sábado, 2 de mayo de 2015

Túneles que atraviesen la Sierra Nevada de Mérida

El pasado jueves, 30.04.2015, escuchamos a Germán Monzón Salas, en el Colegio de Ingenieros,  sobre la necesidad de construir túneles que atraviesen la Sierra Nevada de Mérida. ¿Qué se obtendría de esta obra de ingeniería, como ya se ha experimentado en otros lugares del mundo?  Pues algo relativamente sencillo de explicar, aunque muy complejo de realizar: brindar una comunicación  expedita y segura desde Mérida hasta Barinas y de allí al centro del país.

No es la primera vez  que expone  con el detalle que lo hizo, el tema de los túneles para ir a Barinas. 

El pasado 17.6.2014 lo presentó en la Tertulia de Los Martes, que dirigen cuatro ex-rectores de la ULA.  En esa oportunidad Monzón Salas colocó en el blog que tiene, la exposición similar a la que escuchamos  hace días. 



La ilustración muestra el lugar del Estado Mérida en donde, según la propuesta,  se debe construir el túnel y se establería la conexión con otras vías rápidas hacia la zona sur del lago de Maracaibo. La idea del túnel la ha elaborada durante un buen tiempo y la  imagen que se muestra está tomada del blog de Monzón Salas y cuyo link es: 

http://miradorelectronicogms.blogspot.com/2014/07/blog-n-121-resumen-de-presentacion-de.html#more

Realmente invito a nuestros los lectores a visitar el blog de Germán Monzón Salas. Allí  hay información sobre los túneles -con mucho detalle- y también sobre muchas otras ideas  que de implementarse tendríamos un Estado y una ciudad mejor. Es decir, con mayores y mejores fuentes de trabajo  y con niveles de progreso personal más elevados para los merideños.

¡No es poca cosa esto, en medio de una desesperante verborrea  por auspiciar un modelo político para cambiar el planeta!  Pero, no quiero caer en la trampa que, sibilinamente, se nos plantea por todos los medios del abrumador aparato comunicacional gubernamental y paragubernamental.

Sobre otro conjunto de obras necesarias para Mérida,  que ha venido sugiriendo Monzón Salas, invito a visitar un texto escrito por nosotros en  Como en Botica, hace algún tiempo, cliqueando en el siguiente link:

 
Lo que deseo resaltar de la exposición del pasado 30.04.2015 es que, tuvo un público atento y muchos  profesionales de la ingeniería, que alabaron la idea. Confieso que venía  dispuesto a preguntar, hasta maliciosamente: ¿DE DONDE SACAR LOS REALES? Pero, Monzón Salas, mostró ejemplos de túneles  de diversas partes del mundo que, con los ingresos de nuestra renta petrolera –que hemos tenido en estos últimos tres quinquenios-, se podría haber construido hasta de contado, para exagerar un poco. Pero bueno, ahora la crisis pone las cosas en otras dimensiones, pero subsanable.

Por el sentido de realidad posible que mostró en sus palabras Monzón Salas, voy a resumir  dos ideas expuestas por el público y rebatir otra que creo, se mal interpretó de mi intervención, al final de la exposición.

Van las dos ideas: Primera: la necesidad de que se organice un grupo de trabajo que apoye y difunda la idea, busque aliados, estimule  para que la idea se convierta  en una aspiración sentida de los merideños  y se transforme en un proyecto con todas las implicaciones que ello conlleva y en una política del Estado venezolano, para el desarrollo de esta parte del país.  Por ello, el Colegio de Ingenieros debe jugar un papel determinante, en su fase inicial.

La segunda idea expuesta fue que es necesario incorporar a las poblaciones de los Pueblos del Sur del Estado Mérida,  por debajo de los cuales pasarían los túneles, para que la obra les incorpore en su logro de progreso futuro.  No es sencillo esto, pero creemos que es tan importante como convencer a los habitantes de esta ciudad de los túneles, sus beneficios y factibilidad.

Debo indicar que fueron muchas las intervenciones en las que se hicieron sugerencias,  pero en mi criterio las anteriores son las mas importantes. La primera la hizo el abogado y representante por Mérida ante la Asaamblea Nacional William Dávila y la segunda el ingeniero Víctor Araque.

Lo último que debo decir es que, el túnel que atraviese la Sierra Nevada,  es un sueño de un merideño fuera de lo común (*). Todo lo realizado por la humanidad comienza siendo un sueño, en la cabeza de una persona inteligente. La gracia está en que, de sueño se convierta en realidad. Y eso es lo que nos está gritando -metafóricamente- desde hace tres años,  Monzón Salas, al resto de los habitantes de este Estado, esta ciudad  y a todos los venezolanos.   De tal manera que, cuando dije que la idea de Monzón Salas era un sueño lo dije en ese sentido. Veremos si somos capaces de hacerlo realidad. 

Debo reafirmar que en ningún momento se me ocurrió desmerecer el extraordinario esfuerzo de formulación de esta muy buena idea. De tal forma  que, ahora hay que hacer una labor mucho mayor a la realizada hasta ahora para ver si podemos,  antes de mudarnos  al otro barrio, viajar por los túneles y llegar a Barinas en hora y media. Felicitaciones para  Germán Monzón Salas: un buen ejemplo de merideño trabajador y empeñoso. 

Nota   
________________________________________________________

(*) Como el término "sueño" no parece gustarle a algunas personas, recojo uno de los sentidos que se le dan al vocablo: "Cosa en cuya realización se piensa con ilusión o deseo". Ver María Moliner (1998): Diccionario de uso del español. Madrid, Gredos, tomo II, p. 1143.