viernes, 23 de febrero de 2018

A oscuras

Una vela que ya acaba
Por segundo día consecutivo nuestra querida ciudad de Mérida (Venezuela) esta a oscuras (ahora que releo éste post, debo decir que la cosa es reiterada, cada día incluso por doce horas).

El colmo de la desfachatez  son las declaraciones del Ministro Jorge Rodríguez a la BBC quien asegura que los cortes de energía eléctrica ocurrieron en el 2016 y que están siendo superados. Vea las declaraciones aquí:
http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-43544726

No son una, dos o tres horas sin fluido eléctrico. El miércoles 21 quedamos a oscuras a las 2 pm y llegó el servicio a las 11 pm.

Hoy viernes son las 6:20 am y La luz se fue en toda Mérida desde las 4 pm de ayer jueves. Con la diferencia que las zonas que no se les va la luz, ahora si están a oscuras. Ahora son doce horas sin luz de cada día. 

Y es un misterio, en esta pequeña ciudad: vecindario de los familiares del Vicepresidente; residencias y club militar y el estadium de fútbol, permanecen con sus luces encendidas, cuando toda Mérida está a oscuras. 

Parece que esta vez solo la torre del hospital universitario se ve encendida: pero allí no hay medicamentos ni funcionan los equipos: pobre gobierno, qué saboteo tan grande o qué ineficiencia.

Lo lamentable es que no hay explicación creíble del gobierno sobre la fallas eléctricas. Sólo atinan a expresar algunos de sus funcionarios de alto rango: saboteo. Pobre gobierno debilucho para esto, pero tan fuerte para poner presas a personas, solo por su pensamiento político. 

Hace algún tiempo se informó que la inversión en el sistema eléctrico nacional en los últimos años fue de unos $ 45 mil millones. Otros dijeron que había sido mayor: $ 65 mil millones. Un dato para comparar es que los panameños ampliaron el canal con tan solo $ 6 mil millones y al parecer también robaron alguito. Con razón algunos de los que estuvieron a cargo esas inversiones ahora descubrieron que el país estaba muy mal y viven en el exterior. ¿Será verdad Gessy?

A sido una verdadera proeza escribir este post, sin energía eléctrica, sin red de internet, solo con mi tableta a punto de terminársele la batería. Pero la molestia solo la logró calmar escribiendo. Ya comentaremos cuando Corpoelect nos vuelva a brindar el servicio eléctrico y qué razón darán ahora para la oscurana que hemos vivido, si es que se les ocurre dar alguna explicación. Por qué no se irá el innombrable y nos deja vivir en paz?. 

Finalmente la fotografía no es de un delicioso plato a punto de terminarse. Es solo la vela que ya casi no alumbra luego de horas de estar prendidas. A rigorcito...