativamente largo; esto es, periodos de estabilidad política y social. Vale decir, es improbable el crecimiento en condiciones de incertidumbre –siempre y cuando que la sociedad disponga de los recursos naturales y artificiales capaces estos últimos de hallar el camino hacia el crecimiento y el desarrollo, ya que vale la pena mencionar que Cuba ha tenido estabilidad política e ideológica y Colombia todo lo contrario y los resultados son distintos pues Colombia ha crecido y se está desarrollando a pesar de la guerra civil y Cuba se halla sin ambos factores a pesar de la estabilidad y alguien podrá añadir que el impedimento fue el bloqueo norteamericano.  Un principio aplicable al análisis de micro instituciones, como una relación de pareja, pues una familia ‘normal’ no se organiza sino en situaciones de estabilidad. En cambio, si el ingreso citado no es sostenido a la larga desaparece –como consecuencia de hambrunas, fenómenos naturales que no son absorbidos por el sistema o guerra civil y conflictos de todo tipo. En medio de desequilibrios fiscales, vaivenes en el financiamiento de las universidades, desabastecimiento de bienes y servicios, desestimulo al estudio y ambiente académico, no puede crecer el sistema nacional de universidades, no obstante que aparezcan las lagunas cualitativas que se observan en todo sitio y lugar. Es probable que la racionalidad del caso no sea tan firme y que el azar intervenga. ¿Ha sido ese el caso del porqué Venezuela logró operar la ‘Great Divergence’ que le permitió al país ser distinto del resto del continente, una divergencia inducida que no ‘natural’, como la que producto del trabajo y del capital explica que Europa creciera y se desarrollara, como luego los Estados Unidos de América, que no India y China y la misma Rusia? La situación en enero de 2017 es crítica para Venezuela. A lo interno hay una crisis profunda, que se refleja en el déficit de casi todos los indicadores económicos y sociales, pues ya el petróleo no responde a las ingentes y crecientes necesidades de la misma y no puede sustentar el sueño y la fantasía del liderazgo regional, como se lo propuso Chávez en su momento. En lo internacional el país se aísla cada vez más. Países como México, Colombia Perú, Brasil, Argentina y Chile andan por caminos opuestos y Venezuela cuenta hoy en día, evidentemente, con en la alianza con países como Cuba, Nicaragua y Bolivia, países pobres  que no ofrecen áreas de innovación y avance socio-económico, porque el volumen del comercio con estos países es muy bajo como para crear una plataforma de crecimiento y desarrollo.

El geógrafo Jared Diamond, (1997) en su libro Guns, Germs, and Steel ha sugerido que las rutas del desarrollo se apoyan en la estabilidad socio-política de las sociedades, pero ello nos conduciría a creer que la democracia como tal no es necesaria y que una sociedad pueda adoptar exitosamente la mono producción y, ¿porque no?,  un solo gobierno, como han hecho los hermanos Castro en Cuba, ahora Daniel Ortega y Rosario Murillo en Nicaragua, lo mismo aspira el líder boliviano Evo Morales y así sucesivamente, como en el caso de Corea del Norte y muchos otros sitios, sin que ello haya permitido crecimiento, como si ha ocurrido en Colombia, pero el ejemplo es irrelevante si no se explica al detalle.  En todo caso el pobre Donald Trump se inicia en el gobierno de su país en enero del año 2017 y tiene ya fecha de caducidad, máximo hasta enero de 2025 y ello si accede a un segundo periodo, que los críticos descartan, pero también pensaron que Trump nunca ganaría la elección. Mientras tanto, el crecimiento o el decrecimiento de las universidades es una función clara y objetiva del mismo proceso a nivel macro, caso en el cual es sencillo anticipar escaso nivel de crecimiento en las universidades del país, medido en los niveles de producción académica (entrenamiento adecuado en la formación de los recursos humanos y conocimiento original capaz de integrarse a la correa de producción de bienes y servicios) ajena más bien a creer que la universidad puede competir en el mercado abierto produciendo bienes y servicios, que lo hace sólo en el plano teórico, diseminando conocimiento dentro de la lógica funcional de estas instituciones.[14]

Nuestra preocupación es que si bien es plausible tener quienes miren de cerca y otros que miren de lejos, lo urgente y necesario es tener un grupo de personas entrenadas para mirar de cerca y de lejos, como los anteojos bifocales. Eso se llama masa crítica y la misma tiene que ser cuidadosamente entrenada, más allá de los brujos, del dogma,  de los fundamentalismos  y para ello tenemos que alejarnos  de los extremos y abrazar el tercer camino, sin duda y sin vacilaciones. El país tiene, además, el reto de reemplazar los que se han ido del país en la última década, física o mentalmente –un hecho dramático es que porción  de la generación de relevo piensa y actúa como si Venezuela fuese un País Portátil (1968) como reseñaba Adriano González León en su magnífica novela urbana y se plantean la fuga al exterior como un requisito existencial. Una masa crítica de alto nivel cualitativo, que vaya más allá del entrenamiento terciario que promueven algunas unidades profesionales y académicas del país. Para ello necesitamos una oficina de acreditación, una de evaluación, una de estímulo al estudio de las ciencias y de las tecnologías, que entrene en producir no solo en consumir. En términos democráticos el país está pagando un enorme costo en desperdicio al no entrenar esa masa crítica y un crimen ideológico si permite que sea el sector privado el que imponga la agenda a la sociedad, porque la estridente revolución bolivariana chavista ha sido incapaz e incompetente de organización una masa crítica de origen popular elevando a sus integrantes a la más alta escala del pensamiento –un enorme riesgo porque en una sociedad abierta los talentos se fugan con facilidad, caso en el cual hay que aislar y cerrar a la sociedad pero entonces es imposible entrenar los recursos a ese alto nivel. Los políticos vociferan, con facilidad y los actuales gobernantes lo hacen, como lo hace la oposición, pero si no negocian ambos el futuro de la nación y de la sociedad de nada les valdrá a unos y a otros el poder político que conquisten pues no sabrán ni siquiera, esa es la tragedia que se avecina si no se procede según lo dicho, distinguir entre a y z y viendo de cerca creerán que están viendo de lejos y terminarán hablando en prosa creyendo que lo hacen en poesía. En síntesis: ¿Podremos estar en condiciones tales de entrenamiento avanzado que nos permita ver las esquinas del globo terráqueo y no nos tengamos que resignar, como los legos, a creer que el mismo es esférico?


Notas:

(*) Espero que la imagen recoja el sentido del artículo de la complementariedad entre los detalles y el conjunto, HRC.

[1] Un recurso ya no mágico-religioso sino de ultratumba intelectual es un hecho curioso, que se explica por sí mismo, sin comentario alguno de mi parte: “7 de enero de 2017.- Eduardo Rothe, conocido por su personaje "Profesor Lupa", orienta el estudio del "Manifiesto del Partido Comunista" (1848) de Marx y Engels en Escuela de Cuadros. Escuela de Cuadros se transmite semanalmente por Alba TV (lunes 8:30 pm) y ViVe Televisión (sábados y domingos, 10 pm). Los programas se pueden descargar también en www.youtube.com/escuelacuadros”.
[2]Véase por Milton Friedman,  (1994). La teoría de los precios.
[3] Venezuela se prepara para “la guerra ante una agresión imperialista, la defensa de la amada patria”. El eslogan de Maduro ante su preparación para la guerra señala “Que nadie se meta con Venezuela” y en enero de 2017 anunció los “Ejercicio de Acción Integral Antiimperialista Zamora 200” En la movilización participan de 2.600 efectivos militares en 15 embarcaciones, 26 vehículos anfibios, 5 helicópteros, 5 aviones de combate, un avión de transporte y un sistema de armas IGLA-S. Al mismo tempo el presidente de Venezuela creó un “comando” encabezado por su nuevo vicepresidente, Tareck El Aissami, contra supuestos planes de la oposición para dar un golpe de Estado. “¡Oligarcas, temblad y ríndase, porque llegó el Comando Nacional Antigolpe!”, dijo Maduro en su programa televisivo semanal. El presidente quiere ese comando “se dedique las 24 horas del día a tomar las medidas preventivas, legales y correctivas contra todos los sectores golpistas y terroristas a nivel interno, a nivel político, a nivel económico y a todo nivel”.
[4] Armando Durán. ¿Nace una nueva oposición? El Nacional, 9 de enero de 2017.
[5] Deseo insistir en como el desempeño de un político, y ser miembro de un gabinete presidencial es un cargo político, no tiene nada que ver con las credenciales profesionales y académicas. Debe respetarse entonces que Lobo Morales pueda o no desempeñarse con eficiencia en su cargo, al margen de u magro currículo personal. Ciertamente que si se examinan las credenciales de las contrapartes en la región se halla que Lobo Morales probablemente se vaya a sentir incomodo, sino aislado, en discusiones de tan alto nivel como las de los economistas. Por ejemplo, recién me he informado que un colega Fellow como yo del St. Antony´s College de la Universidad de Oxford, el D Phi. Alfredo Edurdo Thorne Vetter, ha sido designado ministro de economía y finanzas del Perú, cuyo presidente Pedro Pablo Kuczynski es también economista de profesión con obra en su campo, egresado de la Universidad de Princeton. Fue ministro de Economía del gobierno de Alejandro Toledo. Fue presidente del directorio del banco Credit Suisse International por 10 años, entre 1982 y 1992, y director ejecutivo de Westfield Capital entre 1994 y 2001. El caso del colega Luis Salas en de recordarse, pues al igual que Lobo Morales es un profesional con magro currículo. Obsérvese: “Se graduó como sociólogo en la Universidad Central de Venezuela.  Salas posee un magister en Sociología del Desarrollo en América Latina, mención Cambio Social y Análisis Político, grado obtenido en la Escuela Latinoamericana de Estudios de Postgrado de la Universidad de las Artes y Ciencias Sociales. Fue profesor de la asignatura Economía Política de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV).1 Es el director y fundador del Centro de Estudios de la Economía Política de la UBV. Es investigador asociado de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad. Investigador Asociado de CLACSO UARCIS-ICAL, Chile. En septiembre de 2010 recibió el primer premio del II Concurso Internacional de Trabajos de Investigación sobre Economía Política y Derechos Humanos de la Universidad Popular de las Madres de la Plaza de Mayo, Argentina. Entre su trabajo intelectual están los ensayos: Delitos de cuello blanco en VenezuelaAproximaciones para una investigación cada vez más necesaria escrito en conjunto con Bárbara Corteza Calderón (2012) y Escritos desde la guerra económica (2014) en sus trabajos se puede leer: ‘La clase "empresarial" venezolana es una clase vividora y malcriada que a lo largo del tiempo se convirtió en un tumor económico que vive y subsiste de la renta petrolera y la expoliación del salario de los trabajadores y trabajadoras a través de la especulación’. Para el 6 de enero de 2016 el presidente Nicolás Maduro lo designa como el nuevo ministro del Ministerio de Economía Productiva y Vicepresidente de Economía del gobierno venezolano. Apenas duro un mes y 9 días en su cargo. Mi interés es estrictamente académico, pues con alguna experiencia en los círculos internacionales del más alto nivel en ese plano académico me consta el nivel de las discusiones y es penoso el silencio de quienes no pueden participar en estas discusiones. Una lectura rápida de la hoja de vida de los ministros de economía de México, Chile, Colombia, Argentina, Brasil revela que el estándar es de doctor en el área, en estos países. Todo lo cual, de nuevo, no impide que la intuición sustituya al conocimiento y se pueda ser un ministro con excelente desempeño sin los fundamentos teóricos y la experiencia del caso ¿no es cierto? Otro por cierto: Una curiosidad histórica nos señala que Manuela Sáenz Aizpuru fue esposa del médico inglés James Thorne, de quien el actual ministro probablemente sea descendiente y en cuyo caso es miembro de una antigua familia peruana.
[6] Hay un error en suponer que los ministros tenga meritos profesionales y académicos. No en nuestra sociedad tribal. De Lobo Moreno se dice que “La preocupación por formarse como un profesional más completo lo lleva a estudiar un postgrado en la Universidad Fermín Toro donde adquiere el Título de Magister Scientiarum en Gerencia Empresarial. Fue profesor instructor en el Instituto Universitario “Antonio José de Sucre”. Es una hoja de vida débil pero debemos buscar son las huellas de su activismo político y cabria pensar que es también modesto en tal desempeño: “En la vida de Ramón Lobo la actividad política ha sido  inspiración permanente, la lucha por la igualdad y la justicia social lo llevó a integrar la Juventud y Partido Comunista de Venezuela, 1986/1996. Forma parte activa del Movimiento 24 de junio, 1987/1991. En la ULA asume la dirigencia estudiantil como Miembro del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales por la Opción 89, 1989/1991. No abandona sus raíces ni su tierra natal para integrar el Movimiento Comunitario Azulitense La Espuela, desde 1991”. Lo que aseguraba iba a hacer en su gestión como diputado a la AN no permite augurar esperanzas de que vaya a ser un buen ministro, porque su estudios previos no parecen señalar que pueda entender las complejidades del estado del arte en la economía contemporánea: “Con la fuerza del espíritu que me da la conciencia bolivariana y revolucionaria y la experiencia de la gestión local realizada en el Municipio Andrés Bello, ratificamos nuestro compromiso para realizar desde la Asamblea Nacional una labor legislativa y política que continúe beneficiando a las grandes mayorías. Por ellos y para ellos trabajaremos y lucharemos, a fin de cristalizar el sueño bolivariano y consolidar un Estado donde las comunidades sean las protagonistas de la gestión de gobierno. Los invito a unirse a esta gran lucha para que juntos y amparados por los ideales revolucionarios logremos seguir  impulsando desde la Asamblea Nacional el Estado Socialista que todos anhelamos”
[7] Yoav Alon es Senior Lecturer de Middle Eastern History en la Tel Aviv University. Es autor de The Making of Jordan: Tribes, Colonialism, and the Modern States (2009). Se pudiera escribir un texto sobre The unmaking of Venezuela, aunque más apropiado seria el Remaking.
[8] Los árabes a partir del siglo VII; sometieron bajo su dominio gran parte del mundo conocido, pero también se apropiaron de sus culturas científicas y filosóficas, para difundirlas crearon grandes escuelas de alto nivel como las de Bagdag, Samarcanda, Damasco, con escuelas de medicina y hospitales, en donde enseñaban medicina de acuerdo a las traducciones al Siriaco de los textos de Hipócrates y Galeno, Platón, Aristóteles y Dioscorides. En el Califato de Bagdag, que se convirtió en centro de traducciones médicas, donde trabajaban los más famosos eruditos como el médico cristiano Abu – Zacarias Jaia Ben Masuiah (abreviando el nombre era conocido como Mesue), como Hunayn Ben Ishaq que llegó a traducir todo el "Corpus Galénico" y escribió la introducción escolar al estudio de la medicina el famoso "Isagoge in artem parva Galeni" texto en las universidades europeas hasta el siglo XVI; Al Kimdi médico, filósofo, matemático, astrónomo, dio forma matemática a la farmacopea galénica y Sergio de Reshaina que tradujo los manuscritos griegos conservados en la Academia Hipocrática de Gondishapur, se escribió sobre la circulación pulmonar descrita por Ibn an Nafis en el siglo XII, que fue ignorada durante trescientos años; en el tiempo de Arun – Al – Rashid (813), los médicos adoptan los métodos científicos, modificando los conocimientos de acuerdo a sus propios descubrimientos, creando leyes médicas especiales; el más famoso hospital de Bagdad fue fundado en el 970 por el visir Abud – Al – Daula y Mesue fue su director…. Uno de los médicos más ilustres del período clasico de la medicina árabe fue: Abu Bark Muhammad Ibn Zacariyya al Rhazi, llamado Rhazes (865 – 925), lo llamaron "El Experimentador", escribió 20 tomos del Al – Hawi o Liber Continens, enciclopedia médica que incluyes una antología de la literatura médica de griegos, sirios, persas e hindúes; este médico ilustre, descubrió el nervio Laringeo recurrente, en su Kitab-Al-Mansuri compendio sistemático de anatomía, fisiología, patología y materia médica; describió la patología de cálculos renales, ideo ungüentos mercuriales, su tratado "Liber Medicinalis Almanzoris" y en el "Liber Pestilentia" introdujo el uso de purgantes,ventosas,identifica y describe la Viruela, el Sarampion y como parte del tratamiento, aconsejaba en su libro "Havi""-La Vida Virtuosa- el juego de Damas, la música, la lectura de los famosos cuentos "Las mil y una noches" recomendaba la higiene, la dieta y también escribió mucho sobre alquimia, sus grandes conocimientos de química lo llevaron a aplicar los preparados químicos en la terapéutica; se estudió la alquimia desde "El libro de los alambres y las sales" donde se enumeran sistemáticamente los elementos, sus cualidades y creaciones químicas. Véase por el Dr. Jorge Cárdenas Arévalo. “Medicina Árabe”, recuperado el 7 de enero de 2017: http://www.cardenashistoriamedicina.net/capitulos/es-cap6-2.htm.
[9] A partir del viernes 20 y hasta el 22 de enero iniciará la jornada de carnetización del Poder Popular a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP): ¡El Carnet de la Patria!, informó el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, desde el Cuartel de la Montaña junto a su equipo de trabajo. El Jefe de Estado expresó “vamos a concentrar inmensos esfuerzos para generar un nuevo Poder Popular, mejor, más grande, el mejor organizado Poder Popular de la Revolución Bolivariana”.
Convocó al pueblo organizado en CLAP a iniciar la jornada de organización para la realización del censo y carnetización con y para el pueblo venezolano. En transmisión conjunta de radio y televisión explicó “tenemos necesidad de un nuevo Poder Popular que mejore sus niveles de organización, de consulta, de participación, de información y su capacidad de movilización”, con la finalidad de incrementar su territorialización. Un control de la población en busca del poder real, sin instituciones que puedan impedir o que intenten impedir el gobierno absoluto.
[10] Professor of Modern Middle East History in the Department of History at the University of Nebraska-Lincoln. Born and raised in Jerusalem, he is a graduate of the Hebrew University of Jerusalem, where he began his graduate studies in the Department of Islamic and Middle Eastern Studies. He completed his Ph.D. in Middle East History in the Department of Middle Eastern, South Asian, and African Studies at Columbia University in 2008.
[11] Lo cercano o lo lejano en el tema epistemológico no es mío, sino tomado de uno de los más brillantes sociólogos alemanes, de la época de Max Weber: “This neglect belies his pathbreaking role in revealing the theoretical significance of phenomena—including money, gender, urban life, and technology—that subsequently became established arenas of inquiry in cultural theory”. Tomo la idea de S. Goodstein (2017) Georg Simmel and the Disciplinary Imaginary, Profesora de la Emory University. Autora de Experience without Qualities: Boredom and Modernity (Stanford, 2005). El pensamiento de Simmel se halla publicado en castellano, sobre todo su (1908) Soziology (Buenos Aires, Espasa, 1939). Acoto que los educadores norteamericanos orientados hacia la izquierda liberal han rechazado la designación de la Secretaria de Educación. Léase esta breve interesante mención: “Betsy DeVos, in contrast to the idea that the U.S. public education system should be maintained as a civic institution, views education as an industry that should be opened up to entrepreneurs and innovators, and she has stated that education is "a closed system, a closed industry, a closed market. It’s a monopoly, a dead end." DeVos believes that opening up the education market will offer parents increased "choice," a view that critics call a drive to privatize the American public education system”.
[12] Véase por Sheila Slaughter y Larry L. Leslie (1999) Academic Capitalism y por  Orlando Albornoz (2005) Academic Populism (2 vol.). Bajo la coordinación del portugués  Boaventura de Sousa Santos | Universidad de Coimbra, Portugal, se abrió la  2ª cohorte (2017-2018) de la especialización y curso internacional sobre el tema de las epistemologías del sur y el objetivo del curso, patrocinado por CLACSO, señala que “Las epistemologías del sur ponen en discusión la centralidad hegemónica del proyecto moderno de matriz eurocéntrica y apuestan al despliegue de una perspectiva radical que promueva el desarrollo social, político e institucional. A partir del diálogo Sur-Sur, buscamos registrar e interpretar las pervivencias coloniales, capitalistas y patriarcales en nuestras sociedades. El Sur Global, en toda su diversidad, se presenta como un campo de innovación económica, social, cultural y política de creciente diversidad, donde los diálogos entre saberes expresan las condiciones de la pluriversalidad. El objetivo de este espacio de formación es poner en diálogo el conocimiento y la experiencia producida en el Sur, para contribuir a una puesta en común y discusión de las alternativas emancipatorias a la actual crisis neoliberal. El párrafo según el cual las epistemologías del sur-sur “apuestan al despliegue de una perspectiva radical que promueva el desarrollo social, político e institucional” es discutible, ciertamente, porque el tipo de epistemología no guarda correlación con la promoción del desarrollo. CLACSO ofrece este programa de la epistemología del sur desde lo que llama Universidad del Sur-Sur.
[13]Una réplica a este Comunicado de las fuerzas armadas en el mismo lenguaje extremo puede verse en un trabajo por Humberto García Larralde “Dictadura, la radicalización del gabinete y Padrino López” [noticias-universitarias@yahoogroups.com]. 7 de enero de 2017. En efecto, en algún momento dice el Dr. García Larralde que “Ofende la deplorable intervención del general Padrino López reiterando su lealtad a un Presidente que ha pisoteado a la Constitución y al pueblo. De que yo sepa, contra Padrino no existen imputaciones serias sobre manejos turbios. No parecería ser, por ende, cómplice interesado en el sostenimiento del sistema corrupto. Pero ello le da un tono todavía más ominoso a su alocución, pues si no es doliente de este esquema podrido, carente de toda viabilidad, ¿por qué pronunciarse de esta manera? ¿Será que como figura de consenso de facciones en pugna dentro de la Fuerza Armada desea evitar un desenlace que desestabilizaría la estructura de mando interna? Sea como sea, el ministro de la Defensa no puede desconocer el panorama de hambre, miseria, inseguridad y muerte que enluta hoy a Venezuela, y tampoco que la principalísima responsabilidad de ello reside en los gobiernos chavo-maduristas. Darle beligerancia a la idiotez de una “guerra económica” de la que él ni nadie cree es prolongar innecesariamente, por mera maldad, el sufrimiento de los venezolanos. Sostener a una oligarquía que hace de ella la punta de lanza de su guerra contra el bienestar del pueblo es muestra de suma crueldad”.

[14] Véase por Peer Vries  su artículo “The Culture of Capitalism. Explaining Modern Growth” Foreign Affairs. Diciembre 8, 2016. Jared Diamond es autor también de (2005) Collapse: How Societies Choose to Fail or Succeed y de (2012) El mundo hasta ayer. ¿Qué podemos aprender de las sociedades tradicionales?, título tal que sugiero cambiar: ¿Que podemos aprender de las sociedades avanzadas? Con Ernst Mayr publicó un libro hermoso como trágico sobre, de nuevo, los pájaros (2001) The Birds of Northern Melanesia: Speciation, Ecology, & Biogeography y antes, en 1979, con  M. LeCroy el libro Birds of Karkar and Bagabag Islands, New Guinea  En septiembre de 2004 participé en Bologna en una reunión de expertos patrocinada por la universidad de dicha ciudad universitaria sobre el mismo tema: ¿Qué podemos aprender el uno del otro en materia de las universidades, primer mundo y tercer mundo? Es un tema complejo, del cual recuerdo –el material fue publicado en Nigeria- que las universidades del primer mundo aprenden experiencias, ciencia y tecnología aplicadas,  en el campo, mientras que los profesionales y académicos del tercer mundo aprenden ciencia y tecnología básica. Una oficina de asuntos internacionales del despacho dedicado a las universidades, debería de disponer de un observatorio para este fin, observando y analizando esa ave migratoria que es el conocimiento producido en las universidades.