domingo, 12 de junio de 2011

Incomunicados, sin periódicos y sin afrecho

Foto (*) 
Perico de los Palotes

Hace algunos días recordaba con un amigo  que  en la década de los 90 del siglo pasado, cuando estuve en la Habana (Cuba) me encontré con un académico español que visitaba la isla  y quien durante quince días la  pasó sin cepillarse los dientes, pues dejó el suyo  olvidado en Salamanca de donde partió para ir a la isla. Aquello me pareció insólito, pero lamentablemente real. El causante del  infortunio  fue el bloqueo, le explicaron con reciedumbre y contundencia los amigos cubanos del momento. No estaba lejos  el recuerdo de los amigos de la Universidad de la Habana que venían a la ULA y al regresar se iban cargados de  mil cachivaches entre ellos desodorantes, jabones, cremas de dientes  y pare Ud. de contar.  Ahora estamos llegando a esa realidad en nuestra querida Venezuela.


Desde hace algunas semanas es imposible llegar o salir de Mérida (Venezuela) con cierta seguridad, bien sea por aire o por tierra.  Unas veces por que  el paso por El Vigia  esta restringido o cortado debido a los derrumbes  en los túneles de la autopista "Rafael Caldera", otras  por que  no hay paso hacia Barinas o hacia Valera.  Por supuesto la vía de la Azulita hace tiempo que está intransitable. Cuando el gobierno de Rafael Caldera  hace ya mucho tiempo, Mérida quedó incomunicada  y aquello fue  una noticia nacional que dejó muy mal parado al Ejecutivo Nacional. Ahora, la notica es cuándo hay posibilidades de llegar a Mérida con cierta seguridad. 

La incomunicación  hoy domingo (12/06/2011) se traduce en que  no llegó tampoco a la ciudad la prensa nacional. El personaje que vende  el periódico se conformó con ofrecernos  diarios de Caracas de  días anteriores y con cierta sonrisa explicarnos que la cava no llegó. Pero hay más.

Desde hace tres semanas mi serrana ciudad no está surtida de afrecho. ¿Y qué importa  que ese producto no llegue a las panaderías de Mérida? Pues nada. Quienes debemos comer pan integral deban comerlo  sin ese complemento que es fundamental para cuidar su salud. Lo malo es que  ya la gente se está acostumbrando o justificando. Un dilecto amigo ayer cuando esperábamos para que se instalara la Feria del Libro de la ULA, que no lo pudo hacer por la falla eléctrica que  afectó a una buena  parte de los Estados  del occidente de Venezuela, achacó la falta de cepillos en Cuba  al bloque norteamericano. ¿Y qué será lo que está bloqueado en Venezuela  que no hay electricidad, comunicación entre las ciudades y tampoco afrecho?

Lo lamentable es que nos acostumbremos y que justifiquemos cualquier deterioro de la vida en el país. Por supuesto, como dijo hace tiempo un amigo, quien no tienen para comprar el periódico o ver TV no le importa  que haya o no libertada de prensa. Tampoco, por esa vía, le debe importar  que haya o no comunicación  con Mérida, si no tiene que salir o entrar a la ciudad, ni  comprar pan integral para que haya o no afrecho. !Qué lamentable que nuestros niveles de critica sean tan bajos! Pero, igual nos alivia decirlo.

(*) Foto tomada de:
http://www.google.com/search?q=derrumbes&hl=es&biw=1180&bih=601&prmd=ivns&tbm=isch&tbo=u&source=univ&sa=X&ei=Vjn1Tc7BGerb0QGovZHyDA&sqi=2&ved=0CDIQsAQ