miércoles, 27 de julio de 2016

Un amigo: Marcos Avilio Trejo

Foto Rivas Leone
Mis recuerdos más lejanos sobre Marcos Avilio Trejo se remontan a mi vida de liceísta siendo él ya estudiante del primer año en la Facultad de Derecho de la ULA. 

Durante nuestra época de estudios universitaria fueron incontables las actividades en donde participamos, en particular en muchos de los conflictos estudiantiles de aquellos años.



Foto de Leo León
Durante nuestra gestión como autoridad universitaria, en su condición de Coordinador del Consejo Jurídico Asesor, nos acompañó solidario y nos ayudó con su sapiencia jurídica y política para encontrar verdaderas soluciones a los problemas enfrentados.

La foto que se muestra en ésta parte  fue en ocación de acompañarme  para negociar ante un piquete de la Guardia Nacional, la salida de un numerosos grupo de estudiantes que se habían atrincherado en el núcleo universitario de La Liria. Los muchachos salieron y no se produjeron detenidos ni lesionados. Como siempre  su actuación fue exepcional. Argumentó con inteligencia y convicción.

En los últimos tiempos, siempre encontrábamos espacio para reunirnos y hablar de sus vívidas anécdotas del pasado y de la situación política del presente. Fue un lector empedernido y en esa condición nos dábamos tiempo para compartir lecturas y libros. 

La noche de ayer (26.07.2016), Marcos Avilio Trejo, partió hacia la eternidad. Estuve pendiente de su enfermedad y quise guardar el recuerdo de sus chistes atropellados, de su risa contagiosa y de sus reflexiones siempre sabias, sin verle deteriorado. 


Amigo, te recordaremos.  Gracias por tanta bondad y las infinitas acciones útiles. 

Sirvan estas palabras, escritas a los pocos minutos de conocer tu muerte, que salen  desde lo mas hondo de mi sentimiento, como un homenaje para un hombre que merece se le recuerde por sus muchos logros profesionales, académicos, políticos y humanos.