viernes, 30 de noviembre de 2012

Ciencia y arte en la LXII Convención de AsoVAC




Yajaira Freites
Secretaria General AsoVAC Caracas
Presidente de la Comisión Organizadora de 
la LXII Convención Anual de AsoVAC


Logo de la LXII Convención de AsoVAC 
Desde los inicios de la Convención de la Asociación Venezolana para el Avance de la Ciencia (AsoVAC) el arte estuvo presente, lo cual mostraba uno de los rasgos de una parte de los hombres que crearon y dirigieron la insitución en los tempranos años cincuenta del siglo XX. Tal vez por ello, las manifestaciones artísticas se han incorporado como parte de las actividades de la convención, pero tengo que reconocer que en calidad de complementariedad, de entretenimiento, al final de las jornadas y sesiones de cada día. Catalogadas como meras actividades culturales o recreativas, perdían su carácter de creación y por consiguiente, carecían del elevado status que la ciencia ha tenido como parte del intelecto humano.

En la pasada LXII Convención de AsoVAC (18 al 23 de noviembre de 2012) hemos trabajado para que el arte y también las humanidades fuesen incorporados como parte de la creatividad humana, en un contexto científico. Por ello, se planificó que esa  faceta, tuviese relevancia física, espacial  en la presentación, discusión y para el disfrute de los participantes. Comentaré algunas de ellas pues mi objetivo no es hacer una reseña científica sino narrar una experiencia personal.

Rayma Suprani proveyó a la Convención de una imagen, fresca, susceptible de múltiples lecturas que está en la mano de una mujer, tal como se aprecia en el trabajo del logo de la convención que hemos publicado al inicio del texto.




El Taller de los Juglares al presentarnos piezas musicales a partir del poemario Chamario del poeta Eugenio Montejo, nos envolvió en el sutil mundo de la infancia escondida entre las rendijas de los adultos, que emergieron en minutos gracias al arte musical de los juglares Bartolomé Díaz y Andrés Barrios … esa capacidad de evocación solo comparable a la de la poesía.




Toda una sesión de un día fue dedicada a la Realidad aumentada y argumentada en la relación ciencia, arte y tecnología organizada por Humberto Valdivieso de la UCAB y Claudio Mendoza del IVIC; un espacio en donde se presentaron los resultados de la investigación interdisciplinaria que  abordó la complejidad de lo que entendemos por realidad hoy en día, y  como aquella es parte del discurso de la New Media Art, tecnología y humanidades.

He dejado para el final la actividad en la cual estuve directamente involucrada: el Mural del Barril de Higgs de Rolando Peña, que AsoVAC le donó a la Universidad Metropolitana con motivo de la LXII Convención Anual realizada en su campus.

Mi papel está bien lejos de la inspiración; actué como una interfase entre el arte, la ciencia y la Fundación Banco Mercantil que donó los recursos para construir el Mural. La historia contada en  el catálogo de presentación, que se distribuyera el día de la develación de la obra  el 19 de noviembre de 2012, dice que la escogí.

Este espacio del blog de Humberto Ruiz Calderón me permite la  libertad de contar otras dimensiones del asunto. Esta obra tiene como partida la  relación estrecha entre Peña y  Mendoza, la confluencia entre un artista y un físico… una situación un tanto inédita en nuestra Venezuela, aunque pudiera ser más natural dado que otros artistas plásticos venezolanos, además de Peña, como  Jesús Soto,  Carlos CruzDíez y, Alejandro Otero  juegan en sus obras con la materia, el espacio, la óptica, la luz… aspectos de la física que disfrutamos gracias a la tecnología que permite plasmarlas.

Peña, el Príncipe Negro, ha escogido como sello el barril de petróleo, convirtiéndolo en una expresión de arte.  Y conociendo parte de la trayectoria en vincular ciencia y arte no dudé que él pudiera producir una obra que se exhibiera durante la convención.

La suerte empezó a hacerse presente cuando Rolando Peña me presentó en mayo de 2012 su modelo en el papel de lo que sería su obra: el Mural del Barril de Higgs. Para ese entonces el Gran Colisionador de Hadrones estaba de nuevo en funcionamiento así como los experimentos destinados comprobar el boson predicho por Higgs; el resultado final se dio en  julio de este año.


Para aquellos que conocíamos desde mayo el proyecto del Mural del Barril de Higgs, sabíamos que Peña estaba evocando ese instante de la física contemporánea que estaba por ocurrir,  articulándolo  al arte.  Esta es la obra (5x3 m) que AsoVAC donó a la UNIMET y que ahora se exhibe en el Edificio de Aulas, en la escalera de caracol de dicha casa de estudios.