jueves, 24 de septiembre de 2015

ULA PAMALBA el desarrollo de Mérida y su área metropolitana


Foto: Leo León (*)
Por: Alberto Pérez Maldonado[1]

El Parque Metropolitano Albarregas (PAMALBA)[2] es un territorio urbano de la ciudad de Mérida de 612 hectáreas de superficie y 22 Km. de largo, que se desarrolla asociado al curso principal del Río Albarregas en forma de una depresión aluvial, la cual rompe la continuidad geográfica del sitio de la ciudad separándola en dos grandes franjas: la Terraza de Mérida y la Otra Banda. A través de él surcan los vientos que refrescan la ciudad y amortiguan sus marcados cambios térmicos; se evacuan más del 70% de las aguas servidas que genera la ciudad; y se han construido 14 conexiones viales y peatonales que facilitan el funcionamiento y movilidad urbana de gran parte de la ciudad y de su área metropolitana. 

Sus casi 400 hectáreas de superficies boscosas, además de configurar un hito que da identidad al paisaje de la ciudad, aloja una rica y variada biodiversidad representativa del bosque húmedo tropical y de ecosistemas de montaña altoandinas.

Desde el año 1970 dada su variada riqueza natural y paisajística y su carácter de área sensiblemente frágil y vulnerable ante eventos hidrológicos y sismo tectónicos, fue siendo afectado por varias figuras jurídicas de protección ambiental que restringen, limitan y hasta prohíben su ocupación urbana, ordenándose en ellas la construcción de áreas de parques de recreación de uso intensivo y el adelanto de acciones de saneamiento ambiental bajo el tratamiento de área crítica.

A pesar de ello y transcurridos los años, estas iniciativas gubernamentales no facilitaron su consolidación como un área de recreación y esparcimiento de la ciudad, ni la preservación y control de sus condiciones físico ambientales, tal como lo pautan los decretos presidenciales que contienen dichas figuras. La ausencia de instrumentos de ordenamiento territorial debidamente aprobados, que definieran la regulación del uso y aprovechamiento de los recursos del área Parque,  dificultó ejercer una efectiva administración y manejo de estos espacios, y motivar a sus miles de propietarios privados para actuar y desarrollar acciones que conllevasen a su desarrollo integral.

En el año 2007, con la intención del Ejecutivo Nacional de construir las obras que permitieran el saneamiento de las aguas del Río Albarregas y con ello el desarrollo de proyectos de rehabilitación urbana y de construcción de nuevos espacios públicos, motivó a la Universidad de Los Andes a diseñar un proyecto de apoyo interinstitucional “Proyecto ULA PAMALBA” que orientase el ordenamiento territorial y el desarrollo integral de este estratégico espacio de la ciudad. La ULA fundó una instancia técnica, la “Oficina ULA PAMALBA” para a través de la misma coordinar sus actuaciones en relación al Parque.

Surge así oficialmente el proyecto interinstucional ULA PAMALBA o Universidad de Los Andes-Parque Metropolitano Albarregas, como una experiencia de investigación-acción de esta universidad para propiciar el rescate, la protección, la preservación y el desarrollo integral del espacio más estratégico de la Ciudad de Mérida, su eje natural estructurador. En el se concretan intenciones de apoyo académico mediante la investigación, la docencia y la extensión, y de actuación administrativa para dar a conocer, valorar y propiciar el desarrollo de cerca de 1.000 ha. de terrenos urbanos de los cuales cerca de 140 ha. son propiedad de la ULA.   

El proyecto se ha ido desarrollando en fases de aproximación, tres de ellas concluidas. Una Fase I de diagnósticos detallados técnicos y perceptivos, evaluación prospectiva, la propuesta del proyecto de Plan de Ordenación Territorial y Reglamento de Uso de toda el Área Crítica Parque Albarregas (actualmente en espera de sanción por presidente de la república) y un programa de actuaciones e inversiones prioritarias para 5 años.

La Fase II, contentiva de propuestas de actuaciones urbano ambientales en sectores específicos del área parque, a través de proyectos de urbanismo y arquitectura a nivel de diseño y preinversión:

A) el Parque Recreacional Albarregas Zona Norte asociado al Jardín Botánico de Mérida sobre un espacio de 5 hectáreas orientado a consolidar una oferta recreacional para la ciudad de más de 40 has;

B) el proyecto de rescate de Parque Recreacional FONDUR (5 has. contiguas a las sedes del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente y el Instituto Nacional de Parques) y el cual se complementa con un proyecto de conexión peatonal (viaducto) entre las Avenidas Las Américas y Urdaneta en el sector de la Plaza Ambiental.

C) En esta fase también se diseñó la propuesta de construcción de un Parque Recreativo Comunitario de 7 has. en el Sector Campo Claro (al sur de la Ciudad de Mérida) buscando integrar el Complejo Deportivo 5 Águilas Blancas (Estadio Metropolitano de Fútbol), los espacios del Trolebús y los barrios La Candelaria, Zumba y Urbanización Los Curos mediante caminerías y zonas de esparcimiento y deportes.

La Fase III, relacionada con propuestas técnicas y de diseño de proyectos de mejoramiento de la movilidad urbana de la Ciudad de Mérida en su área central (Casco Histórico) y la consolidación de espacios de integración educativa y cultural entre la Ciudad, la Universidad de Los Andes y organismos ambientales públicos de la ciudad. Uno de ellos es el Aula Abierta para las Artes como estrategia de rehabilitación de  espacios del Museo al aire libre “Mariano Picón Salas”, y un proyecto específico de rehabilitación física de la Plaza Ambiental de la Av. Las Américas. Esta fase III conllevó estudios sobre la movilidad urbana y calidad ambiental de la zonas central y norte de la ciudad asociada al área PAMALBA como base para el diseño de acciones de rescate y mejoramiento de espacios públicos.

Desde finales de 2012 se trabaja en una Fase IV (en vía de conclusión), relacionada con estudios y propuesta de proyectos de mejoramiento de la calidad ambiental y atención de nodos de movilidad vial y peatonal en las zonas central y sur de la ciudad, como base para diseñar soluciones a conflictos viales y de rehabilitación de barrios.

En septiembre de 2014 se inició la Fase V, que involucra la evaluación de subcuencas y microcuencas de la cuenca del Rio Albarregas, con fines de definir actuaciones de mejoramiento del desempeño físico ambiental y socioterritorial de áreas intervenidas. Se centra en estudios de comportamiento hidráulico de esos drenes y de uso del suelo de sectores ya intervenidos, para establecer Planes de Gestión de zonas de riesgo.

Estos proyectos han sido discutidos y se han entregado a la Alcaldía de Mérida, a la Gobernación del Estado y a las direcciones regionales de los Ministerios del Ambiente, Vialidad y Transporte Terrestre y Hábitat y Vivienda por las autoridades de la ULA.

Notas

(*) La foto se ha tomado de la información sobre la mesa técnica propuesta por la Alcaldía de Libertador para discutir sobre Pamalba y recogida en la página web Comunicación Continua del periodista Leo León. En la foto  aparece demarcada parte de la zona del lo que sería El Parque Metropolitano Albarregas. La foto es de Leo León. Ver en: 




[1] Investigador y docente del Centro Interamericano de Desarrollo e Investigación Ambiental y Territorial (CIDIAT) de la Universidad de Los Andes, Mérida-Venezuela. Miembro del Grupo de Investigación sobre El Espacio Público (GISEP) de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la ULA. Coordinador General de la Oficina Proyecto ULA PAMALBA. Geógrafo y Magíster en Desarrollo Regional y Urbano. Experto en Ordenación Territorial y Gerencia Ambiental Urbana. pamalba@ula.ve.

[2] El pasado miércoles 23 de septiembre de 2015 realizó Alberto Pérez una exposición sobre PAMALBA en la Academia de Mérida. Agradecemos la gentileza de ofrecernos sus notas para publicarlas en nuestro blog.